Tiran el cadáver de un adolescente


El sujeto estaba secuestrado desde mediados de septiembre


Staff / Diario CAMBIO


Agentes de la Unidad Especializada en Secuestros de la Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto (DGADAI) y personal de Bomberos y su equipo Canófilo implementaron un operativo de búsqueda que tuvo por escenario el cerro de San Bernardino Chalchihuapan, que culminó con la localización del cadáver de un adolescente secuestrado desde mediados de septiembre.


El cuerpo fue encontrado por los perros entrenados en una zanja de 1.50 metros de profundidad, tapada con basura y escombros que no pudieron con el olfato de los canes. Los restos estaban envueltos en cobijas y metidos a su vez en un costal sujetado con alambres.


Se trataba de David Tecalero Ocotl, un menor de 14 años de edad que, según los reportes, estaba secuestrado desde el jueves 15 de septiembre. Debido a que su cuerpo ya presentaba un avanzado estado de descomposición, no se ha podido determinar la causa de la muerte.


Dicha zanja está situada a un costado de una vivienda de Poste número 13, en el cerro de Chalchihuapan, que también fue cateada por la policía, pues al parecer era la casa de seguridad donde los captores tuvieron al menor privado de su libertad.


Con relación al hecho, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) no ha fijado postura alguna y mucho menos ha proporcionado información, sin embargo, se menciona que el hallazgo está relacionado con la balacera registrada el pasado fin de semana en Santa Clara Ocoyucan.


A través de reportes recabados por CAMBIO, también extraoficiales, se sabe que el viernes de la semana pasada, en la madrugada, presuntos secuestradores y agentes de la DGADAI se enfrentaron a balazos, luego de que los primeros fueran sorprendidos por un operativo de los segundos, cuando acudían a cobrar el rescate.


Uno de los plagiarios quedó muerto en el lugar de los hechos, otro más resultó herido y el resto logró darse a la fuga, no obstante, el lesionado fue trasladado a un hospital para recibir atención médica, quedando a disposición de la autoridad correspondiente.


El secuestrador que falleció no fue identificado, sus restos quedaron en la fosa común y el nombre del detenido se desconoce, pero se presume que fue él quien proporcionó los datos de la ubicación de la casa de seguridad y del cadáver del menor.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas