Acusación de plagio le cuesta el puesto a Sealtiel Alatriste


Deja la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM


Reconoce que la falta de la que se le acusa es cierta, pero niega que sea la parte sustantiva de su obra


Jorge Cisneros M. /24 Horas


Sealtiel Alatriste dejó su cargo como coordinador de Difusión Cultural de la UNAM tras ser acusado de plagiar textos de diferentes autores y sitios de internet, pero hizo saber a sus colaboradores que la separación del puesto es temporal para que su caso sea revisado en forma objetiva.


En una carta que hizo llegar a los medios, Alatriste se dijo atacado en diferentes medios por utilizar párrafos de diversas fuentes en artículos escritos hace años a los que definió como “una parte ínfima” de su obra.


“No voy a negar que la falta que se me atribuye sea cierta. Niego sin embargo que éstos, mis artículos, sean producto de un plagio, lo sustancial de ellos parte de ideas y recuerdos propios, con un estilo personal que se puede rastrear en toda mi obra, y si en los casos señalados refieren algo ya escrito, investigado o conocido, no constituyen la médula de mi argumentación.”


Aunque al presentar sus obras Geografía de la ilusión y Ensayo sobre la ilusión, por las que recibió el premio Xavier Villaurrutia, que representa una recompensa de 200 mil pesos, en un recinto propiedad de la UNAM, el 7 de febrero pasado, reivindicó su estilo. “Mi poética”, la llamó.


Está consistente de usar párrafos enteros de otros autores sin citarlos y en su carta dice que su falta “se limita a no haber entrecomillado o citado la fuente”, pero asegura que esta conducta está permitida por el sistema universal de Derechos de Autor cuando se realiza fuera del campo de la educación o la investigación científica.


El uso de estos fragmentos, dijo en aquella ocasión, es una especie de cita literaria al cuadrado; ayer, por el contrario, se disculpó por hacerlo.


Muchas de las críticas a los plagios del escritor, y que se le hubiera premiado pese a esas faltas, señalaron que era inaceptable que un funcionario de la UNAM tuviera antecedentes de firmar como propios textos que no eran de su autoría.


“Sin embargo, no pretendo justificar, ni disculpo lo hecho, al contrario, me disculpo con quien pudiera sentirse ofendido con ello, pero sí creo necesario acotar mi error, pues no medré con esos párrafos, ni me adjudiqué el mérito de algún descubrimiento excepcional, ni los presenté en ninguna instancia académica, y nada tienen que ver con ningún libro que me hubiese hecho merecedor a cualquier premio.”


En su párrafo final, la carta indica que con su explicación fija la posición que se le ha pedido desde que estalló el escándalo y por eso pidió al rector de la UNAM, José Narro, “la separación de mi cargo para que se mesuren en su exacta dimensión, las faltas que pude cometer en el pasado y reivindicar mi obra literaria y mi trabajo como editor y funcionario de la cultura”.


Las críticas ya habían rebasado a Alatriste para trasladarse a Narro. El lunes pasado, tras acudir a un acto conmemorativo por el aniversario de la Escuela Nacional Preparatoria, se le preguntó al rector por el caso pero rehusó contestar.


Tras conocerse la salida del funcionario en las redes sociales continuó la petición para que se le retire el premio Villaurrutia. Dos fechas fatales, que involucran a la UNAM y al Instituto Nacional de Bellas Artes, precipitaron la decisión ya que el 22 de febrero próximo Alatriste debía inaugurar la Feria del Libro de Minería, y el 31 de marzo tendría que acudir, en medio de las críticas y burlas, a recibir un premio llamado “de escritores para escritores” dotado con 200 mil pesos.


De acuerdo con fuentes consultadas por 24 HORAS, autoridades del INBA, cuya Coordinación Nacional de Literatura se encarga de entregar el premio, discutían qué postura tomar ante el escenario de que un galardón de prestigio vaya a entregarse a un autor sumido en el escándalo.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas