Ayudarán a la rehabilitación de 75 menores de edad


A través del programa Por la Sonrisa de un Niño del voluntariado de la Secretaría de Seguridad Pública


José Manuel Cuate


La titular del voluntariado de la Secretaría de Seguridad Pública de Puebla, Guadalupe Vargas Vargas, presumió ayer el nuevo proyecto Por la Sonrisa de un Niño que servirá para la rehabilitación de 75 menores con alguna discapacidad.


En entrevista, Guadalupe Vargas comentó que por el momento sólo serán 11 niños los que recibirán terapias de rehabilitación en la central de equinoterapia. Todos los infantes son hijos de elementos de la Policía estatal.


Explicó que para recibir dichas terapias, deben pasar por ciertas pruebas como examen médico que compruebe el tipo de padecimiento, así como aportar una cantidad de 30 pesos que cada padre de familia debe pagar para cada tratamiento.


Señaló que desde hace tres meses los padres de familia llevan a sus hijos hasta las instalaciones que se ubica en colonia Santa Ana (30 metros antes de la caseta a Atlixco), y en casos especiales usan los vehículos de la Secretaría de Seguridad para trasladarse, ya que dijo algunos radican Ciudad Serdán y Tepeaca.


En el mismo contexto, Isabel Torres, quien es la responsable del programa, detalló que la equinoterapia es considerada como una terapia que rehabilita gracias al contacto físico con los caballos, la cual ha demostrado amplios beneficios para personas que padecen enfermedades como autismo, síndrome de Down, esquizofrenia, síndrome de Rett, epilepsia, parálisis cerebral leve y mediana, síndrome de Joubert y enfermedades degenerativas, entre otros.


El Centro de Equinoterapia Angelópolis brinda apoyo diariamente a más de 45 menores tanto de la capital como de los municipios de Ciudad Serdán y Tepeaca, quienes son atendidos por especialistas en rehabilitación, mejorando aspectos como la percepción e integración social, elevar la autoestima, mayor coordinación, equilibrio, ritmo, flexibilidad, agilidad y destreza.


Tal es el caso de Elena Pérez, quien expuso la situación de su hijo de 9 años de edad; “ha mejorado mucho el comportamiento de mi hijo, él viene por ser un niño hiperactivo, y sobre todo le da mucha ilusión venir a sus terapias, porque si el viene a montar un caballo sabe que puede dominar los problemas que predominan en su vida”.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas