Moreno Valle, el gran ganador del 1 de Julio


El triunfo tocó a los candidatos del PRI y PAN. Además de impedir el triunfo de AMLO en el estado


La ola morenovallista también rozó a Nueva Alianza, pues superó las expectativas y casi alcanzó la meta de 200 mil votos, fijada para asegurar el registro legal del partido magisterial


Xóchitl Rangel


Rafael Moreno Valle cumplió con los objetivos que se fijó desde el inicio de la campaña electoral y sacó adelante a toda su “familia” que incrustó entre el PRI y el PAN. Además, pudo contener la “ola amarilla” que invadió Puebla para impedir un triunfo arrollador de Andrés Manuel López Obrador y a los candidatos de izquierda que, según encuestas de Mas Data, el CISO y La Jornada de Oriente se perfilaban para arrasar.


Por si fuera poco, Nueva Alianza superó las expectativas y casi alcanzó la meta de 200 mil votos fijada para asegurar el registro legal del partido magisterial.


Aunque las encuestas colocaban al progresista Andrés Manuel López Obrador casi por 5 puntos a nivel estatal, las cifras del PREP con 99.83 por ciento de las casillas computadas, señalan que la diferencia se redujo apenas a menos de 1 punto porcentual y con 11 casillas por contabilizar, los operadores tricolor aseguran que el ganador de la contienda presidencial también se llevará Puebla.


El exsecretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, uno de los objetivos prioritarios de la familia morenovallista, logró colarse al final al Senado de la República como primera minoría.


Lozano consiguió un total de 696 mil 884 votos que representan el 28.45 por ciento del total, frente a los 857 mil 318 que logró la exalcaldesa Blanca Alcalá Ruiz que consiguió 35.18 por ciento de la preferencia, cifra que superó por 11 mil votos a su propio candidato presidencial Enrique Peña.


El panista logró superar a Manuel Bartlett aun cuando éste acaparó un 27.63 por ciento de votos. La diferencia fue de solo 20 mil 92 votos, .83 por ciento, pero suficientes para que alcanzara un escaño.


Lozano arrasó en los cuatro distritos electorales de la capital y el área metropolitana donde reunió más de 308 mil sufragios, de ellos 55 mil 961 en el VI, 58 mil 911 en el IX, 68 mil 930 en el XI y 64 mil 171 en el XII, además de 62 mil 242 más en el X con cabecera en San Pedro Cholula.


Asimismo, el morenovallismo aseguró los cuatro distritos de la capital: en el XII Néstor Gordillo se erigió triunfador con más de 58 mil votos que representaron el 32.02 por ciento de la elección y derrotó a la perredista Gabriela Viveros que reunió 55 mil votos equivalentes al 30.47 por ciento, ambos dejaron atrás al priista Pablo Fernández del Campo, quien sólo consiguió 48 mil sufragios, es decir, 26 por ciento de la preferencia.


En el distrito IX, Blanca Jiménez Castillo venció al perredista Abelardo Cuéllar apenas por 2.6 puntos porcentuales, la primera consiguió 59 mil 536 votos (34.32 por ciento) y el segundo 54 mil 949 votos (31.68 por ciento).


En el XI, Marisa Ortiz arrastró con 66 mil 292 votos, alrededor del 36 por ciento, a su adversario perredista Fernando Bravo que logró 52 mil votos y dejó hasta el tercer lugar a Nancy de la Sierra del PRI con 48 mil votos.


Mientras que en el distrito VI, Enrique Doger Guerrero derrotó al panista Enrique Guevara Montiel, pese a su estrecha amistad con el alcalde Eduardo Rivera que lo favoreció utilizando incluso el aparato municipal. En este caso, el priista consiguió 54 mil 666 votos (30.79 por ciento) rebasando a Mario Chapital que reunió 53 mil 723 votos frente a los 51 mil que consiguió “El Huevo” Guevara.


En el interior del estado, el partido morenovallista aseguró un lugar en San Lázaro a sus más allegados como los priistas José Luis Márquez en Zacatlán que logró 65 mil votos, Guadalupe Vargas en Huauchinango con 65 mil, Jesús Morales en Tepeaca con 46 mil, Lisandro Campos en Ajalpan con 48 mil y Filiberto Guevara en Izúcar de Matamoros con 51 mil. Además del panista Julio Lorenzini por San Pedro Cholula que obtuvo 65 mil.


En el caso de Nueva Alianza, los candidatos a diputados federales que más aportaron al crecimiento de esta organización política fueron los dirigentes sindicales Eric Lara con 13.4 por ciento de preferencias y Cirilo Salas con 12.8 por ciento, en los distritos VII de Tepeaca y XVI de Ajalpan, respectivamente.


Sólo dos morenovallistas quedaron fuera: el panista Edgar Antonio Vázquez quien perdió el distrito III de Teziutlán con 34.59 por ciento de votos frente al priista Víctor Emanuel Díaz Palacios que logró el 36.36 por ciento, pero trascendió que se impugnará con todos los recursos legales. Mientras que Inés Saturnino Ponce acumuló apenas 27.46 por ciento de preferencias con 35 mil votos, frente a su adversaria priista Ana Isabel Allende que sumó el 33.3 por ciento de votos en Sesma, a éste le fue retirado el apoyo por diversos escándalos que protagonizó en Tecamachalco y que fueron denunciados por el periodista Jesús Ramos.


La estrategia electoral revirtió la prematura victoria que “ya cantaban” los candidatos de izquierda en diversas demarcaciones, pues aunque el arrastre del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador superó los 852 mil votos, sus abanderados a diputados se rezagaron por más de 176 mil y los del Senado por más de 200 mil.


En abril, tres meses antes de la elección, el columnista Arturo Rueda adelantó que a diferencia de procesos anteriores, en el que el ocupante de Casa Puebla se encontraba comprometido con la estructura partidaria que lo llevó al poder, en 2012 el gobernador buscaría la consolidación del partido morenovallista: un conjunto de hombres y mujeres identificados con su corriente http://www.quintacolumna.com.mx/columnas/tiempos/2012/abril/colum-tiempos-100412.php


Pese al cerrado y competido proceso, las tácticas electorales previstas lograron su cometido, pues el mandatario tiene puentes de comunicación con todos los partidos políticos a fin de sacar adelante proyectos para el estado desde el Congreso de la Unión.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas