Cossío rechaza presiones por caso Florence Cassez


Reconoce cabildeos previos en los que estuvo la PGR, la SSP y Presidencia


Aseguró que los ministros de la SCJN garantizan independencia debido al blindaje que les da sus sueldos y pensiones


Mónica Hernández / 24 Horas


El ministro José Ramón Cossío Díaz negó ayer que los integrantes de la Primera Sala de la Suprema Corte recibieran presiones en los días previos al debate del proyecto sobre el caso de Florence Cassez.


En cambio, reconoció, sí las recibieron en debates como el de interrupción del embarazo o el veto del presidente al presupuesto federal.


Entrevistado al término de la conferencia que dictó en el seminario “Implicaciones del Derecho en la medicina”, Cossío dijo con relación a los cabildeos que se dieron antes de la votación del proyecto en esa sala, que no sintió “ni majaderías, ni ofensas, ni presiones indebidas, creo que fue un buen litigio”.


Y al enlistar a las personas que acudieron a la Corte para establecer posiciones a favor o en contra del proyecto del ministro Zaldívar, cuya sentencia planteaba excarcelar a Florence Cassez, acusada de secuestro y condenada a una pena de 60 años de prisión, citó entre otros a un subprocurador de la Procuraduría General de la República (PGR), un funcionario de la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República y a personas de la Secretaría de Seguridad Pública.


También se acercaron el activista Eduardo Gallo, al abogado de Cassez, Agustín Acosta, dos de las víctimas de secuestro y organizaciones no gubernamentales con posturas en pro y en contra.


El ministro manifestó que a pesar de que no todos eran parte del litigio, se les escuchó por igual, y en su caso se tomó nota de algunos de los aspectos relativos a la sentencia de los cuales le hacían mención, para cotejarlos con la misma.


“Las personas están en absoluta libertad de hacerlo, el problema es que nosotros nos dejáramos presionar, cada quien sabe qué dice, a qué se atiene”, argumentó para después decir que los ministros de la Suprema Corte de Justicia están blindados con sus sueldos y pensiones para mantener mayor independencia frente a presiones.


No corresponde sancionar montaje


Con relación al pronunciamiento hecho por el ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo, de que se debe de sancionar a quienes realizaron un montaje en la detención de Cassez, aclaró que se trata de un amparo en revisión.


“No es función en este proceso sancionarlos; hubiera sido indebido, porque puede iniciarse un procedimiento después que sí tenga que ver con eso”.


Consideró que, por el momento, quien puede determinar responsabilidades es la Cámara de Diputados.


Respecto al sentido en que podría venir el nuevo proyecto que elaborará la ministro Olga Sánchez Cordero, después de desecharse el de Arturo Zaldívar, precisó que no puede adelantarlo, pero en la hipótesis de plantearse de nueva cuenta la liberación de Florence Cassez, el asunto podría irse al Pleno de la Suprema Corte, porque la votación del miércoles pasado se repetiría.


Empero, consideró que la Primera Sala es suficientemente sólida para sacar el proyecto adelante, y habrá que esperar para conocer el sentido de la nueva sentencia propuesta por la ministro que tiene el turno.


“Tiempos políticos no son tiempos de tribunales”


La ministro Olga Sánchez Cordero, quien es la encargada del nuevo proyecto del caso de Florence Cassez, aseguró que no habrá prisas para elaborar esta propuesta y no influirán tiempos políticos.


“Anda por ahí en el ambiente eso de que si los tiempos políticos, que si los tiempos de los tribunales, en fin. Yo sí quiero ser muy clara. Los tiempos políticos no son los tiempos de los tribunales”, aseguró en entrevista radiofónica.


A Sánchez Cordero, por turno, le corresponde elaborar un nuevo proyecto por el caso, luego de que el del ministro Arturo Zaldívar fue desechado por la mayoría de los integrantes de la Primera Sala de la Corte, al no considerar que la ciudadana francesa debiera ser liberada.


La ministro, por otra parte, dijo que será congruente con su trayectoria, en donde ha prevalecido defender las libertades, así como el observar el respeto al proceso en casos de índole judicial.


“Tengo una larguísima tradición en la Corte, de 17 años, en donde soy muy predecible, porque toda mi vida he sido una persona que he protegido libertades y el debido proceso para mí es uno de los temas que siempre he tenido en mente”, afirmó.


Dijo que su intención es construir un proyecto que convenza a los ministros; asimismo, señaló que su equipo de trabajo recibió los 13 tomos de la ponencia del ministro Zaldívar sobre los cuales abocará su trabajo.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas