Exige Repaso detener obras del Metrobús


Cuando se concluya la instalación del transporte afectará al 30 por ciento del flujo vehicular


La organización ligada a la Coparmex demandó que la obra sea mudada a la 11 Sur-Norte, debido a que se trata de una arteria de transporte público con 36 rutas en su haber, mientras que el Atlixco cuenta sólo con seis


Selene Ríos Andraca


Las obras del Metrobús morenovallista desataron una ola de inconformidades entre vecinos de la zona del bulevar Atlixco, transeúntes, conductores y hasta organizaciones civiles y ambientales, encabezadas por la Red de Participación Social de Coparmex que demandan la cancelación de la obra, quienes aseguran que lo peor que le puede ocurrir a un capitalino es cruzar dicho bulevar a cualquier hora del día y ni qué decir de las horas pico.


El organismo de Coparmex exhibió públicamente la falta de planeación y de estudios de impacto ambiental y viabilidad del megaproyecto morenovallista -a cargo del secretario de Transportes, Bernardo Huerta- y exigió que la obra sea replanteada y mudada a la vialidad de la 11 Sur-Norte, bajo el argumento de que esta vialidad es cuasi exclusiva para transporte público al contar con 36 rutas, mientras que el bulevar Atlixco es una arteria para conductores particulares y sólo tiene seis rutas.


De acuerdo al análisis de la Red de Participación Social, una vez que se concluya la instalación del transporte rápido en el Atlixco, el flujo vehicular tendrá una afectación negativa del 30 por ciento para los transportes particulares.


“Desafortunadamente existe un gran hermetismo en cuanto a los proyectos ejecutivos si es que existen, así como los estudios de impacto y otras consideraciones necesarias para realizar obras que atiendan a soluciones prioritarias y de real problemática en el caso del transporte público.”


El descontento con el megaproyecto está en plena efervescencia. Ayer, el cierre de la intersección entre la diagonal Defensores de la República y el bulevar Atlixco desquició la zona norte de la ciudad.


Cualquier poblano requiere, al menos, de 45 minutos de su vida si tiene la intención de pasar de Zavaleta hasta la entrada del periférico ecológico sobre el Atlixco en plena hora pico del medio día. Por las mañanas, tomar la avenida le cuesta 10 minutos por cada dos kilómetros.


La procesión no termina en el embotellamiento, el sol, la desesperación de la gente, los noticieros mortales del medio día, la prisa por llegar o el calor desatado en las últimas semanas. El conductor debe ceñirse a la ruta marcada por las obras y salvo sus escasas excepciones, las vueltas a la izquierda están casi extintas.


En conferencia de prensa, el líder de la Red de Participación Social (Repaso), Francisco Javier del Castillo demandó a nombre de 12 organizaciones civiles el replanteamiento de la ruta del Metrobús del bulevar Atlixco hacia la 11 Sur.


“No se ha tomado en consideración a los habitantes de las colonias y unidades habitacionales que se ven afectadas por las obras de construcción, así como los efectos que tendrá en la problemática de la vialidad una vez que esté operando, todo apunta a que la restricción de dos carriles exclusivos para Metrobús, e incrementa de manera exorbitante el tráfico.”


Red de Participación Social que agrupa a organizaciones como Biósfera, Unión de Colonos de Zavaleta, México Unido, Colonos de Fraccionamientos, entre otras, fijaron postura en una conferencia de prensa para reprochar el hermetismo del gobierno morenovallista para dar los detalles técnicos del Metrobús.


Además de bloquear la vialidad, otro problema es que se cerrarán las vueltas hacia la izquierda y no están programados retornos para el flujo vehicular.


Las conclusiones fatídicas de Repaso


De acuerdo a los estudios realizados con especialistas y expertos en vialidad y transporte, el Metrobús provocará el decremento del flujo vehicular para carros particulares en un 30 por ciento una vez que entre en funciones.


“Es cuestionable que el proyecto se haya planteado dentro de las condiciones de sustentabilidad, ya que la planeación de desarrollo más avanzado recomienda la planeación de las redes de transporte estructuradas, eficaces y bien integradas al tejido urbano.”


En el sur-poniente concluyen los análisis del organismo, no se hizo un estudio de movilidad, ni se consideró en relación con los usos de suelo y la vocación de la zona como un centro de barrio urbano, afectando las actividades sociales y económicas del área.


“El proyecto trata de establecer una ruta de transporte masivo donde las rutas del transporte público que existen son seis (mientras que en otras tres vialidad tienen más de 30), afectando gravemente un corredor de transporte privado, reduciendo al 30 por ciento la capacidad vial para el tránsito.”


Para no afectar la capacidad vial del bulevar Atlixco se requeriría una infraestructura subterránea o elevada: “Se invierte un presupuesto millonario en un viaducto que no es necesario y no se diseña un viaducto elevado”.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas