La noche triste de Mondragón y el PAN


El dirigente del albiazul tuvo que salir a dar la cara por la debacle de su partido. Ninguno de los candidatos perdedores lo acompañó


El líder panista le endosó la derrota de su partido en Puebla al gobernador Rafael Moreno Valle y al alcalde Eduardo Rivera Pérez, pues dijo que la caída en las urnas fue por errores de partido y de gobierno


Xóchitl Rangel


En su “noche triste”, Juan Carlos Mondragón Quintana endosó la derrota del PAN en Puebla al gobernador Rafael Moreno Valle y al edil Eduardo Rivera Pérez, pues afirmó que el fracaso electoral es producto de los errores del albiazul como partido y gobierno.


A diferencia de lo ocurrido hace dos años, cuando le tocó festejar la llegada de un gobernador panista a través de Compromiso por Puebla, Mondragón lució desolado pues ni Javier Lozano Alarcón ni Augusta Díaz de Rivera salieron a dar algún resultado al erigirse como los grandes perdedores de la jornada.


Las ruinas de la elección obligaron al dirigente a reconocer los yerros de las administraciones panistas, los mismos que eran evidentes y que su soberbia no le permitía ver.


Pero el momento de desesperación profunda ocurrió cuando se comprometió a resucitar de entre los vestigios al partido para asegurar futuras elecciones. Con la bofetada del inevitable desplome panista, que arrebató al partido la Presidencia de la República así como varias diputaciones y senadurías, Mondragón reunió la dignidad que le quedaba para enfrentarse a la escena pública.


Salió ante los medios de comunicación para admitir obviedades y se reconoció vulnerable a las preguntas de la prensa al grado que prefirió evitarlas.


Para maquillar la tragedia, el partido llamó a un reducido grupo de jóvenes que echaban deslucidas porras para Acción Nacional, y que no lograban desdibujar la decepción en los rostros de Juan Carlos Espina, Rafael von Raesfeld y Ana María Jiménez -los únicos diputados locales ligados al Yunque- que respaldaron a su líder en el momento más complicado.


En medio de tropiezos al hablar y con una mirada francamente cansada, no sólo por el trabajo proselitista de 90 días sino por el golpe de una estructura desquebrajada, lanzó un discurso fuerte con el que pidió la reivindicación del panismo.


“No tengo la menor duda de que el PAN debe repensarse, debe recuperar sus orígenes ciudadanos y su congruencia en el poder, el PAN necesita reagruparse para seguir construyendo un México próspero. Convoco a los panistas que entremos en un proceso de profunda reflexión. Corregiremos lo que hemos hecho mal como partido así como lo que hemos hecho mal como gobierno”, lanzó en medio del silencioso salón que acondicionaron como búnker y que permaneció en el abandono durante toda la jornada ante la ausencia de celebraciones.


Dando espaldarazo a su candidata Josefina Vázquez Mota, repitió algunas ideas como que la tendencia no fue favorable y que a partir de esta transición en el poder, Acción Nacional será una oposición responsable como alguna vez lo fue.


Advirtió que el albiazul vigilará que no regresen los pactos con el crimen organizado y que las finanzas nacionales se manejen de manera responsable, pero al tiempo de su postura semicrítica se rindió ante el priista Enrique Peña Nieto y manifestó su apoyo hacia el próximo inquilino de Los Pinos.


Abandona el barco hundido


Germán Tena, delegado político del PAN -con un rostro más de vergüenza que de tristeza-, aseguró que aún existen esperanzas de recuperar algunas diputaciones federales mediante el proceso de impugnación, aunque reservó el número y lugares que tendrían esta posibilidad.


Defendió la ausencia de los candidatos, tanto a diputados federales como al Senado, bajo el argumento de que la dirigencia estatal era la responsable de hablar sobre los resultados y nadie más.


Durante una entrevista que concedió muy a regañadientes, reconoció las debilidades en la plaza de Puebla, como las pugnas internas que el propio Mondragón mencionó en su discurso, pero descartó un divorcio entre el grupo morenovallista y el Yunque.


“Diferencias internas hay en todos los estados, no sólo es aquí, pero yo no vi esa ruptura (Moreno Valle-PAN)”, comentó.


A manera de despedida, Tena agradeció el recibimiento de Puebla y anunció que se irá de la capital tras la estela de fracaso que dejó con los nimios resultados electorales.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas