La libertad de expresión en Puebla se juega su futuro el Segundo Colegiado


Resolverá el amparo que enfrenta a Armando Prida y Arturo Rueda por daño moral


Los magistrados Gustavo Calvillo Rangel, María Elisa Tejada Hernández y el ponente Raúl Pallares Valdez utilizarán en Puebla, por primera vez, el criterio aplicado por la SCJN en el sonado caso de La Jornada contra Letras Libres


Staff / Diario CAMBIO


El Segundo Tribunal de lo Colegiado en materia civil tendrá en sus manos el destino de la libertad de expresión en Puebla, cuando mañana resuelva de fondo el juicio de garantías 493/2011, referente a la demanda de daño moral que Armando Prida Huerta interpuso contra Arturo Rueda, desde 2009, ante el juzgado 12º de lo civil de la ciudad de Puebla.


Los magistrados Gustavo Calvillo Rangel, María Elisa Tejada Hernández y el ponente Raúl Pallares Valdez, utilizarán en Puebla por primera vez el criterio aplicado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en el sonado caso de La Jornada contra Letras Libres, en que la Primera Sala definió que en un debate entre medios de comunicación se ensancha y privilegia el concepto de libertad expresión, contenido en los artículos 6º y 7º constitucionales, a la luz de la reciente reforma al artículo 1º, que incorpora los tratados internacionales en derechos humanos como norma suprema de la Unión.


Luego de ocho meses de estudio, el amparo directo fue listado para resolverse en el Segundo Tribunal Colegiado bajo el proyecto elaborado por el magistrado Raúl Pallares Valdez. Su resolución es de capital importancia para el debate democrático de los medios y para derrumbar el imperio de amedrentamiento que Armando Prida Huerta, desde su doble función de propietario del periódico Síntesis y presidente de la Fundación de la Libertad de Expresión, mantiene contra periodistas, empresas de comunicación, jueces y magistrados que se atreven a atacar sus intereses.


El amparo directo en cuestión utilizará los criterios fijados por la SCJN en su Primera Sala al resolver el amparo directo en revisión 2044/2010, que enfrentó a dos medios escritos, el periódico La Jornada contra la revista Letras Libres, en cuanto a las afirmaciones que ésta hizo sobre la relación del primero con el grupo armado vasco ETA.


De acuerdo con el proyecto del ministro Arturo Zaldívar, que fue avalado por la Primera Sala, la SCJN adoptó en el sistema dual de protección: “los límites de crítica son más amplios si ésta se refiere a personas que, por dedicarse a actividades públicas o por el rol que desempeñan en una sociedad democrática, están más expuestas a un más riguroso control de sus actividades y manifestaciones que aquellos particulares sin proyección pública alguna”.


En ese sentido, Armando Prida, propietario del diario Síntesis, es un personaje público y relevante en la sociedad democrática de Puebla, toda vez que es socio mayoritario de un periódico, al igual que Arturo Rueda, director general de CAMBIO, dos medios de comunicación a través de los cuales se controvierten posiciones en el ámbito democrático de la entidad.


Por ser figuras públicas, es aplicable el criterio establecido por la Suprema Corte de Justicia en el caso Letras Libres vs La Jornada resuelto el 23 de noviembre de 2011 en el amparo directo 28/2010, resuelto por la Primera Sala a proyecto del ministro Arturo Zaldívar.


La cuestión que deberán resolver los magistrados del Segundo Colegiado es: ¿cómo compaginar el derecho al honor de Armando Prida –propietario de Síntesis– y la libertad de expresión de José Arturo Rueda –director general de CAMBIO– en el marco de un enfrentamiento entre dos medios de comunicación?

 

El caso La Jornada vs Letras Libres: la nueva visión de la Corte.

 

Además del sistema dual de protección, en el amparo que resolvió la controversia entre ambos medios nacionales, también se adoptó doctrina de la “real malicia” que se requiere para la existencia de una condena por daño moral por la emisión de opiniones, ideas o juicios, que hayan sido expresados con la intención de dañar, para lo cual las notas publicadas y contexto son pruebas idóneas para acreditar la intención.


“No todas las críticas que supuestamente agravien a una persona, grupo o incluso a la sociedad o el Estado pueden ser descalificadas y objeto de responsabilidad legal”.


“Sin importar lo perniciosa que pueda parecer una opinión, su valor constitucional no depende de la consciencia de jueces y tribunales, sino de su competencia con otras ideas en lo que se ha denominado el “mercado de las ideas”, pues es esta competencia la que genera el debate que, a la postre, conduce a la verdad y a la plenitud de la vida democrática.


“Esto adquiere valor trascendental cuando nos referimos a un debate periodístico entre dos medios de comunicación escritos, toda vez que estos representan los principales oferentes en este “mercado de ideas”, ofreciendo al público opciones de ideas y posturas y fortaleciendo el debate en aras de alcanzar la verdad.


“El debate en temas de interés público debe ser desinhibido robusto y abierto, pudiendo incluir ataques vehementes, cáusticos y desagradablemente mordaces sobre personajes públicos o, en general, ideas que puedan ser recibidas desfavorablemente por sus destinatarios y la opinión pública en general, de modo que no sólo se encuentran protegidas las ideas que son recibidas favorablemente o las que son vistas como inofensivas o indiferentes. Estas son las demandas de una sociedad plural, tolerante y abierta, sin la cual no existe una verdadera democracia.

 

La herida abierta de Prida: Conaliteg y las hermanas Mastretta

 

Casi tres años después, el litigio instaurado por el dueño de Síntesis llegará a su fin el día de mañana, con el fallo del amparo directo 493/2011. Un litigio de daño moral del que Prida se duele a partir de dos publicaciones en cuya simple lectura no se observan calificativos. En el primero, publicado el día martes 21 de julio de 2009 bajo el título “50 millones recibió la imprenta de Prida”, se detallan las adjudicaciones directas recibidas por el organismo federal pese a los antecedentes de inhabilitaciones de sus razones sociales Magnograf y Encuadernaciones de Oriente.


El segundo refiere a la columna “Tiempos de Nigromante” con fecha del 23 de julio, y refiere cómo las hermanas Ángeles y Verónica Mastretta Guzmán abandonaron la Fundación para la Libertad de Expresión por desacuerdos con Armando Prida, pero éste se negaba a eliminar sus nombres del Consejo Directivo.


A continuación, se reproduce el texto por su importancia para el debate democrático de Puebla.


“La Fundación para la Libertad de Expresión (Fundalex) regentada por el impresor Armando Prida tiene previsto un acto solemne para impresionar a incautos: la presentación de sus “19 Compromisos con la Libertad de Expresión”. Pero el dueño de Síntesis tendrá un grave problema. Deberá explicar a todos sus asociados por qué la escritora Ángeles Mastretta Guzmán, integrante de su Consejo Directivo, decidió en marzo pasado abandonar de tajo el organismo patito. Y por qué también su hermana Verónica, ecologista de gran renombre e integrante del Consejo Consultivo, decidió seguir el mismo camino: evitar que su nombre sea relacionado con los negocios del diario, de Rostros y de Magno Graft y por ello también renunció sin cortapisas.


“Ambas se lo comunicaron en su momento al expoeta Mariano Morales, vicepresidente de Relaciones Políticas de Síntesis y a María del Pilar Cano de Becerra, directora General de la Fundación. Y a pesar de la renuncia, Prida sigue utilizando el nombre de ambas en el portal de internet de su bodrio. ¿Por qué si ambas renunciaron su nombre sigue ahí? La historia no tiene pierde.


Armando Prida realizó un acto de gala en el Palacio de Minería para presentar su Fundación en octubre de 2008. Ángeles Mastretta se integró al Consejo Directivo y Verónica al Consultivo. Pronto empezaron los problemas porque la Directora General, María del Pilar Cano de Becerra, solamente los convocaba a los eventos de relumbrón pero nunca informaba de las gestiones, acuerdos y contratos que empezaban a firmarse.


“Y luego llegó la ofensiva del gobierno marinista en contra de Verónica Mastretta y Puebla Verde A.C. luego de que sus gestiones impidieran el cambio de uso de suelo en los terrenos restantes de la Reserva Atlixcáyotl, impidiendo un negocio inmobiliario multimillonario detrás del que estaban importantes personajes de la administración. En venganza le quitaron el Parque del Arte. Pero lo peor fue el diario del campeón de la libertad de expresión, Síntesis, no publicó una sola línea respecto al tema. Sergio Mastretta reclamó a Mariano Morales la actitud vergonzante. Y este le respondió que no podían publicar nada por sus compromisos publicitarios con el gobierno estatal. Que el convenio se los impedía. Y que en esos casos, la libertad de expresión podía irse a tomar por culo incluida la Fundación. Sorry, vaya.


“Desde ese momento los Mastretta Guzmán rompieron con la Fundación y así se lo comunicaron en sendas cartas a Mariano Morales y a la directora General del organismo, María del Pilar Cano de Becerra, pidiendo que retiraran sus nombres y fotografías de invitaciones y del portal de internet. Pero a Prida no le importó la ruptura: nombres y fotos siguen ahí. Como puede verse en la imagen captada ayer en http://www.fundacionparalalibertaddeexpresion.org/ en el apartado Quiénes Somos”. Hasta ahí la cita.

 

El fondo del asunto: CAMBIO vs Síntesis


Los magistrados Gustavo Calvillo Rangel, María Elisa Tejeda Hernández y el ponente Raúl Pallares Valdez, que integran el Segundo Tribunal Colegiado de lo Civil en esta capital, son reconocidos en el ámbito del Poder Judicial Federal como funcionarios probos e imparciales. En sus manos se encuentra el futuro de la libertad de expresión en el marco del sistema democrático de la entidad, y cómo los medios de comunicación pueden debatir en el mercado de las ideas sin ser coartados por amenazas e intimidación.


De fondo se trata del enfrentamiento de dos personajes públicos que dirimen sus diferencias a través de sus medios, Síntesis y CAMBIO. Sin esa posibilidad de debatir y someter a control de ellos mismos, la ciudadanía pierde elementos de información para su toma de decisiones.


La moneda está en el aire.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas