Sedena: 50 víctimas colaterales en tiroteos


Otros 132 civiles han resultado lesionados en el sexenio


El reporte oficial detalla que también han muerto 280 soldados y 2 mil 209 presuntos agresores durante los operativos


Ramón Sevilla / 24 Horas


Un día después de que el ombudsman nacional denunciara que en el último año la lucha anticrimen del gobierno federal ha dejado 43 muertes de civiles en sus tiroteos, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) admitió que durante el sexenio han fallecido 50 víctimas inocentes durante enfrentamientos entre militares y delincuentes.


Además, del 1 de diciembre a noviembre de 2011 también han resultado heridos otros 132 civiles en poco menos de 2 mil agresiones y enfrentamientos entre militares y criminales.


Estas 182 víctimas son reconocidas por la Sedena como víctimas colaterales de la guerra contra los cárteles de las drogas.


Dos de estos afectados son los universitarios del Tecnológico de Monterrey abatidos por militares durante una balacera registrada el pasado 20 de marzo en la capital de Nuevo León.


Se trató de Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, estudiantes de posgrado que se encontraban estudiando dentro de las instalaciones del Tec, pero fueron “confundidos” por delincuentes.


Sobre estas muertes, la Sedena informó en un principio que dos narcotraficantes habían ingresado a la universidad, donde fueron abatidos. Sin embargo, el ITESM rechazó la versión y aclaró que se trataba de dos estudiantes de excelencia académica, quienes fueron asesinados por soldados.


Una respuesta de la Defensa Nacional a la solicitud de información 0000700204211 indica que durante los mil 948 agresiones y enfrentamientos entre militares y delincuentes también han muertos 280 soldados y 2 mil 209 agresores.


También resultaron heridos otros mil 315 soldados y 341 agresores, lo que significa que las Fuerzas Armadas tienen una mayor efectividad en los enfrentamientos contra criminales.


En los últimos cinco años prevalece una proporción de muertos entre delincuentes y militares de 18 a uno.


De acuerdo con la Sedena, la superioridad del Ejército en lo que toca al parte de esta lucha contra el narcotráfico no radica en las armas, sino en el adiestramiento, rubro donde no existe punto de comparación entre militares y delincuentes.


Aumenta participación militar


En la última década, la Defensa Nacional ha aumentado su presencia en todo el país, como parte del reforzamiento de la lucha contra el crimen organizado. De hecho, a partir del presente sexenio aumentó en 60 por ciento el envío de militares en sus 12 regiones.


Cifras oficiales revelan que en el año 2000, con el comienzo de las administraciones panistas, el número de efectivos distribuidos en el país ascendió a 30 mil 991 elementos. Para 2005 los soldados sumaban 32 mil 74.


Con la llegada de Felipe Calderón y la declaración de guerra contra los narcotraficantes, los efectivos militares ascendieron a 37 mil 253 y para 2011 llegaron a 49 mil 650.


Las regiones donde hay más presencia militar son la Sexta Región y la Onceava, que abarcan los estados de Nuevo León, San Luis Potosí y Tamaulipas, y Chihuahua, Coahuila y Michoacán, respectivamente, entidades en disputa por el crimen organizado y los cárteles de las drogas. En estas regiones tienen presencia 8 mil 813 soldados y 6 mil 780.


La siguiente región con más militares es la Tercera (Sinaloa y Durango), donde están destacamentados 5 mil 747 soldados.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas