Fraude en certificación de las Mil Calles


La notaria nunca verificó la longitud y superficie de las vialidades


Cabe mencionar que por sus servicios la notaría cobró 50 mil pesos, el monto fue absorbido por los trabajadores de confianza de obra pública


Luz Elena Sánchez


La fedataria María Judith Espejel González de la notaría 52 avaló únicamente la construcción de 253 calles a través de 221 obras realizadas por el Ayuntamiento de Puebla y nunca en su caso, la verificación de la longitud y superficie de las vialidades construidas, echando por tierra el triunfalismo del alcalde Eduardo Rivera de haber cumplido con la pavimentación de mil calles.


De acuerdo con las actas notariales publicadas en el portal de Transparencia, la notaria se limitó a verificar el hecho de la pavimentación de las 253 vialidades de acuerdo a un listado proporcionado por el mismo Ayuntamiento.


De la lectura de las actas disponibles para consulta pública, en ningún momento se observa la comprobación de cada calle tomada por la medida adoptada por el Ayuntamiento de 85 metros cuadrados lineales por ocho metros de ancho.


Y aunque en agosto el gobierno riverista presumió que la notaria había contado las primeras 100 calles, fue hasta el mes pasado cuando las vialidades se comenzaron a revisar, pues de acuerdo a los documentos la inspección de estas inició el 9 de febrero y culminó el 24, 10 días después del informe de gobierno fecha en que Rivera Pérez presumió su proeza.


En la inspección de las calles realizadas en jornadas de 10 horas de trabajo, la notaria evidenció que el millar de vialidades que construyó el alcalde en su primer año de gobierno, se reduce a sólo 253 calles, pues así se establece en el acta del notario.


En la página de Transparencia del Ayuntamiento de Puebla se encuentran publicados los seis “Instrumentos notariales que dan fe de la realización de las mil calles”, que fueron entregados por Espejel González, no obstante, la notaria solamente se dedicó a corroborar que la calle estuviera construida y no a verificar que las medidas de la vialidad correspondieran a los servicios contratados por la Secretaría de Gestión Urbana y Obra Pública, encabezada por Felipe Velázquez Gutiérrez.


Según el acta de hechos, la última calle que se revisó fue la vialidad Texcoco, ubicada entre calle Azcapozalco y Copilco de la colonia Lomas de San Miguel: “la calle se observó pavimentada. Con esta última calle se da por terminada la presente diligencia siendo las 18 horas, 40 minutos del día que se actúa doy fe”.


Cabe mencionar que por sus servicios la notaria cobró 50 mil pesos. El costó fue absorbido por los trabajadores de confianza de obra pública.


En la carátula se demuestra que María Judith Espejel González es la titular
José Felipe Velázquez contrató los servicios notariales


Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas