Primera calle de Lalo, con retraso del 50 por ciento


El alcalde no cumplirá su promesa de que sea de concreto hidráulico, pues será de asfalto


Los vecinos continúan inconformes y molestos debido a que les informaron que en esta semana se inauguraría la obra, sin embargo, se han percatado del atraso en la pavimentación de su calle


Yonadab Cabrera Cruz


El retraso en la primera de las mil calles del alcalde capitalino Eduardo Rivera Pérez ni siquiera garantiza que sea una obra que cumpla con estándares de calidad construida con concreto hidráulico, como lo prometió el munícipe durante su toma de protesta.


De acuerdo a un recorrido que realizó CAMBIO por la calle Francisco Villa en la junta auxiliar La Resurrección, donde se está pavimentando la primera de las mil calles que anunció el alcalde panista para sus primeros cien días de gobierno, el personal que trabaja en la obra reconoció que les falta más del 70 por ciento y no saben la fecha en que podría ser entregada, aunque las autoridades municipales han ejercido presión para que sea concluida lo antes posible.


Como esta casa editorial lo anunció, la inauguración de la calle que estaba programada para este lunes se tuvo que cancelar debido al retraso en la obra, pues apenas llevan el 30 por ciento de avance, por lo que se suspendió el evento al que asistiría el gobernador Rafael Moreno Valle.


Los vecinos continúan inconformes y molestos debido a que les informaron que en esta semana se inauguraría la obra, sin embargo, se han percatado del atraso en la pavimentación de su calle. Las autoridades les comentaron que debían esperar más días en lo que se concluye su vialidad para poder inaugurarla, pero sus hogares siguen afectados así como sus negocios.


Debido al atraso en la obra así como a los estragos que se están generando en los inmuebles aledaños, la rosticería Saúl que se encuentra justamente en la esquina donde empieza la calle tuvo que cerrar por tiempo indefinido, pues el polvo que levantaba la maquinaria le echaba a perder los alimentos y la gente ya no los compraba.


Según los albañiles les falta más del 70 por ciento para terminar la obra, apenas han vertido asfalto en 500 metros, pero la calle mide más de mil metros y, por si fuera poco, aún hay aludes de tierra; a mediodía había camiones llevándose los montones de tierra que aún se observan en la calle Francisco Villa, también se observan diversos hoyos sobre la calle que tienen una profundidad considerable como para ocasionar que un automóvil pierda alguna de sus llantas.


Además, los albañiles narraron que la base sobre la que se empezó a hacer la obra tiene diversos errores, pero como tienen el “tiempo encima” ya no los pudieron remediar y sólo esperan que el ciclo de vida sea largo.


En la entrada de la calle se colocó un letrero que estipula que dicha vialidad es construida a través del programa de pavimentación de mil calles con asfalto, perteneciente a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obra Pública. Incluso está escrito el monto de la obra: un millón 315 mil 938 pesos.


Cabe recordar que CAMBIO publicó la semana pasada que la llegada al poder de Eduardo Rivera Pérez pasó de sueño a pesadilla para los habitantes de La Resurrección, ya que aunque la primera acción del munícipe panista fue iniciar la pavimentación de una calle de esa comunidad, tras el despliegue mediático y más de 80 días desde la faramalla, la calle sigue sin pavimentarse.


El alcalde arrancó en la calle Francisco Villa de la junta auxiliar su gobierno y su ambicioso programa de pavimentación de mil vialidades en su primer año de gobierno, no obstante, la realidad para los habitantes del lugar dista mucho de aquella promesa que hizo el presidente municipal en su primer día al frente del Ayuntamiento, pues han transcurrido más de dos meses y aún no está terminada.


Después de 80 días los trabajadores del Ayuntamiento apenas regresaron para pavimentar la calle. En los postes de luz hay diversos pendones que anuncian que esa obra es correspondiente al programa de pavimentación de las mil calles, los pendones son de color marrón y crema. Sin embargo, los vecinos le dan poca importancia al megaprograma de Rivera Pérez, pues lo que les urge es que concluya la obra.


Los comerciantes del lugar están inconformes, ya que durante diversas semanas los aludes de tierra han causado daños a sus negocios, sus productos se empolvan, deben limpiar sus establecimientos más de tres veces al día, los automóviles no pueden pasar y menos estacionarse en dicha vialidad y, de acuerdo a la dueña de una miscelánea que se encuentra a unos metros de donde se está llevando a cabo la obra, los empleados del Ayuntamiento regresaron apenas la semana pasada para concluir la pavimentación.


El pasado 16 de febrero Eduardo Rivera Pérez arrancó su gestión con una gira de trabajo en la junta auxiliar La Resurrección para poner en marcha el programa “Mil calles, las vialidades que queremos”, cuya inversión sería de mil 200 millones de pesos.


En aquella ocasión, el munícipe enfatizó la importancia de impulsar obras a favor de las zonas de la periferia de la ciudad y de no concentrar los recursos sólo en la parte del centro de la ciudad: “Venimos aquí a empezar este proyecto porque ustedes me dijeron que no solamente tenemos que hacer las obras y los proyectos en el Centro Histórico; sí es importante el Centro Histórico y lo vamos a cuidar y también le vamos a invertir, pero me parece que es justo que la autoridad atienda a nuestras juntas auxiliares”.


Aseguró que el proyecto de pavimentación es ambicioso, pues el total de kilómetros pavimentados significará la misma distancia del zócalo de la ciudad de Puebla al zócalo del Distrito Federal.


Sin embargo, a pesar de que la pavimentación de esa calle en La Resurrección era la primera de su programa más ambicioso para sus primeros cien días de gobierno, el alcalde fue rebasado por su falta de planeación y apenas se iniciarán los trabajos para cumplir a los habitantes.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas