Concluye PGJ caso Agnes


Existen 160 elementos de prueba suficientes para consignar a los asesinos de la activista


Destacan: declaraciones rendidas ante el Agente del Ministerio Público, fe ministeriales, informes de la Policía Ministerial, un cateo, redes de vínculos telefónicos, dictámenes periciales y diligencias de reconocimiento de indicios


Gerardo Ruiz


La Procuraduría General de Justicia concluyó las líneas de investigación del caso Agnes Torres y detalló los 160 elementos de prueba con los que cuenta para consignar por robo y homicidio calificado a Luis Fernando Bueno Mazzocco, Agustín Flores Zechinelli, Marco Antonio Berra Especia y un menor de edad que su nombre no fue revelado.


Con motivo del homicidio de Agnes Torres Hernández, se desahogaron más de 160 elementos de prueba, entre los que destacan: declaraciones rendidas ante el Agente del Ministerio Público, fe ministeriales, informes de la Policía Ministerial, un cateo, redes de vínculos telefónicos, dictámenes periciales y diligencias de reconocimiento de indicios.


De las declaraciones ministeriales rendidas por las amistades más cercanas de la activista, se pudo establecer cuatro puntos de relevancia: una nueva relación sentimental con Jorge Flores Zechinelli, vínculos con un grupo de jóvenes con residencia en Chipilo, propiciada por la nueva relación sentimental y quienes conocían su condición de género, de una supuesta fiesta a celebrarse la noche del 9 de marzo en Chipilo y la asistencia de Agnes a ese supuesto evento.


Sobre las inspecciones realizadas por el Agente del Ministerio Público se destacan:


La inspección ministerial en el lugar del hallazgo del cuerpo sin vida de Agnes Torres, en una Barranca ubicada en San Jerónimo Coyula, Municipio de Atlixco. Ahí se encontró una cinta canela con la que se amarraron las manos, se logró recabar a través de un perito en dactiloscopia dos fragmentos de huellas digitales útiles, coincidiendo con la huella dactilar de Marco Antonio Berra Especia.


El cateo al rancho en el cual laboraban Agustín y Jorge Flores Zechinelli, ubicado en carretera federal a Atlixco, km. 14, de San Gregorio Atzompa, San Andrés Cholula. Ahí se encontró el cuchillo con el que privaron de la vida a Agnes y cordones con las mismas características al que se encontró en el lugar del hallazgo del cuerpo.


Además, derivado de las investigaciones realizadas por la Policía Ministerial adscrita a la Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto (DGDADAI), se logró establecer la ubicación de la gasolinera en la cual los probables responsables, compraron la gasolina para incendiar el auto.


Del análisis de la geo-localización de radio utilizada por el teléfono celular de Torres, el 9 de marzo de 2012, se puede establecer que en el trayecto a la supuesta fiesta, se comunicó en repetidas ocasiones con Yanira Avendaño Noyola y Jorge Flores Zechinelli.


Del tráfico de llamadas de Yanira Avendaño Noyola y Jorge Flores Zechinelli, posterior al día del asesinato, se puede establecer una relación estrecha entre: Yanira Avendaño Noyola y Jorge Flores Zechinelli, Luis Fernando Bueno Mazzocco, Agustín Flores Zechinelli, Marco Antonio Berra Especia Anahí Noyola Baltazar y Félix Aly Noyola Rodríguez.


Del mismo análisis, se puede establecer que el 14 de marzo de 2012, tanto Jorge Flores Zechinelli como Luis Fernando Bueno Mazzocco se trasladaron a la Ciudad de Mérida Yucatán, después de la muerte.


Se puntualizó, que desde dicha entidad, mantuvieron constante comunicación con Yanira Avendaño Noyola, a través del teléfono celular de Anahí Noyola Baltazar y con Agustín Flores Zechinelli.


Es así como la Procuraduría General de Justicia del Estado, a través de la Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto, dió fin a las líneas de investigación, esclareciendo en su totalidad, el Homicidio de Agnes Torres.


No se violaron los derechos de las novias de chipileños


Gerardo Ruiz


La Procuraduría General de Justicia del estado nuevamente negó los posibles atropellos, tortura o violación a los derechos humanos de Yanira Rosario Avendaño Noyola, Anahí Margarita Noyola Baltazar y Aly Noyola Rodríguez.


Fernando Rosales Solís, titular de la Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto (DGDADAI), al finalizar la presentación de la investigación del caso de Agnes Torres señaló que existieron cuatro dictámenes médicos en el Ministerio Público a las tres mujeres, dos antes de su declaración y dos después, que avalan la condición de las implicadas durante su aseguramiento y posterior a su liberación, descartando abuso alguno.


Rosales Solís para finalizar apuntó que hubo una petición por parte de la Comisión Estatal de Derechos Humanos del estado de Puebla solicitó esclarecer el caso, por lo que se mandó una contestación inmediata.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas