RMV levanta acta de defunción al Arco Norte


Anuncia que el proyecto será sustituido por el segundo piso de la autopista México-Puebla, que también será concesionado


OHL fue incapaz de adquirir el derecho de vía tras cuatro años haber obtenido la licitación del gobierno marinista, en un proceso turbio e ilegal que levantó todo tipo de polémica


Xóchitl Rangel


La última herencia del marinismo en materia de corrupción llegó a su fin. El Libramiento Norte, concesionado directamente a la trasnacional española OHL, sin licitación de por medio, fue oficilamente cancelado por el gobierno morenovallista luego de que la firma fue incapaz de adquirir el derecho de vía necesario en cuatro años, además de las numerosas ilegalidades en el contrato de concensión.


El fallido Libramiento Norte será sustituido por el segundo piso en la autopista México-Puebla, en el tramo de San Martín Texmelucan, mismo que costará 12 mil millones de pesos, pero será concesionado, por lo que el gobierno estatal no pondrá un peso para su edificación.


Este martes, el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas informó que el próximo mes presentará el proyecto ejecutivo y la licitación del viaducto que ya fue anunciado el pasado 29 de junio de 2011, junto al jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard Casaubón.


Detalló que la obra será concesionada y el estado no erogará un peso de los 12 mil millones que se requieren para su construcción.


Dijo que este segundo piso es urgente para terminar con el “cuello de botella” que diariamente se crea por la saturación vehicular en la zona.


Asimismo, indicó que existe pleno respaldo por parte de la administración calderonista, a través de Caminos y Puentes Federales (Capufe), para concretar el proyecto que se sumaría a la serie de obras integrales que buscan mejorar la conectividad y urbanidad de la entidad.


Por su parte, el secretario de Infraestructura, Antonio Gali, especificó que este segundo piso sustituirá al Libramiento Norte, mismo que atrajo una serie de críticas e inconformidades por las anomalías cometidas para su ejecución en la era marinista.


De acuerdo con distintas organizaciones sociales, este libramiento, concesionado a la constructora española OHL, tendría un negativo impacto ambiental, sin contar que el gobierno de Marín recurrió al despojo de tierras a ejidatarios.


El segundo piso de la México-Puebla abarcará la zona conurbada entre la planta de la armadora germana Volkswagen hasta el municipio de Chachapa, por donde circulan hasta 110 mil vehículos diariamente.


Gali comentó que tan sólo por el proyecto ejecutivo, el gobierno local pagó 20 millones de pesos.


Recuento de la corrupción marinista


En junio de 2008, el marinismo internacionalizó su corrupción otorgándole, arbitrariamente y sin licitación de por medio, la construcción del Libramiento Norte a la firma española OHL. En aquel entonces, la administración del “Góber precioso” anunció la construcción de un tramo carretero de 32 kilómetros, que conectaría la autopista México-Puebla con la Perote-Amozoc, por lo que pagó mil 421 millones de euros, es decir, 22 mil 736 millones de pesos.


El caso tronó y se evidenció cuando “El Vale” Meneses cayó en una serie de inconsistencias jurídicas para tratar de justificar la concesión. Desde 2008, la bancada panista en el Congreso del Estado, a través de Manuel Janeiro, presentó un punto de acuerdo por el cual pedía la comparecencia de Valentín Meneses, entonces secretario de Comunicaciones y Transportes, y de Javier García Ramírez, titular de Obra, para que explicaran la asignación anómala a OHL, pero ellos nunca atendieron el llamado. En su ágil cualidad de maquillar sus corruptelas, Marín desempolvó la añeja Ley General de Bienes del Estado, que atribuye al Ejecutivo la facultad de conceder sin licitación de por medio los bienes contenidos en el artículo 27 constitucional.


Durante más de 24 meses, miles de ejidatarios de 20 municipios afectados evidenciaron los atropellos cometidos por parte del gobierno estatal para despojarlos de sus propiedades, pues los terrenos eran necesarios para el proyecto carretero.


A principios de este 2012, integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra pidieron al gobernador Rafael Moreno Valle Rosas que detuviera por completo el proyecto de construcción del llamado Libramiento Norte y la expropiación de los campos de cultivo, ya que se perjudicaría a 3 mil personas de forma directa y a casi 10 mil personas de forma indirecta.


Este martes, Moreno Valle echó abajo el polémico proyecto y aseguró que cuenta con un plan eficiente que pretende construir un segundo piso en la carretera México-Puebla.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas