Barça jugará la final de la Copa del Rey


Un nuevo fogonazo de la sociedad Messi-Cesc congeló la eliminatoria


Agencias


El Barcelona de “Pep” Guardiola sentenció la eliminatoria ante el Valencia con una victoria en el Camp Nou (2-0) y jugará su duodécima final en tres años y medio, la tercera de la Copa del Rey desde que el técnico dirige al conjunto azulgrana.


Un nuevo fogonazo de la sociedad Messi-Cesc congeló la eliminatoria al cuarto de hora y le cambió el paso a un partido que, hasta entonces, había tenido un claro dominador, el Valencia, que había salido al Camp Nou a quitar a los azulgranas su tesoro más preciado: el balón.


Con la defensa adelantada, las líneas muy juntas y presionando muy arriba, el equipo de Unai Emery encerró al Barcelona durante esos primeros 15 minutos.


Aduriz, sustituto de última hora de Soldado, laboraba arriba, Albelda trabajaba a destajo en el centro del campo y Banega dirigía el ataque de su equipo en busca del gol.


Sin embargo, sólo Feghouli, con un tiro desde la frontal del área, amenazó de verdad la meta de Pinto. La atrevida táctica del conjunto valenciano además entrañaba sus riesgos.


Al 16', Messi agarró un balón en el interior, levantó la cabeza, le envió un pase cruzado a Cesc y éste ganó la espalda a la zaga visitante para picar sutilmente el esférico sobre la salida en falso de Diego Alves.


El 1-0 mató al Valencia, que hasta entonces había jugado con una determinación encomiable, y dio vida al Barça, que empezó a ser el Barça y ya no dejaría de serlo hasta el final del choque.


Los azulgranas pudieron sentenciar la eliminatoria antes de llegar al descanso. Cesc tuvo tres ocasiones claras, Messi otras dos. Xavi, Cuenca y Alexis también lo intentaron. Sin embargo, casi siempre se encontraron con Diego Alves.


Jordi Alba tuvo la posibilidad de igualar la contienda en el primer minuto tras la reanudación. Superó a Puyol en la carrera, pero falló en el mano a mano con Pinto.


En pleno partido de ida y vuelta, una jugada del Barça sentenció la eliminatoria a diez minutos para el final. Messi, Alexis y Cesc combinaron para que el balón acabara en las botas de Xavi, que, llegando desde la segunda línea, controló y fusiló con la diestra a Alves con un tiro cruzado a la escuadra.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas