Calderón pide unidad en la lucha vs el narcotráfico


Comparó la situación de violencia en el país con la invasión francesa ocurrida hace 149 años y pidió no perder la esperanza


Al conmemorar el aniversario de la Batalla del 5 de Mayo, Calderón Hinojosa insistió en que la lucha contra la delincuencia organizada y los cárteles no va a detenerse, pues eso implicaría dejar al país en manos de los delincuentes y aseguró que vencerá a los grupos delictivos


Daniel Hernández Cruz


El presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, convocó a la unidad de políticos y ciudadanos en su lucha contra el narcotráfico, pues de no hacerlo se puede retroceder y dejar el país en manos de delincuentes cobardes que atentan contra la ciudadanía. Asimismo, garantizó la victoria en la lucha contra el narco.


Durante la ceremonia de la conmemoración del 149 Aniversario de la Batalla de Puebla, realizada en el mausoleo del general Ignacio Zaragoza, Calderón Hinojosa pidió a políticos y ciudadanos que el principal interés sea el bienestar del país, dejando de lado ideas partidistas o intereses particulares. Para transmitir su idea echó mano de las palabras del general Miguel Negrete cuando se sumó al apoyo en la Batalla de Puebla de 1862: “A ello estamos convocados todos, sociedad y gobierno. A ello estamos llamados especialmente los Poderes de la Unión, los gobiernos locales y todas las fuerzas políticas. Ahí está el ejemplo del general Miguel Negrete, quien dijo: ‘Yo tengo patria antes que partido’”.


Comparó la situación de violencia en el país por la lucha contra el narcotráfico con la invasión francesa ocurrida hace 149 años, y pidió no perder la esperanza: “La lección que nos deja aquella jornada histórica es que muchas veces los desafíos parecen insuperables, pero no lo son. La lección es que los mexicanos somos un pueblo capaz de superar el desánimo, de enfrentar cualquier reto y de superarlo, de salir adelante”.


Comparó a las tropas francesas que intentaron invadir el país con los grupos de la delincuencia organizada que azotan el país: “Me refiero a los criminales, a los enemigos de las familias, a los enemigos de la democracia, a los enemigos de las mexicanas y los mexicanos de bien. A esos cobardes que roban, que extorsionan, que secuestran, y que matan mexicanas y mexicanos honrados y trabajadores, ciudadanos inocentes, apropiándose de su patrimonio, envenenando a sus hijos y, finalmente, privándoles de la vida”.


Calderón Hinojosa insistió en que la lucha contra el narcotráfico no va a detenerse, pues eso implicaría dejar al país en manos de los delincuentes y aseguró que vencerá a los grupos delictivos: “Hoy les digo que eso no puede y no va a ocurrir. Porque tenemos la razón, porque tenemos la ley, y porque tenemos la fuerza, vamos a ganar”.


Al finalizar su discurso el presidente de la República reiteró su llamado a la unidad: “Todos los mexicanos debemos tener patria antes que partido”.


El presidente de la República asistió a la conmemoración del 149 Aniversario de la Batalla de Puebla, en el que fue flanqueado por Jorge Carlos Ramírez Marín, presidente de la Cámara de Diputados; Francisco Arroyo Vieyra, vicepresidente del Senado de la República; Luis María Aguilar Morales, ministro de la Suprema Corte; el general Guillermo Galván Galván, secretario de la Defensa Nacional; el almirante Mariano Francisco Saynez Mendoza, secretario de Marina; Rafael Moreno Valle Rosas, gobernador del estado; y Guillermo Aréchiga, presidente de la Gran Comisión del Congreso del estado.


Así como David López Muñoz, presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, y Eduardo Rivera Pérez, presidente municipal de Puebla.


De igual manera, estuvieron presentes funcionarios federales como el secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora; la procuradora General de la República, Marisela Morales Ibáñez.


Calderón Hinojosa arribó a las 9:50 horas al mausoleo del general Ignacio Zaragoza e inició con la toma de bandera a los soldados del Servicio Militar Nacional.


Los castrenses, disciplinados, ensayaron el evento minutos antes, hicieron labores de limpieza de la explanada antes de que arribara el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas.


El mandatario llegó en un convoy de 22 camionetas, seis idénticas que fueron escoltadas por elementos del Estado Mayor Presidencial, Policía Federal y el Ejército Mexicano.


Las medidas de seguridad para el evento fueron extremas, donde se hizo uso de arcos detectores de metales, y ni una sola persona ajena pudo acceder a la zona.


Calderón Hinojosa rindió honores a la bandera, dirigió su mensaje a la ciudadanía, tomó protesta de bandera a los soldados del Servicio Militar Nacional y la Guardia de Honor en el mausoleo del general Ignacio Zaragoza. Casi una hora después el convoy de 22 camionetas se enfiló a la zona de plaza Dorada, en donde el mandatario presenció el desfile conmemorativo de la Batalla del 5 de Mayo.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas