Pumas festeja su séptimo título


Al vencer al Morelia por marcador de 3 goles a 2


Los felinos fueron la mejor escuadra del torneo tras perder tres encuentros, empatar siete y ganar 13 a lo largo de la fase regular y Liguilla, además de anotar 36 goles


Germán Reyes


Los Pumas de la UNAM doblegaron por marcador global de 3-2 a los Monarcas del Morelia en la cancha del estadio Olímpico Universitario para obtener su séptimo título en su historia, además del primer campeonato de su estratega, Guillermo Vázquez.


El cuadro universitario logró el éxito a pesar de ser el único equipo sin reforzarse para el torneo Clausura 2011 y basando su plantel en jugadores canteranos, así como algunos elementos de experiencia, situación que le otorgó el equilibrio perfecto para convertirse en el mejor equipo del campeonato.


Los felinos fueron la mejor escuadra del torneo tras perder tres encuentros, empatar siete y ganar 13 a lo largo de la fase regular y Liguilla, además de anotar 36 goles.


Sin embargo, los éxitos universitarios no finalizaron ahí, pues la cantera volvió a sacar a la luz nuevas promesas que sin lugar a dudas son los sustitutos de Pablo Barrera o Efraín Juárez, pues David Cabrera, Emilio Orrantia y Javier Cortés brillaron, además de que este último fue el artífice del gol que le otorgó el campeonato a los Pumas.


El estadio Olímpico Universitario fue testigo una vez más del campeonato azul y oro; lleno en su totalidad a pesar de la reventa y con una afición entregada a los de la UNAM.


El duelo tuvo un comienzo intenso, con unos felinos que desde el primer minuto del encuentro se fueron al frente y aprovecharon que Morelia se metió en su cancha para que al minuto 12 Dante López enfrentara a Federico Vilar y fuera derribado para que Marco Antonio Rodríguez decretara la pena máxima. Juan Francisco Palencia fue el encargado de cobrar y al minuto 14 puso el primer tanto en la frente de los michoacanos.


El infaltable error arbitral llegó a los 18 minutos para sembrar la polémica del encuentro, luego de que Darío Verón derribara a Miguel Sabah dentro del área y el silbante Marco Antonio Rodríguez decidiera no marcar penal y amonestar al delantero de los Monarcas.


No obstante, minutos después Miguel Sabah fue detenido por el guardameta de Pumas, Alejandro Palacios, en el área y “chiquimarco” marcó la falta. Jaime Lozano pidió el esférico y convirtió el penalti para empatar el encuentro.


A partir de ese momento el juego se tornó cerrado con una disputa en medio campo, aunado al intenso calor que se sintió en el césped del Olímpico Universitario; la primera parte culminó con empate.


El inicio del segundo tiempo arrancó de la misma manera, con unos Monarcas esperando atrás y con unos Pumas que no encontraban la llave para meterse en el área y doblegar por segunda ocasión la meta defendida por Federico Vilar.


Un chispazo cambió la historia del juego y sentenció el partido. El canterano de 21 años Javier Cortés recibió el esférico en la esquina del área grande michoacana, encaró a Jaime Lozano y lo dejó en el camino; posteriormente, contando con fortuna le hizo un caño a Aldo Leao y repitió la dosis a Luis Miguel Noriega, enfrentó a Vilar y sacó un potente disparo para batirlo, conseguir un gol de bandera y otorgarle su séptima estrella a los universitarios.


Morelia quiso responder, pero para entonces la zaga Puma se plantó bien en su cancha. Rafael Márquez Lugo insistió sobre la meta de Alejandro Palacios, pero no contó con fortuna.


De tal manera, Marco Antonio Rodríguez, quien cumplió con un trabajo regular, decretó el final del encuentro para que la banca de los Pumas estallara en júbilo encabezados por su timonel, Guillermo Vázquez, así como el rector de la UNAM, José Narro, quien descendió a la cancha para festejar con el equipo.


Tomás Boy y Guillermo Vázquez se jugaban la primera oportunidad de alzarse con un título, sin embargo, el técnico puma salió airoso, mientras que Boy se quedó en el camino.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas