Delegados de AN y Manzanilla sostienen reunión

11:30


El titular de la SGG encabeza el grupo de interlocutores con el albiazul en el estado, consignó el diario Excélsior

 

Staff / Diario Cambio

 

El secretario General de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto encabeza el reducido grupo de interlocutores entre la administración morenovallista y Acción Nacional en el estado con miras a los comicios electorales del próximo año.

 

El encargado de gobierno en la entidad y tres funcionarios más, entre los que destacan el secretario de Desarrollo Social Néstor Gordillo, sostuvieron una reunión con alrededor de 30 consejeros estatales panistas el pasado 25 de septiembre, según lo informó el columnista Enrique Aranda en su columna “AN – Puebla, la puja” en el diario Excélsior.

 

Asimismo, se reveló que esta sería la primera de más reuniones a fin de que el panismo poblano y el gobierno de Rafael Moreno Valle concilien posturas.

 

A continuación se reproduce de manera íntegra columna:

 

“Más de uno entre los casi 30 consejeros estatales panistas convocados a “dialogar” con un grupo de funcionarios del gobierno del irredento elbista Rafael Moreno Valle se sorprendió cuando, tras concurrir a la apresurada cita dominical, constató que el único propósito de los operadores del mandatario con quienes se reunieron, no era sino “presentarse” —tras casi un año de gestión—, acercarse a ellos y ofrecerse como interlocutores entre la administración estatal y el PAN-Puebla.

 

El pasado 25 de septiembre, efectivamente, cuatro de los gestores políticos del gobernador (por la sociedad de convivencia electoral PAN-PRD, ideada y alentada por el entonces regente César El Impuesto Nava) recibieron, en grupos de seis, a consejeros que, se presume, estarían a favor de mantener “una sana distancia” entre el gobierno del ex priista y el partido… lo que, a juzgar por los hechos más recientes, no estaría entre las prioridades del primero.

 

Fueron, a decir de quienes tuvieron la oportunidad de asistir, encuentros amigables, resultado de la actitud dialogante, y hasta “obsequiosa” diría alguno, tanto del secretario de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto, como del de Desarrollo Social Néstor Gordillo Castillo, y de los subsecretarios Mario Rincón y Sergio Medina que se esforzaron al máximo para dejar en claro que el único propósito de ésa y posteriores reuniones, cuya realización adelantaron, no era ni sería otro que estrechar la relación gobierno-partido.

 

El asunto, vale decir, llamó la atención de quienes, fuera del gobierno pero inmersos en la dinámica partidista, refieren que en junio pasado ya el gobernador y los suyos fracasaron en su intento de hacerse con la mayoría de las posiciones en el entonces renovado Consejo estatal y que, en las últimas semanas, se ha enfrentado la supuesta (o real) embestida orientada a imponer a los miembros de las comisiones de Orden y Vigilancia… en el marco de un proceso que, incluso, debió suspenderse el pasado 3 de septiembre, para dar paso a la posibilidad de alcanzar un acuerdo negociado sobre el punto entre panistas-panistas y ex priistas-convergentes.

 

Nada sencilla, pues, parece ser la vida para el panismo poblano que, instalado en el llamado de “renovación ética” de Calderón, y en el reclamo de abandonar actitudes “tibias” ante quienes responden a la lógica del poder por el poder mismo, de Madero, buscan aprovechar la próxima elección presidencial para avanzar en la recuperación de las bases ideológicas y, más, los valores que hicieron de Acción Nacional una opción real y esperanzadora de cambio…

 

Ganó el PAN y, gobierna, ¿el PRI?

 


 
 
Todos los Columnistas