Lalo tiene un subejercicio de mil 643 millones de pesos


Según un an lisis de la balanza de comprobación de la Tesorería Municipal que obra en poder de CAMBIO


La balanza de comprobación de la Tesorería lleva la cuantificación de los recursos que se ejercen por mes en cada dependencia, área y departamento, por lo que transparenta el estado de origen y aplicación del erario


Yonadab Cabrera Cruz


A 42 días hábiles del cierre del ejercicio fiscal, el Ayuntamiento capitalino tiene un subejercicio de mil 643 millones de pesos de recursos etiquetados por la Federación, según un análisis de la balanza de comprobación de la Tesorería municipal que obra en poder de CAMBIO.


El documento establece que al cierre del primer semestre del gobierno de Eduardo Rivera Pérez aún faltaba por ejercer el 42 por ciento del presupuesto 2011 para el municipio de Puebla, el cual asciende a 3 mil 940 millones de pesos con las ampliaciones que se dieron a lo largo del año, pues hasta el momento sólo se ha ocupado el 58 por ciento del total de los recursos.


Cabe mencionar que el ejercicio fiscal por ley debe cerrar el próximo 12 de diciembre, ese día los ayuntamientos ya no podrán ejercer dinero y como la mayor parte de los recursos de la capital poblana provienen de la Federación y están etiquetados, el alcalde Eduardo Rivera se verá en la necesidad de regresar todo el dinero que no haya usado al gobierno federal.


Además, esa ineficiencia para operar los recursos se refleja en las líneas de acción para cumplir con los ejes estratégicos que marca el Plan Municipal de Desarrollo, pues en los cinco rubros en que se divide hay escases de programas y por ende de resultados como se verá más adelante. Incluso, documentos oficiales del Ayuntamiento marcan en números rojos la falta de resultados.


La balanza de comprobación de la Tesorería lleva la cuantificación de los recursos que se ejercen por mes en cada dependencia, área y departamento, por lo que transparenta el estado de origen y aplicación del erario.


Por ejemplo, la Dirección de Prevención al Delito, la cual pertenece a la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, tiene asignado un presupuesto de 27 millones de pesos, de los cuales a la fecha sólo ha ejercido 1.5 millones.


La Dirección de Apoyo a Emprendedores, que pertenece a la Secretaría de Desarrollo Económico, tiene un presupuesto para el ejercicio fiscal 2011 de 13.6 millones de pesos, de los cuales sólo ha usado 2.6 millones de pesos. Mientras la Dirección de Proyectos del Instituto Municipal de Planeación tiene un ejercicio fiscal de 6.5 millones de pesos, pero sólo ha utilizado 1.8 millones de pesos.


Pero algunas dependencias como la Dirección de Comunicación Social ya han agotado su presupuesto, por ejemplo en esa área se ha ejercido el 93 por ciento de su presupuesto para el 2011. Dicha dependencia se divide en dos áreas; Comunicación Social Institucional, cuyos recursos eran de 25 millones de pesos, mientras que la segunda área se denomina Staff y su presupuesto era de 85 millones de pesos, de los cuales ya se ha invertido el 92 por ciento.


En números rojos el Plan Municipal de Desarrollo


El subejercicio que hay en el Ayuntamiento de Puebla fue ocasionado por la falta de eficiencia de los funcionarios municipales para cumplir con el Plan Municipal de Desarrollo, pues a ocho meses de que inició el gobierno de Eduardo Rivera, algunas áreas tienen en cero sus líneas estratégicas, líneas de acción y programas, en pocas palabras no hay resultados y por consecuencia no se ha invertido el dinero del presupuesto.


Los cinco ejes que conforman dicho documento: Desarrollo urbano y metropolitano sustentable; Comunidad segura; Desarrollo económico integral; Desarrollo social incluyente y Mejores prácticas municipales, de los cuales son escasos los resultados que se han dado, algunos de sus programas ni siquiera cumplen con lo estipulado en el documento.


Por ejemplo, el reporte ejecutivo de evaluación operativa de la Secretaría de Desarrollo Urbano, al cierre del 31 de julio, marca diversos programas en ceros y en consecuencia está en números rojos. En la línea estratégica denominada: Planeación y gestión sustentable de recursos, se estipulan tres programas de los cuales uno de ellos es para mejorar el reordenamiento territorial de la capital poblana, y consiste en la elaboración de un plano y es la fecha en que no se ha elaborado.


En la misma línea estratégica se menciona la elaboración de 360 estudios técnicos de obra en juntas auxiliares, y hasta el momento sólo se han llevado a cabo 99. También se incluye la elaboración de un programa para el rescate del Centro Histórico, pero hasta el momento no se ha efectuado dicho documento.


Con recursos del Fortamun se planteó la elaboración de un programa para mejorar la imagen urbana, a través del mantenimiento a fachadas, guarniciones y banquetas de los principales barrios, se establecieron como meta 10 obras y hasta el 31 de julio no se había realizado ninguna.


También se propuso un programa para instalar 136 postes de alumbrado público en las juntas auxiliares, como parte del programa de construcción de redes de electrificación, pero sólo se han instalado ocho postes en las 17 juntas auxiliares.


En cuanto a la red de agua potable, la administración panista se propuso como meta instalar cinco tramos, pero sólo ha hecho uno. Asimismo, se propuso 15 obras de alcantarillado y tampoco se ha construido ninguno. Por si fuera poco, también se agregó un programa para construir 25 espacios educativos de los cuales hasta el momento no se ha edificado ni uno solo.


En el eje dos que corresponde a Comunidad segura; una línea estratégica es la dotación de infraestructura, capacitación y profesionalización al cuerpo de seguridad pública. En dicha línea estratégica se plantearon 20 líneas de acción y hasta el momento no se ha cumplido ninguna, es más ni siquiera se han establecido los programas con los que se darán los resultados plasmados en el Plan Municipal de Desarrollo.


Otra línea estratégica del eje antes mencionado, es la confianza al Estado de Derecho y Gobernanza para el bienestar de la población, donde se plantean 21 líneas de acción pero en realidad se han cumplido con nueve.


Finalmente, el gobierno de Eduardo Rivera está enfrascado con su Plan Municipal de Desarrollo, tiene múltiples líneas de estrategia, líneas de acción para lograr “La ciudad que queremos”, pero en la mayoría de los casos ni siquiera se han arrancado los programas que den cumplimiento al documento que dará el sello de la administración del panista.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas