Culpa CNDH a Sedena de accidente de “El Pastorcito”


Recomendó la reparación económica a Osvaldo Zamora


También la Sedena debe brindarle atención psicológica de por vida, el recambio de prótesis de forma pronta y oportuna, así como garantizar un ejercicio efectivo del derecho a la protección de la salud del menor y sus familiares


Gerardo Ruiz


La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) responsabilizó de negligencia a la Secretaría de la Defensa Nacional por el accidente del niño pastor, Osvaldo Zamora, quien perdió tres de sus extremidades, al estallarle una granada olvidada de uso militar, por lo que recomendó la reparación económica por la futura perdida de oportunidades de empleo por su condición.


En el recomendación número 17/2012 emitida ayer por la CNDH inculpó a la Sedena por el accidente del niño pastor, ya que omitió cumplir con las obligaciones básicas de prevención adecuadas en el predio rústico perteneciente a la comunidad El Ídolo, del municipio de Petlalcingo, Puebla, que es utilizado como campo de entrenamiento militar. El hecho puso en riesgo la vida de Osvaldo Zamora y la de todos los habitantes de la comunidad, razón por la cual se considera que el derecho a la protección a la vida del niño fue trasgredido por los elementos militares.


Las investigaciones realizadas por la CNDH en conjunto con elementos expertos en aparatos explosivos, determinaron que la granada de 40 milímetros era de uso exclusivo de la Sedena, por lo que ponen en entredicho lo declarado por el procurador de Justicia, Víctor Carrancá, en febrero del presente año, en donde señaló que el artefacto era de fabricación casera y fue abandonado en ese lugar por un grupo delictivo, y así deslindó de responsabilidades al Ejército mexicano.


Atención psicológica


Dentro de las recomendaciones emitidas por la CNDH consideró que la Sedena debe prestar atención psicológica de por vida, así como el recambio de prótesis de forma pronta y oportuna, además de que se tomen todas las medidas necesarias a efecto de garantizar un ejercicio efectivo del derecho a la protección de la salud del menor y sus familiares.


También deberá otorgar una beca completa de estudios para el niño y la entrega al inicio de cada ciclo escolar de un monto económico para pagar los materiales educativos que requiera, incluidos vestimenta, uniforme, zapatos, libros, cuadernos, y demás insumos, además de aquellos que sean necesarios, dada su condición.


Recomendación para Sedena


En materia institucional, la Comisión de los Derechos Humanos exhortó a que se emitan protocolos que regulen a los elementos militares para tomar las medidas adecuadas de seguridad, como el acordonamiento y seguridad del área empleada, restricción de acceso al público, señalamientos de aviso y precaución.


Así como la limpieza posterior del área en la que se realiza el entrenamiento, previendo que esto deberá llevarse a cabo con los instrumentos adecuados, a fin de asegurarse que no queden rastros de pólvora o casquillos o de cualquier otro arma o artefacto en el área, y una vez realizado lo anterior, remita a este organismo nacional las constancias que acrediten su cumplimiento.


Trágico día


Cabe recordar que el accidente sucedió aproximadamente a las 14 horas del día 19 de julio de 2011, Osvaldo Zamora se encontraba pastoreando en el predio conocido como Cahuatepec, perteneciente al barrio de San Isidro, en el municipio de Petlalcingo, cuando encontró la granada que manipuló con una roca y detonó por accidente.


Debido a esto Osvaldo, el “Niño Pastor”, perdió el antebrazo, mano, testículo, pierna y pie derechos y parte del índice del lado izquierdo, así como fractura expuesta de tibia y peroné izquierdos, por lo que el niño cuenta con prótesis de miembros superior e inferior derechos.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas