Hermoso de Mendoza sale en hombros de San Pedro Cholula


Aunque la primera corrida se suspendió por el mal tiempo, la segunda fue una verdadera fiesta taurina


Anahi Fierro


La segunda corrida anunciada en la plaza de toros portátil Cuauhtémoc Moctezuma en San Pedro Cholula se realizó a pesar del mal tiempo, un día antes se suspendió la corrida por la lluvia que se presentó en la zona metropolitana de la ciudad.


Pero todo estaba puesto para ver al rejoneador más importante de la tauromaquia, Pablo Hermoso de Mendoza, quien alterno con el matador Rafael Ortega y el novillero Antonio Lomelín, ante 3 mil espectadores.


El primero en abrir la fiesta taurina fue el novato Lomelín, quien no tuvo una buena actuación a la hora de matar a “Conmemorativo” de 390 kilogramos, aplaudió uno que otro asistente. Pero éste se recuperó en su segundo toro “Pelotero" de 400 kilos, al ser preciso y colocar la espada al centro para llevarse las dos orejas.


Las ovaciones no esperaron para ver al consentido Pablo Hermoso de Mendoza, quien lidió dos toros de los encinos “Pillo” de 510 kilogramos con el que se vio bien con las banderillas, y pegó en dos ocasiones con “Caganchina”. Mató a estoconazo limpio sin necesidad de puntilla para asegurar las orejas. En su segundo de la tarde, de nombre “Colega” de 475 kilogramos, toreó al estribo, colocó un rejón de castigo, tres banderillas en todo lo alto y un par a dos manos, pero falló a la hora de matar.


“Los tres toreros hemos triunfado, los tres hemos cortado dos orejas y sobre mis faenas la verdad disfruté mucho la primera, un toro con mucha calidad, ritmo y temple. El segundo también fue de calidad, pero tenía un defecto en la vista y eso lo complicó”, expresó el ibérico.


Por su parte, Rafael Ortega inició su faena con “Siempre sí” de 500 kilos, una tanda de seis muletazos, derechazos en los medios, pero se mostró nervioso con las banderillas y mató al cuarto intento. En su segunda participación encaró a “Soñador” de 450 kg con muletazos y pases por alto. Mejoró con las banderillas, pinchó a la hora de matar, pero el juez le concedió las orejas.


“Sí siempre es muy bonito triunfar aquí, estoy muy contento, la gente salió a gusto, el clima nos respetó, pese a que se sintió frío y eso fue lo más bonito, el que la gente haya disfrutado, y también el cortar la dos orejas”, expresó Ortega.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas