Arroyo Soriano ya está contra la pared


El Juzgado Octavo de Distrito le negó a la presidenta del TAM la suspensión definitiva del juicio de amparo que promovió


La magistrada tendrá que enfrentar sola el proceso legal que le inició la Contraloría estatal por dobletear funciones en el municipio y en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del gobierno estatal


Luz Elena Sánchez


Mónica Arroyo Soriano, magistrado presidenta del Tribunal de Arbitraje del Municipio de Puebla, literalmente le cerró la puerta a CAMBIO y rechazó ofrecer una postura sobre la presunta usurpación de funciones que cometió, luego de que el Juzgado Octavo de Distrito rechazara otorgarle la suspensión definitiva en el juicio de amparo que promovió, por lo que inevitablemente deberá comparecer ante la Contraloría Estatal.


Luego de 20 días de ausentarse de su centro laboral, Arroyo Soriano regresó al Tribunal para resolver el asunto de ocho despedidos en la administración de Enrique Doger Guerrero.


Aunque reapareció en la sede del Tribunal para determinar la situación laboral de los trabajadores del Ayuntamiento que desde hace dos semanas había descuidado, nuevamente hizo mutis y optó por encerrarse en su oficina, antes de querer hablar sobre el proceso administrativo que la Contraloría del Estado realiza en su contra por duplicidad y usurpación de funciones.


De acuerdo a versiones de los trabajadores del inmueble, la magistrada dejó de acudir con la frecuencia que acostumbraba desde que la investigación en su contra se dio a conocer por CAMBIO.


Arroyo Soriano ha evadido a las autoridades estatales para recibir de manera directa la notificación sobre la investigación que se realiza en su contra, y es que en al menos cuatro ocasiones Enrique Cruz Pardo, delegado de la Contraloría en la Secotrade del gobierno del estado, ha acudido a la sede del Tribunal para entregarle la notificación, donde -a pesar de ser horario laboral- no ha sido encontrada por lo que en la penúltima ocasión se pegó la notificación en la puerta de su oficina y en la última se entregó a su asistente.


TAM por fin se pone a trabajar


Ayer, Mónica Arroyo Soriano acudió al Tribunal de Arbitraje a firmar un convenio para finiquitar la relación del Ayuntamiento con ocho extrabajadores que fueron despedidos en la administración de Enrique Doger Guerrero la cual costará al erario alrededor de 720 mil pesos.


No obstante, los trabajadores aseguraron que la magistrada no les había dado la cara durante todo el proceso legal.


Este grupo de trabajadores perteneció a los casi 500 empleados que en el trienio antepasado fueron despedidos, luego de que en la administración de Luis Paredes integraran un sindicato independiente al que encabeza actualmente Israel Pacheco Velásquez: el Sindicato Único de Trabajadores del Ayuntamiento de Puebla.


En este contexto, Sabino Leonardo Báez y Francisco Rodríguez Huerta, explicaron que para finiquitar cualquier relación con la Comuna se firmó un convenio en el cual les pagarán sólo 9 por ciento de los salarios caídos de un millón de pesos que suman 90 mil pesos: “Es la firma del convenio, ellos nos dan lo que quieran, no lo que nosotros pedimos”.


Además indicaron que Arroyo Soriano nunca los atendió durante el proceso legal para finiquitar su relación con el gobierno municipal: “Nunca nos atendió hasta el final, quién sabe quién es, ni la conocemos, nunca henos tenido el gusto, solamente conocemos a Matías Rivero, segundo o apoderado del síndico municipal”.


Janeiro defiende a la presidenta del TAM


Luz Elena Sánchez


El secretario General de la Comuna, José Manuel Janeiro Fernández, se sumó a la lista de funcionarios municipales que salen a la defensa del trabajo de Mónica Arroyo Soriano como magistrada presidenta del Tribunal de Arbitraje del Municipio de Puebla.


Janeiro Fernández negó que se vaya a realizar una investigación para verificar el trabajo que ha realizado como magistrada presidenta, pese a sus reiteradas ausencias en su área de trabajo: “La presidenta ha venido haciendo un trabajo muy profesional, ha venido cumpliendo a cabalidad con el trabajo que se desarrolla en el Tribunal y, por supuesto, trabaja de manera cotidiana”.


Aunque aseguró que tanto el Sindicato como el Ayuntamiento han tenido contestación en tiempo y en forma de diferentes asuntos, no supo contestar cuántos ni cuáles, a pesar de que es obligación de Arroyo Soriano dar cuenta del trabajo que realiza y los avances en el mismo.


Aun cuando en reiteradas ocasiones la Contraloría del Estado ha buscado sin éxito a Arroyo Soriano en la sede del Tribunal de Arbitraje para notificarle sobre el proceso administrativo que se sigue en su contra por duplicidad y usurpación de funciones, al igual que lo hiciera el titular de Administración y Tecnologías de Información, Íñigo Ocejo Rojo, el secretario aseguró que sus ausencias no significan que esté descuidando sus responsabilidades, sino que por la naturaleza de sus funciones no necesariamente tiene que estar en el inmueble municipal: “Hay otro conjunto de responsabilidades que se hacen dentro del Tribunal, es como si alguien baja a la oficina y no me encuentran por estar desahogando otras actividades”.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas