Lalo Rivera heredará problema con la basura


Inauguró la Celda B de Chiltepeque que solamente tendrá una vida útil de dos a tres años


La inversión realizada por el Ayuntamiento capitalino fue de 4 millones 262 mil pesos para almacenar un millón 200 mil toneladas de basura diarias que se generan los capitalinos


Selene Ríos Andraca


Eduardo Rivera Pérez heredará al próximo gobierno municipal el problema de la basura. Con dos meses de retraso, el alcalde capitalino inauguró la Celda B de Chiltepeque que solamente tendrá una vida útil de dos a tres años, según los datos del secretario de Medio Ambiente, Alejandro Fabre.


La inversión realizada por el Ayuntamiento capitalino fue de 4 millones 262 mil pesos para almacenar 1 millón 200 mil toneladas de basura diarias que generan los capitalinos, pero la solución es a corto plazo.


El proyecto de la Celda B tiene el objetivo de almacenar residuos por hasta 11 años, pero la administración riverista no ha logrado conseguir ni los recursos ni los permisos de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y de la Secretaría de Sustentabilidad Ambiental y Ordenamiento Territorial.


Ante el problema de basura que enfrentan ciudades como Tuxtla Gutiérrez, Querétaro y el Distrito Federal, el panista debe enfrentar el millonario gasto de 140 millones de pesos anuales en el proceso de recolección, depósito y tratamiento, y la herencia de Blanca Alcalá que dejó el Relleno Sanitario con 11 meses de vida.


“Cuando llegamos al gobierno no teníamos solución a corto plazo para almacenar las mil 600 toneladas que se producen a diario en la ciudad”, dijo en referencia a las acciones sanitarias implementadas por su antecesora.


Si bien Eduardo Rivera tiene la oportunidad de hacer las modificaciones necesarias para heredar un basurero municipal con nueve años de vida útil pese a la tala de 4 mil árboles, el alcalde capitalino optó por la inversión más barata y la solución a corto plazo.


En reiteradas ocasiones, el alcalde ha vaticinado el fracaso para este año del gran proyecto del tratamiento de los residuos con pirolisis, el cual requiere una inversión de casi 500 millones de dólares y el apoyo de los gobiernos estatal y federal, amén de la ayuda del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).


La caducidad de la primera etapa de la Celda B tiene dos versiones: según Alejandro Fabre Bandini tendrá una vida de dos a tres años, mientras de acuerdo a los datos del alcalde, el relleno vivirá otros cuatro.


En su intervención, Fabre Bandini destacó que para evitar los excesos de lixiviados en el temporal de lluvias, el Relleno Sanitario ya tiene habilitada e impermeabilizada una segunda laguna, por si la que está no es suficiente.


El objetivo es evitar el problema del año anterior, cuando los residuos provocaron la expansión de los lixiviados y dañaron a los vecinos de la zona. La responsabilidad del problema de salud le costó a la concesionaria RESA una multa de 113 mil 400 pesos, ya que debía prever la contención de los residuos de la basura.


Numeralia con flechas


Caducidad: 3 años Inversión: 4 millones 262 mil pesos


Capacidad: mil 200 millones de toneladas Residuos diarios: mil 600 toneladas


Costo anual por recolección, depósito y tratado: 140 millones de pesos




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas