5 de mayo: la batalla será sólo un videohome


Si se le compara con otras cintas de época e históricas que se han producido en los últimos años como Hidalgo y Zapata, su presupuesto es muy pobre


La filmación de la película sobre la gesta heroica poblana enfrenta, además de la limitante presupuestal, muy poco tiempo para su producción ya que debe estrenarse en diciembre de este año


Yonadab Cabrera Cruz


Comparada con otras producciones fílmicas de corte histórico del cine mexicano como Hidalgo y Zapata, 5 de mayo: la batalla” no será más que un videohome dado su pobre presupuesto, aunado a la premura con la que se pretende realizar. Mientras esas cintas costaron 87 millones de pesos y 57 millones de pesos respectivamente, la película financiada por el gobierno morenovallista erogará apenas 30 millones.


Zapata, la película protagonizada por Alejandro Fernández y Lucero tuvo un costó 7 millones de dólares, usó más de 60 actores, 3 mil extras y 150 caballos, además se filmó en nueve meses. Mientras tanto, la producción de Hidalgo Moliere ascendió a 4.5 millones de dólares, es decir 57 millones de pesos y tuvo diferentes locaciones en Morelia, Michoacán, San Luis Potosí, la ciudad de México y Guanajuato, los protagonistas fueron Demian Bichir y Ana de la Reguera.


Otra película que tuvo una producción ostentosa fue El atentado, en la ciudad de Puebla se realizaron algunas locaciones de este filme y se invirtieron 77 millones de pesos; se usaron 2 mil 750 extras, de los cuales 600 fueron poblanos y el 60 por ciento de la inversión corresponde a recursos públicos, los protagonistas de la historia fueron José María Yazpik, Irene Azuela y Julio Bracho.


Además, el gobierno marinista se caracterizó por invertir en la filmación de distintas películas, con el objetivo de promocionar a la entidad a nivel nacional e internacional. La cinta basada en la novela de la escritora poblana Ángeles Mastretta, Arráncame la vida, tuvo un costo de 6.5 millones de dólares, de los cuales el gobierno de Mario Marín Torres invirtió 14, las locaciones fueron en la ciudad de Puebla, Cholula y el Distrito Federal.


Pero además el gobierno marinista a través del extitular de la Secretaría de Finanzas, Gerardo Pérez Salazar, malgastó más de 2.5 millones de dólares -aproximadamente 33 millones de pesos- para producir la cinta animada Nikté, cuya trama no tiene que ver con Puebla.


Por si fuera poco, la cinta de animación La Nahuala tuvo un costo de 9 millones de pesos, de los cuales el gobierno estatal apenas pudo recuperar una mínima parte de la inversión, luego de que fracasó en taquilla.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas