Bartlett, el villano favorito de la izquierda


Who is who?


En 1988 se le atribuyó la famosa caída del sistema y el fraude electoral que llevó a Carlos Salinas a la Presidencia. Pero ahora, Andrés Manuel López Obrador lo redime por su lucha nacionalista


Yonadab Cabrera Cruz


Andrés Manuel López Obrador se erigió como el juzgador histórico de Manuel Bartlett Díaz y lo indultó por sus pecados como persona y político, pero los izquierdistas no se explican cómo es que el autor del fraude electoral de 1988 ahora se erige como uno de los suyos.


Para López Obrador la historia de Manuel Bartlett inicia cuando en el Senado de la República emprende una defensa férrea del petróleo y se niega a darle más poder a las televisoras nacionales a través de la Ley Televisa, para el presidenciable de la izquierda la historia del exsecretario de Gobernación empieza con las críticas hacia los regímenes panistas, las críticas en contra del partido al que por muchos años presumió pertenecer.


La realidad es que Andrés Manuel López Obrador prefiere mantener en misterio “los cadáveres que guarda en el clóset” Bartlett Díaz y olvidar esos pecados, a pesar de que intelectuales así como personas de la izquierda han mantenido una lucha permanente contra el exgobernador poblano y a lo largo de la historia han pugnado porque se les haga justicia.


Como exsecretario de Gobernación en el sexenio de Miguel de la Madrid, a Bartlett Díaz lo acusan de la muerte del periodista Manuel Buendía, el 30 de mayo de 1984, pues tenía información sobre los políticos, funcionarios públicos y mandos policiacos vinculados con el narcotráfico.


También se le atribuye la muerte del agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar, cuando en 1985 continuó con la línea de investigación de Manuel Buendía, el asesinato del agente de la DEA provocó que Estados Unidos empezara a presionar al gobierno mexicano para esclarecer el crimen de su empleado, así como los vínculos de los políticos con los grupos de narcotraficantes.


Esas presiones orillaron al entonces secretario de Gobernación a destituir al director de Policía Política, José Antonio Zorrilla Pérez, e impidió que fuera postulado como candidato a diputado local en el estado de Hidalgo, posteriormente el gobierno de Carlos Salinas de Gortari encarceló a Zorrilla Pérez por el homicidio del periodista.


En materia electoral y política, Bartlett Díaz también realizó como secretario de Gobernación dos crímenes que han marcado la historia de México, en 1986 fue el autor del fraude electoral en Chihuahua -el fraude patriótico-, donde una de sus operadoras fue nada más y nada menos que Elba Esther Gordillo, incluso, hay quienes dicen que él creó a la lideresa vitalicia del SNTE.


Juntos impidieron que el panista Francisco Barrio Terrazas se levantara con la victoria para fraguar la victoria de Fernando Baeza; otro de los que participaron en el fraude patriótico fue Manuel Camacho Solís, esa situación ocasionó que diversos intelectuales como Carlos Monsiváis, Octavio Paz, Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín exigieran la anulación de las elecciones.


Las elecciones de Chihuahua marcaron el camino para que en 1988 se cometiera el mayor fraude electoral en la historia del país, incluso se recuerda a Manuel Bartlett como el autor de la “caída del sistema”, pues con ese argumento se fraguó la victoria de Carlos Salinas de Gortari sobre Cuauhtémoc Cárdenas y ordenó que no se dieran a conocer los primeros resultados de aquella jornada electoral.


Pero además el modelo económico que hoy crítica el exgobernador poblano, fue el mismo que se implementó cuando fue secretario de Gobernación -el neoliberalismo- durante ese periodo no manifestó alguna posición en contra de la privatización del 34 por ciento de la banca, se comenzó a particularizar el sector paraestatal, se reformó el 28 Constitucional para disminuir el papel económico y social del Estado, además de que se consolidó el grupo neoliberal de Carlos Salinas.


Posteriormente, Manuel Bartlett fue nombrado secretario de Educación en la era salinista, pese a que se dijo estar en contra siempre de las decisiones de Salinas de Gortari y posteriormente le regaló la gubernatura del estado de Puebla en el periodo 1993-1999, luego buscó la candidatura para la Presidencia de la República pero perdió la interna contra Francisco Labastida.


Y Bartlett Díaz fue ungido como senador de la República. Ya en ese periodo el exgobernador poblano empezó a cambiar sus posturas, a criticar lo que antes defendía y los regímenes para los cuales trabajó.


Como senador, Bartlett Díaz encabezó los trabajos para impedir que se realizara la privatización del sector energético, en especial de la producción de petróleo, incluso durante ese contexto empezó a tener acercamientos con Andrés Manuel López Obrador, pues coincidieron con la defensa del petróleo y se manifestó en contra de expandir el poder de las televisoras nacionales a través de la Ley Televisa.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas