La derrota del delfín, en cuatro entidades


Las sospechas en el equipo perdedor apuntan a un apoyo del PRI hacia Josefina Vázquez Mota, así como al abandono de sus aliados


Ariadna García / 24 Horas


La derrota de Ernesto Cordero se forjó en cuatro estados, paradójicamente, en los gobernados por políticos que le prometieron apoyo y le garantizaron votos en abundancia.


El exsecretario de Hacienda, percibido por la opinión pública como el delfín del presidente Calderón, perdió en Guanajuato y Jalisco, donde los gobernadores Juan Manuel Oliva y Emilio González, respectivamente, habían ofrecido victoria, mientras en el DF dos de las principales figuras locales, Mariana Gómez, prima de Margarita Zavala, esposa de Calderón, y Gabriela Cuevas, quienes en algún momento aspiraron a la candidatura al gobierno de la ciudad, se quedaron cortas ante las necesidades de su candidato.


En Coahuila se presentó el diferencial más grande, ya que Cordero perdió 4 a 1. En total, los votos de diferencia en esas cuatro entidades alcanzaron 23 mil 904, equivalentes a 5 por ciento del total de la votación. Sin esa diferencia la distancia entre ambos aspirantes habría sido de 2 o 3 puntos, suficientes para ir a una segunda vuelta, el objetivo del equipo de Cordero.


Fuentes del equipo de Cordero señalaron que el triunfo de Vázquez Mota aparenta una operación de gobiernos priistas a favor de la exsecretaria de Educación.


Los corderistas están ciertos de que en entidades como Veracruz, Coahuila, Tamaulipas, entre otras, en donde los gobiernos son priistas, se trabajó desde las administraciones estatales para favorecer el voto hacia su contrincante.


Se dice sorprendido por el hecho de que entidades como Oaxaca, el primer resultado que se dio a conocer favoreció a Ernesto Cordero y luego “de la nada” cambió para dar como ganadora a Josefina.


“Nosotros no tenemos las pruebas todavía, pero estamos seguros de que hasta los priistas le brindaron votos a Josefina y eso es algo que no podemos permitir”, comentó una fuente.


La caída de Cordero en la capital del país es consecuencia de la imposición para la candidatura a la jefatura del Gobierno del Distrito Federal y que dejó fuera a la gente del exsecretario de Hacienda: Mariana Gómez del Campo, Gabriela Cuevas, José Luis Luege, mismos que ya no se preocuparon por trabajar el voto.


Aseguran que en el caso de Guanajuato, el cambio fue por candidatos. El equipo josefinista ayudó a que ganara el candidato del gobernador Juan Manuel Oliva, Miguel Márquez, a cambio de los votos para la hoy virtual candidata.


En Coahuila la operación contra Cordero puede llamarse “fuego amigo”, ya que corrió a cargo del senador Guillermo Anaya, quien consiguió una diferencia de 5 mil votos para Vázquez Mota.


Llama la atención la copiosa votación en las internas en un estado donde no se instalaron casillas en el municipio de Hidalgo porque no se cuenta con militantes del blanquiazul y el partido fue arrasado en las elecciones para gobernador de julio pasado, donde obtuvo 26 por ciento de los votos por 61 por ciento del PRI.


En Jalisco, donde Emilio González mantiene una confrontación con el exmandatario Francisco Ramírez Acuña, coordinador de los diputados panistas, la balanza se inclinó claramente hacia el segundo, con lo que se consumó la derrota para Cordero en los frentes en los que había confiado.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas