“Los empresarios nos equivocamos con Marín”


Reconoce Francisco Rodríguez Álvarez en entrevista con CAMBIO


El hoy líder del CCE señala que no caerán en el mismo error con el gobierno morenovallista: “vamos a ser críticos, propositivos, pero también se tiene que divergir y ser claro en ciertos señalamientos, porque si no se le hace daño al estado”


Arturo Rueda / Osvaldo Macuil Rojas


También los empresarios lloran el papel que desempeñaron en el gobierno marinista. Sincero, el nuevo presidente del Consejo Coordinador Empresarial profiere un “nos equivocamos al participar en el Fideicomiso del ISN”. Francisco Rodríguez Álvarez, el nuevo líder del sector, define por ello los parámetros de su relación con el gobierno morenovallista: “vamos a ser críticos, propositivos, pero también se tiene que divergir y ser claro en ciertos señalamientos porque si no se le hace daño al estado”.


Una nueva generación toma por asalto a los tradicionales organismos empresariales. El buque insignia de ese nuevo grupo es Rodríguez Álvarez, quien tras su paso por Coparmex y la asociación Actívate por Puebla, ganó legitimidad entre propios y extraños.


En entrevista exclusiva para CAMBIO, el nuevo líder reflexiona sobre el papel desempeñado por los empresarios en los últimos años y su poca influencia en la vida pública y productiva de Puebla. Sorprende la autocrítica “ha sido una discusión, si esto fue culpa o influyó en esto la autoridad no generando las condiciones de competitividad en la entidad para que el empresario se pudiera desarrollar o una falta de visión y de ánimo del propio empresariado. Ambos tuvimos culpa en ello”.


Franco, como es conocido popularmente, defiende a su gremio: “los empresarios poblanos sí tienen capacidad para atender las grandes obras y licitaciones del gobierno estatal, y por ello embiste a quienes en el sexenio marinista se hicieron pasar por grandes empresarios o constructores cuando en realidad eran prestanombres de personajes poderosos. “Hemos insistido ante la Contraloría en que se haga esa distinción, de quién a fin de cuentas sacó el trabajo, con precios reducidos, porque quien se llevó la parte jugosa no fueron ellos”.


El Consejo Coordinador Empresarial avala los gastos para las fiestas del 5 de mayo “siempre que se trate de una promoción para Puebla y no personal” y pone como ejemplo de la nueva relación con el gobierno el tema de la transparencia cuando colocaron una piedra en el Congreso como protesta simbólica. “Sin la nueva ley no habríamos avalado nada”.


El nuevo empresariado tiene posturas firmes, por ejemplo, ante la ola de violencia e inseguridad que vive la capital. Y no exonera a nadie: “escuchamos que hay una serie de coordinación, pero en los hechos por lo menos hasta hoy, no se ha visto reflejado en la eficacia de esta coordinación”.


Arturo Rueda (AR): El sector empresarial ha recuperado una voz independiente, una incidencia en la agenda pública que llegó a perder en los últimos años dada la cercanía y la convivencia de algunos empresarios con el régimen de Mario Marín. ¿Cómo ven los propios empresarios su relación con el gobierno en este momento?


Francisco Rodríguez Álvarez (FRA): No tiene ningún sentido que participemos en organismos intermedios si realmente nuestro quehacer político-empresarial no impacta en la realidad de nuestra entidad y para ello se requiere ser crítico, ser propositivos, reconocer los avances que allá. Pero también se tiene que diverger y ser claro en ciertos señalamientos, y nada le hace más daño a la entidad y al país que omitir cuando algo no está bien y también ser mezquinos con lo que consideramos aplaudir.


AR: ¿Cómo se ha transformado el papel del empresario desde su papel productivo? Es decir, qué ha pasado en los últimos años, a tal grado que Puebla no tiene empresas que participen en la Bolsa Mexicana de Valores, el PIB de Puebla no corresponde al tamaño de la entidad en términos demográficos.


FRA: Ha sido una discusión que al interior del sector empresarial hemos tenido en diferentes ocasiones y ha sido interminables en torno a sí en esto fue culpa o influyó en esto la autoridad no generando las condiciones de competitividad en la entidad para que el empresario se pudiera desarrollar o una falta de visión y de ánimo del propio empresariado. Ambos tuvimos culpa en ello. Pero debemos ser honestos y reconocer que hoy por hoy es una realidad que no podemos negar la globalización, que no deja fuera a la realidad de los poblanos, por lo tanto los empresarios poblanos que subsisten y que atienden un mercado local o nacional -en esta realidad de apertura de globalización- nos da la oportunidad de atender cualquier mercado a nivel mundial.


Osvaldo Macuil Rojas: El propio gobierno del estado ha reconocido que, si bien las empresas poblanas tienen los mayores volúmenes de las compras o de la obra pública, ante grandes distribuidores o grandes constructoras, ellos se llevan los grandes montos. ¿Cómo lograr volver a tener esa imagen de competitividad ante el propio gobierno poblano?


FRA: Las empresas poblanas están atendiendo un mercado, sea poblano o nacional, tienen la capacidad de atender cualquier mercado y por lo tanto son competitivas. A lo mejor por volumen o por tamaño y por los hechos que se dieron, sobre todo en las obras, donde se satanizó mucho al sector constructor en el sexenio pasado, se debe definir entre los seudoconstructores que fueron cómplices de esta realidad, de los constructores que sacaron la chamba, que hicieron el trabajo, que son empresas de generaciones.


AR: Pareciera que hay empresarios empresarios y constructores constructores, pero que también se creó una clase en el sexenio anterior, los seudoempresarios y los seudoconstructores, que formaban parte de prácticas nocivas que iban desde el prestanombres hasta el incumplimiento en los proyectos. ¿Cómo sanear al sector empresarial y descubrir a los que sí son de los que no son?



FRA: Hemos insistido ante la Contraloría que se haga esa distinción, de quién a fin de cuentas sacó el trabajo, con precios reducidos, porque quien se llevó la parte jugosa no fueron ellos. Creo que se está haciendo un esfuerzo de verificar, quien pese a ello cumplió como subcontratista, pero lo hizo. Hoy vemos que se está dando espacio a estos empresarios, con trayectorias reconocidas.


AR: ¿Por qué los organismos empresariales, tomaron la decisión polémica de participar en este consejo (CDICS) que manejaba supuestamente el Impuesto Sobre la Nómina y del que salieron proyectos disparatados que no beneficiaron en nada a la entidad?


FRA: En su momento lo planteado de poder sugerir y opinar en ciertos proyectos que trajeran beneficio, sobre todo, mejorar la competitividad de la entidad, en la teoría sonaba atractivo, incluso ante la critica había una oportunidad de proponer. La realidad que en los hechos estuvo muy lejos de esta promesa inicial y creo que si cometimos el error de no señalarlo a tiempo, de no criticarlo, de no retirarnos a tiempo de este consejo. La crítica en los últimos meses era que si no había audiencias del consejo, no había mecanismo de transparencia.


AR: El gobernador Rafael Moreno Valle ha sido enfático en decir que requieren hacer una gran inversión para recuperar la imagen de Puebla a nivel nacional, una imagen que quedó dañada, maltrecha, corrupta y con ese motivo se hace una gran inversión de las fiestas del 5 de mayo y se hace una inversión en el primer informe para decir que en Puebla hay cosas diferentes. ¿Coincides con este diagnóstico?


FRA: Todo lo que sea promoción para la entidad es positivo. Sí se necesitan hacer esfuerzos serios, sí están cambiando las cosas y vale la pena comunicarlas. Pero también es cierto, que debemos tener cuidado en no caer en los excesos de promoción de lo particular o personal. Creo que esta visión de comunicación debía ser paralela, debía quedar claro que en Puebla sí están cambiando las cosas y que el gobernador Rafael Moreno Valle es quien está cambiando la realidad, pero creo que, una vez que todos lo ubicamos debemos seguir propiciando comunicar y promocionar más el estado y por una ecuación lógica habrá beneficios para el mandatario estatal. Lamentó mucho y creo que sí caímos en el exceso y que hay críticas que puedan limitarlo a seguir haciendo en el futuro, porque debimos bajar la imagen personal antes y continuando con la del estado y nadie hubiera visto malo esto.


AR: La Secretaría de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico tiene un presupuesto de 108 millones de pesos, ¿crees que ayuda más a la economía de Puebla meterle estos recursos a la dependencia, que más de mil 400 millones de pesos a una fiesta?



FRA: Hemos insistido en que es pobre el presupuesto de la secretaría, pero no sólo es pobre, sino que la fuerza de la secretaría no tiene visión transversal, porque Desarrollo Económico es turismo, es generar mayor competitividad con las obras, todo termina impactando, pero no hemos sido capaces de comunicarlo ni se tiene la lógica de un plan de mediano y largo plazo de desarrollo económico. En el tema de la inversión de mil 400 millones de pesos, no es exclusiva del gobierno del estado, pues es una fiesta nacional, pero tendremos que hacer lo propio posterior a estos festejos para ver de qué manera derrama y se capitaliza esta realidad.


OMR: Se ha manejado una relación quebrada entre la IP, principalmente los organismos empresariales de mayor peso con el titular de la Secotrade. ¿Cómo está la relación con él?



FRA: La relación es de respeto y positiva, pero insistió que lo que no debemos hacer es omitir lo que esté mal y creo que de ambas partes; seguramente el secretario tiene cuestionamientos importantes hacía el sector empresarial, como nosotros tenemos cuestionamientos para esa función. Hemos sido respetuosos, pero en aras de mejorar la situación en la entidad hemos sido claros en las deficiencias que hemos visto de ambos lados.


AR: Rescato un episodio de la relación que tienen los organismos empresariales y el gobierno cuando ustedes deciden a la protesta pacífica, colocar una piedra que simbolizaba el compromiso del gobierno estatal de lanzar una nueva transparencia acorde a los estándares nacionales, que no gustó en su momento, pero al final se hizo la ley que Puebla esperaba.


FRA: Ese es un ejemplo de lo que el sector empresarial ha buscado desde hace muchos años, que es consolidar la transparencia, la democracia, y que no habíamos tenido la oportunidad de consolidar, pero ésta debe pasar por estos instrumentos que garanticen que pase lo que pase sigamos teniendo buenas prácticas y no veamos los abusos del pasado. Cuando los ciudadanos vamos a las urnas, no sólo nos quedamos con el carisma del candidato, hay un gran sector de los votantes que ven en estos cambios o en estos candidatos propuestas viables que van con su manera de pensar, independientemente de quien haya quedado, era algo que se tenía que resolver en la entidad y afortunadamente debemos entender que en Puebla se vive una nueva realidad política, pero estamos haciendo un esfuerzo serio de que también se vive una nueva realidad social.


AR: ¿Cómo ven los empresarios a los medios de comunicación?


FRA: Honestamente en el pasado muy cooptados, donde teníamos poca injerencia y se nos tomaba poco en cuenta para poder generar opiniones y obligar a las autoridades a cambiar su actuar, con toda honestidad este esfuerzo que se hizo en Actívate por Puebla se hizo a raíz de la fuerza de ciertas instituciones y tuvimos que echar mano de una serie de temas que para nosotros eran obvios que se requería un cambio y coincidamos -incluso medios de comunicación- en que ya no se podían aplazar las propuestas.


AR ¿Qué pasó con Actívate por Puebla? Después del protagonismo de 2010, hoy prácticamente ha desparecido la organización.


FRA: Seguimos muy activos, se han generado infinidad de reuniones con la autoridad, con el Congreso y muchas de las propuestas están reflejadas en la nueva realidad y en muchas leyes, que no de manera directa se comunicó o las presentó Actívate por Puebla, pero entraban en la lógica de las peticiones que hacíamos.


AR: El tema de la seguridad, parece que se avanzaron en muchas cosas pero se retrocedió en este tema, los índices del Secretariado Ejecutivo del Consejo de Seguridad Pública revelan un incremento de delitos en la ciudad de Puebla, pero además aparentemente se dan problemas de descoordinación entre el ayuntamiento y el gobierno del estado.


FRA: en un principio entendemos que hay una realidad nacional dramática y que nosotros no somos una isla. Creemos que es necesario trabajar muy fuerte con la delincuencia del fuero común, entendiendo que ésta es el primer escalón para avanzar a delitos de más alto impacto, nosotros vemos que esta realidad ha seguido avanzando y no sólo eso, sino que la violencia de los delitos se incrementó. Pero más allá de eso, los poblanos sentimos que es una realidad la delincuencia común, que la seguridad en Puebla, que aunque presumamos que es de las más seguras, sigue siendo la principal preocupación y debemos atenderla. Escuchamos que hay una serie de coordinación, pero en los hechos por lo menos hasta hoy, no se ha visto reflejado en la eficacia de esta coordinación.


AR: ¿Qué le falta al empresario poblano para posicionarse a nivel nacional, tanto en importancia dentro de los organismos como colectivamente, parece que se quedaron atados a esquemas tradicionales a las empresas familiares y a la falta de capacitación par competir en el extranjero y que el mejor recursos para crecer es tener salarios bajos?



FRA: Los empresarios no podemos tomar como un argumento de la competitividad los salarios bajos, es perverso justificarse que entre más jodida está la gente más competitivos somos, el mayor porcentaje de los empresarios no le apostamos a esto. Por eso insistimos en la productividad, donde debemos entender que con ello hay mayor rentabilidad, la que se debe compartir con quien la genera. Afortunadamente, en algún sector de empresas de Puebla, hemos logrado hacer esfuerzos serios y la integración del propio salarios representa el 80 por ciento de ahorros, de eficiencia, de calidad y el salario base es una parte marginal.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas