PAN lleva al Congreso iniciativa ultraderechista


Sin el aval de Casa Aguayo ni el consenso con las demás fracciones, presenta propuesta de Ley para la Protección de los Derechos de las Familias


En el proyecto, presentado por la diputada Myriam Galindo, se pretende limitar la definición de familia como “la unidad doméstica básica originada del vínculo efectivo entre un hombre y una mujer”


Luz Elena Sánchez


El Yunque llevó su enfrentamiento con el morenovallismo al Congreso local, presentando una iniciativa de ley de carácter ultraderechista sobre la familia, que no fue consensada en Casa Aguayo ni con la fracción del PRI.


La fracción del PAN, a través de la diputada Myriam Galindo Petriz, presentó ante el Pleno su propuesta denominada “Ley para la Protección de los Derechos de la Familia”, en la que se pretende definir a la familia solamente como “la unidad doméstica básica originada del vínculo efectivo entre un hombre y una mujer (…)”.


La iniciativa es producto del dirigente estatal de Acción Nacional, Juan Carlos Mondragón, quien puso en un brete a Mario Riestra Piña, pues a petición de su líder debió pasarla al Pleno, aunque “en corto” la descalifica y ha señalado que carece de consenso, incluso entre los propios integrantes de la fracción.


Fuentes consultadas por CAMBIO señalaron que la iniciativa yunquista no fue consensada en Casa Aguayo ni con las demás fracciones parlamentarias, por lo que no tiene el aval para ser aprobada y se quedará en la citada comisión.


Además, la iniciativa de la “Ley para la Protección de los Derechos de la Familia” contraviene a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como a la del estado de Puebla, pues en ninguna de las legislaciones se limita la figura de la familia a la conformada por un hombre y una mujer.


En la Constitución del Estado de Puebla, específicamente en el artículo 26 de su capítulo V, se cita que “el Estado reconoce a la familia como una institución fundamental que constituye una unidad política social que promueve la enseñanza y transmisión de los valores culturales, éticos y sociales necesarios para el desarrollo de las personas que lo conforman”.


La ley, presentada en la sesión ordinaria del Congreso, dejó fuera a los núcleos familiares formados por parejas homosexuales así como a las sociedades de convivencia.


Dicha legislación tiene como fin establecer los lineamientos generales para la realización de actividades que fortalezcan a la familia como institución básica de la sociedad, y así garantizar el fomento de los valores sociales culturales, morales y cívicos en el seno familiar, así como la integración y convivencia armónica entre sus miembros.


En los considerandos de la ley, los panistas también establecen que “la familia sustituye, más que una unidad jurídica, social y económico, una comunidad de amor y de solidaridad, insustituible para la enseñanza y transmisión de los valores culturales, éticos, sociales, espirituales y religiosos esenciales para el desarrollo y bienestar de sus miembros y de la sociedad”, concepto que resulta una copia íntegra de la “Carta de los Derechos de la Familia” en el preámbulo E, emitida por el Estado Vaticano el 22 de agosto de 1983, bajo el papado de Juan Pablo II.


Del mismo modo, retoma temas de la promoción antiaborto, pues en su artículo 11 establece que se debe respetar y proteger la vida humana desde el momento de la concepción, mientras que en el 19, en su fracción IV, se señala que se dará orientación especial para que en caso de embarazos no deseados, la mujer sea encaminada a proteger los derechos “del producto en los términos de la presente Ley”.


Además, señala que estos programas de orientación deberán de ocuparse de buscar posibles adoptantes para los menores, si la madre renuncia a sus derechos de familia. En este caso, el infante sería puesto de inmediato a disposición de la Procuraduría de la Defensa del Menor, la Mujer y la Familia.


Por otra parte, la ley asegura que los padres tienen la obligación y la libertad de decidir sobre la educación de sus hijos, en particular para “responsabilizarse de su formación moral, cívica y religiosa”.


Cabe mencionar que la iniciativa se turnó a comisiones unidas de Gobernación y de la Familia.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas