Inflan el padrón municipal del PAN


En el 2010 votaron mil 462 miembros activos, el fin de semana aumentó la cifra a mil 822


Viridiana Lozano Ortíz


Eduardo Rivera Pérez se alzó con la victoria y pese a la operación corderista logró 2 mil 102 votos para Josefina Vázquez Mota en el municipio de Puebla, contra apenas mil 392 votos de Ernesto Cordero.


A pesar de la victoria lograda por el alcalde capitalino, porcentualmente este triunfo no representó más que lo obtenido por la ahora candidata del PAN a la Presidencia de la República a nivel nacional, quien se movió en la misma línea de porcentajes que la lograda en Puebla —55 por ciento contra 38 puntos de Cordero—.


Fuentes de Acción Nacional informaron a CAMBIO que la estrategia de El Yunque para hacer ganar a Vázquez Mota se basó en inflar el padrón de militantes. Las conclusiones son resultado de una comparación con el nivel de votación de hace dos años con el de este fin de semana.


En el 2010 —durante la elección interna en la que Eduardo Rivera logró la candidatura a la alcaldía— participaron mil 400 miembros activos del PAN, mientras que en esta elección participaron mil 822 militantes, 422 más que hace dos años.


Estas inconsistencias en el padrón fueron las principales quejas de la militancia, pues algunos panistas acusaron que “siempre hemos podido votar y ahora dicen que no estamos en la listas”.


Incluso, días antes de la contienda los corderistas, a través del jurídico Arturo Espinosa, denunciaron que la Comisión Estatal Electoral, a cargo de la josefinista Leonor Popócatl, nunca quiso entregarles la lista de miembros activos y adherentes en Puebla.


El representante de la Comisión Nacional de Elecciones en la capital, Jorge Ocejo Moreno, adujo que sólo los militantes que se inscribieron al padrón antes de mayo del 2011 podrían participar en la elección.


Durante la jornada electoral las acusaciones en contra de Eduardo Rivera no se hicieron esperar. El senador Ángel Alonso Díaz Caneja exigió al alcalde retirar a los elementos de la Policía municipal que estaban en El Carmen, bajo el argumento de que era una medida de represión para la militancia.


Además, el ahora precandidato a una diputación federal acusó que la mayoría de los funcionarios de casilla eran también empleados del Ayuntamiento.


En contra parte, la operación de los corderistas fue evidente, a la luz se notaba la presencia de los operadores con sus listas de votantes y el acarreo en taxis de la empresa XCero.


Al final de la contienda, el resultado fue contundente, en ni una sola mesa de votación ganó el exsecretario de Hacienda, y Santiago Creel fue ridiculizado con apenas 224 votos.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas