Fórmula priista, la unidad simulada


Al igual que Lozano y Augusta, Blanca y Lucero mantienen diferencias irreconciliables que han quedado evidenciadas en su campaña


Aunque en el discurso Alcalá y Saldaña pregonan unidad y acuden eventos “de la manita”, en el ejercicio propagandístico la distancia es evidente, pues las candidatas priistas han decidido trabajar por separado


Luz Elena Sánchez


También en el PRI aplica la frase “juntos pero no revueltos”, pues al igual que la fórmula al Senado de Acción Nacional, conformada por Javier Lozano y Augusta Díaz de Rivera, la del tricolor compuesta por Blanca Alcalá y Lucero Saldaña está separada por diferencias irreconciliables.


Aunque en el discurso pregonan unidad y hasta han protagonizado ruedas de prensa y eventos “de la manita”, en el ejercicio propagandístico la distancia es evidente, pues las candidatas priistas han decidido trabajar por separado.


Tanto Blanca Alcalá como Lucero Saldaña decidieron hacer campaña de manera individual, ya que hasta el momento no existe ningún espectacular, lona o anuncio de autobús en el que aparezcan juntas.


Incluso -de acuerdo con fuentes de esta casa editorial- en el primer spot de la campaña del PRI al Senado grabado en la juntas auxiliares de La Resurrección y Canoa, aunque comparten escenario se dio más peso a Alcalá Ruiz pues ella es la protagonista y se resalta el acercamiento con las mujeres y los niños, mientras que Saldaña Pérez quedó relegada a segundo plano.


Además, durante los pocos mítines que llegan a organizar juntas, todas las ovaciones son para Alcalá quien no pierde oportunidad de pedir a los ciudadanos que la apoyen, dejando afuera el papel que juega Saldaña.


Son tantas las rencillas que arrastran, que decidieron tener casas de campaña por separado, por lo que la de la exalcaldesa se encuentra en bulevar Atlixco y la de la exsenadora en el bulevar San Felipe.


De acuerdo a varios priistas consultados así como a referencias periodísticas, las diferencias entre ambas provienen desde la universidad cuando fueron contemporáneas en la carrera de Relaciones Internacionales en la UDLAP.


Las priistas habían mantenido al margen su mala relación, pero el detonante fueron los cambios en las listas de candidatos que tuvo que realizar el partido para que se cumpliera con la cuota de género que impuso el IFE.


No obstante, Saldaña se esforzó en negar este distanciamiento durante la primera rueda de prensa que brindaron a los medios de comunicación como la dupla tricolor al Senado de la República.


El historial


De acuerdo con fuentes de CAMBIO y con las columnas redactadas por el periodista Mario Alberto Mejía, la historia en común de las priistas comienza cuando Blanca y Lucero cursaban la carrera de Relaciones Internacionales en la UDLAP.


Lucero Saldaña era líder de una organización femenina universitaria y Alcalá su asistente, cuando la primera logró llegar al Congreso local la exalcaldesa heredó el cargo de su exjefa, en donde comenzó a trabajar a favor de las mujeres.


Su primer desencuentro se propició luego de que Blanca llegó a Instituto Poblano de la Mujer, donde un periodo había sido titular Lucero, pues tiró por la borda el trabajo que había realizado su antecesora y desechó sus principales programas.


Después se volvieron a enfrentar cuando ambas buscaban llegar a la alcaldía, el fracaso de Saldaña marcó su distanciamiento, pues de manera personal le había solicitado a la ahora exalcaldesa que se hiciera a un lado para participar en el proceso.


Hasta el momento la exsenadora sigue presumiendo que fue ella la que le abrió las puertas en el partido, mientras que Blanca minimiza el apoyo.


Diferencias de campaña


Las candidatas del tricolor no sólo demuestran su distanciamiento en sus proyectos de propaganda, también lo hacen en sus propuestas de campaña, mientras que Alcalá promete mejoras al campo, Saldaña habla de impulsar iniciativas en favor de las mujeres.


Por ejemplo, la exedil ha prometido apoyar a los adultos mayores del campo que viven en comunidades pobres de menos de 2 mil 500 habitantes, con el impulso de la Ley de Apoyo Solidario para los Adultos Mayores del Campo.


Además, prometió mejorar y facilitar las reglas de operación de acceso a programas agrónomos así como su traducción a lenguas indígenas.


Mientras que su compañera, en reciente entrevista señaló que de llegar al Senado, abordará el tema del aborto y el de los derechos de la comunidad homosexual y legislará a favor de las mujeres.


“Hemos sido pioneras en tocar a nivel política pública estos temas, el tema del aborto es exclusivamente de mujeres cuando se les castiga solamente a ellas, necesitamos profundizar en diversas iniciativas que apoyarán algo que significa un mal del tejido social que ha estado desgastado”, expresó en su momento.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas