Implicados en escándalo Walmart sin ser citados


El asunto sólo es mediático, no se ha presentado una sola denuncia en ninguna instancia por los presuntos sobornos a autoridades municipales y estatales


Las acciones de la empresa cayeron ayer 4.43% en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y 2.97% en Estados Unidos, luego de que el New York Times diera a conocer que se pagaron 24 mdd para comprar a funcionarios y obtener licencias y permisos de construcción


Arturo Angel / Carolina Ruiz / Diario 24 Horas


Todos los implicados en el caso de corrupción de Walmart en México se encuentran en sus casas y oficinas. Por el momento, ninguna autoridad mexicana los ha buscado. “Estoy esperando que me localicen y me denuncien”, dijo a 24 HORAS José Manuel Aguirre Juárez, uno de los presuntos gestores que pagó los sobornos a los funcionarios, en su despacho de la Ciudad de México. Sergio Cicero Zapata, quien aportó la primera radiografía de las irregularidades de la multinacional, está en su casa y no ha sido molestado por nadie. Nos pide que lo dejemos en paz.


El escándalo de Walmart continúa. Las acciones de la empresa cayeron ayer 4.43 por ciento en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y 2.97 por ciento en Estados Unidos. Para controlar los daños, la cadena minorista anunció la creación de un grupo interno que vigilará que no se cometan actos de corrupción. Y Eduardo Castro-Wright, quien dirigió Walmart durante los años oscuros, se vio obligado a renunciar al consejo de administración de MetLife que ocupaba desde 2008.


Los actos de corrupción de Walmart sacuden en el mundo, menos en México, donde cada día aparece más información sobre la magnitud de sus actividades.


Un memorando de la empresa, que se puede leer en el portal del diario The New York Times, que reveló el caso el sábado pasado, establece que centrará toda su atención para combatir las prácticas corruptas en el extranjero.


En la documentación, que se puede revisar por la vía electrónica, aparece también Juan Francisco Torres Landa, secretario general de México Unido contra la Delincuencia, como uno de los principales actores de esta trama corporativa.


“Estoy esperando que me denuncien"


“Estoy esperando que me localicen y me denuncien”, dice José Manuel Aguirre Juárez al llegar a su oficina en la Colonia Del Valle en la Ciudad de México. Conduce un Volkswagen sedán blanco, antiguo y nada conservado.


Es el abogado que fue señalado por Sergio Cicero Zapata, ex directivo de Walmart de México, como uno de sus principales gestores para sobornar autoridades mexicanas y acelerar la apertura de tiendas en este país.


Sergio Cicero Zapata no quiere hablar con nadie, pide a 24 HORAS por medio de gente cercana no ser molestado en este momento. Sigue viviendo en el Distrito Federal.


Pablo Alegría Con Alonso, otro de los gestores de Cicero Zapata, se encuentra residiendo en Puebla, de acuerdo con las personas que contestan el teléfono de su hogar. Su celular funciona, pero no contesta.


José Manuel Aguirre Juárez y Pablo Alegría Con Alonso fueron señalados por Sergio Cicero Zapata, exabogado de bienes raíces de Walmart de México, de presuntamente haber repartido sobornos a funcionarios, alcaldes y demás miembros de gobiernos sobre todo a nivel estatal en la República Mexicana, con el fin de conseguir permisos para construcción de tiendas y almacenes en lugares estratégicos para la firma, entre 2003 y 2006. Son amigos desde que estudiaron en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).


De los pagos realizados a los burócratas que representaban un obstáculo para la cadena de tiendas en ese entonces, el seis por ciento de cada soborno era destinado a un equipo de gestores. Ellos, de acuerdo con la investigación de The New York Times, recibieron 8.5 millones de dólares por este tipo de servicios.


José Manuel Aguirre Juárez continúa su trabajo como abogado independiente, otorgando asesoría legal en materias como amparo, derecho civil, corporativo, familiar, laboral, mercantil, penal y de marcas.


Vende sus servicios en internet como “asesoría jurídica de alto nivel”.


“Nuestros servicios están basados en la confianza y el profesionalismo de un grupo de abogados expertos en cada una de nuestras especialidades”, dice el texto que acompaña la publicidad que circula en la red.


El despacho está entre Xola y Patricio Sanz. El inmueble no cuenta con elevador y el estacionamiento es muy pequeño, apenas caben unos seis autos. Reja sobre reja y sobre reja cubren las puertas y ventanas del inmueble de cinco pisos.


En el cuarto piso una oficina con muebles viejos, como de los setenta, apenas llenan el lugar. Lucen desgastados. La recepción une los despachos de los socios.


Los empleados de Abogados Asociados guardan silencio, como si estuvieran en un funeral. Ataviado con un traje gris, un hombre de baja estatura, moreno y muy tranquilo responde: “no tengo ningún comentario al respecto”.


José Manuel Aguirre Juárez insiste: “no tengo ningún comentario al respecto”.


No es grosero, sigue con tono amable esperando que la reportera se retire.


El Departamento de Justicia de EUA abrió una investigación penal en contra de Walmart por la presunta práctica de soborno sistemático, señaló el lunes The Washington Post.


Además, el domingo, después de conocer la noticia del NYT, Transparencia Mexicana solicitó al gobierno federal pronunciarse y actuar contra el soborno cometido presuntamente por la empresa.


José Manuel Aguirre asiente y dice conocer toda la historia, la sigue de cerca. Pero no se altera, luce igual que cuando bajo de su auto y buscó la sombra en la acera.


Asiente una y otra vez:


“No voy a hablar al respecto, sé que van a venir por mí, yo me espero a eso”, dice a 24 HORAS.


Mete una mano a la bolsa del pantalón y con la otra trata de cerrar su saco, pero descubre que no tiene botón.


“Estoy esperando que me localicen y me denuncien”, dice resignado. “Hasta que vengan por mí hablaré de ese tema, en ese momento te busco”.


Gestor trabajó para Migración y el Infonavit


Uno de los gestores que presuntamente sirvió de enlace con autoridades mexicanas para el pago de los sobornos de la compañía Walmart de México, con el fin de acelerar la expansión de sus sucursales, es un abogado independiente que ha trabajado con dependencias del gobierno federal en temas de migración y vivienda.


Se trata de Pablo Alegría Con Alonso quien, según la investigación del diario The New York Times, recibió junto con José Manuel Aguirre Juárez, otro abogado, cerca de 8.5 millones de dólares de la compañía estadunidense para realizar las “gestorías” con autoridades mexicanas.


Información pública revela que dicho abogado colaboró en su momento con el Instituto Nacional de Migración (INM), dependiente de la Secretaría de Gobernación, para la realización de un libro y, por otro lado, fungió como uno de los asesores jurídicos de cobranza del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit).


De acuerdo con la nota del NYT, la compañía Walmart de México pagó, al menos hasta el año 2005, distintos sobornos a diversas autoridades mexicanas, que no se precisaron, para que se le facilitaran trámites como el de uso de suelo o el de impacto ambiental y agilizar así la instalación de sus sucursales.


Según un exdirectivo de Walmart, Sergio Cicero Zapata, la compañía contrató a dos “obscuros” abogados, Alegría Con Alonso y José Manuel Aguirre Juárez, como sus principales “gestores” ante las distintas instancias gubernamentales, para que pagaran las dádivas económicas a cambio de obtener los permisos necesarios.


“De acuerdo con los registros, solamente estos dos abogados recibieron 8.5 millones de dólares en diversos pagos; de hecho, los archivos señalan que Walmart de México pagaba rutinariamente a sus gestores miles de dólares por cada tramite que pretendían obtener”, indica el reportaje del periódico estadunidense.


Especialistas en Derecho, consultados por este diario, explicaron que el trabajo de los gestores en México no es ilegal como tal, pues su función es la de llevar a cabo los trámites de un tercero mediante una carta poder, aprovechando el conocimiento que tienen de la burocracia en el país.


No obstante, la ilegalidad proviene cuando estos gestores realizan pagos a los servidores públicos con el fin de agilizar el trámite, muchas veces con el consentimiento del interesado que los contrató, como presuntamente sucedió con el caso Walmart.


Este diario realizó una búsqueda de los antecedentes de los abogados mencionados por el NYT y encontró que en el portal del Infonavit, en el apartado de Despachos Externos de Cobranza, aparece en el directorio el “Lic. Alegría Con Alonso Pablo”.


Dicho abogado es identificado en el área de Proveedores Jurídicos Anteriores, es decir, fue contratado en algún momento por el Infonavit como apoyo externo para acciones de cobranza y recuperación de créditos.


Pero no se trata del único contacto del abogado con el gobierno federal, pues su trabajo en temas migratorios también fue recuperado en algún momento por el Instituto Nacional de Migración (INM).


El dossier del documento denominado “Recopilación de propuestas de cambio a la legislación migratoria mexicana 1995-2004” del INM, fechado en agosto de 2004 (temporalidad similar a la de los sobornos pagados por Walmart), recupera cuatro propuestas de Alegría Con, desde su cargo como vocal de la Asociación Mexicana de Derecho Migratorio.


De las propuestas mencionadas, destaca la que hace el litigante para que “los extranjeros dejen de pedir permiso a la SRE (Secretaría de Relaciones Exteriores) para adquirir bienes”.


Además, en el libro publicado por el INM y titulado Asuntos migratorios en México. Opiniones de la sociedad, cuya primera edición data de 1995, se incluye una colaboración de Alegría Con en el capítulo 1, relacionado con el tema de inmigración.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas