Evalúan estructura priista sin datos duros o encuestas


Pedro Joaquín Coldwell se reunió con los candidatos a diputados y cuadros distinguidos, pero no definió cómo va la campaña en Puebla


El líder nacional del tricolor y el delegado del CEN del PRI en el Estado de México visitaron la capital poblana, con el objetivo de evaluar las campañas electorales que llevan a cabo la dupla al Senado y los 16 candidatos a diputados federales


Luz Elena Sánchez


La reunión que encabezó el dirigente nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, con la estructura del PRI poblano fue un ejercicio inútil, pues ni él ni su acompañante Miguel Ángel Osorio Chong mostraron las encuestas de las preferencias electorales, por lo que no se pudo definir cómo se encuentran los candidatos y lo que hace falta implementar.


El viernes pasado, el líder del tricolor y el delegado del CEN del PRI en el Estado de México visitaron la capital poblana, con el objetivo de evaluar las campañas electorales que llevan a cabo la dupla al Senado y los 16 candidatos a diputados federales.


No obstante, lejos de dar un panorama real de la situación de las elecciones en el estado, sólo mencionaron que la fórmula al Senado va arriba en las preferencias electores, situación que se repite en 13 de los 16 distritos, pero nunca se mostraron datos certeros ni cuáles son los distritos que representan “focos rojos”.


En este contexto, el dirigente hizo un llamado a los representantes de los candidatos para que en forma conjunta realicen una evaluación de cómo avanzan las campañas en territorio poblano.


Fuentes priistas confiaron a CAMBIO que Benito Leme, integrante del equipo de campaña de Peña Nieto y quien viajó en la comitiva con Coldwell se reunió con Alejandro Cruz Olivera, secretario adjunto al PRI estatal.


En ese encuentro reveló que los tres distritos que el PRI considera están en “la tablita”, son el IX, XI y XII -es decir, tres de los cuatro distritos con cabecera en la capital- por estar en empate técnico.


De ellos, la situación más crítica está en el distrito XI, por el que contiende Graciela Osorio Castillo, pues su contrincante del PAN, Blanca Jiménez, le lleva la delantera. Además, también hay tensión en los distritos con cabecera en Atlixco y Tehuacán.


Por el contrario, el encuentro sirvió para señalar la desconfianza que genera Fernando Morales por su cercanía con el gobernador del estado y algunos reclamos de las estructuras del interior, como Zacapoaxtla que demanda mayor atención pues manifestaron sentirse “olvidados”, lo que genera que el partido magisterial vaya ganando terreno.


Así como la ineficacia para la promoción del voto que realiza el candidato fallido al gobierno del estado, Javier López Zavala.


Algunos candidatos como el aspirante a diputado por el distrito XII, Pablo Fernández del Campo, evidenció además la desconfianza que le tiene a López Zavala, promotor del voto de Peña Nieto luego de que Coldwell y Chong generaran un mecanismo de asignación de recursos de acuerdo al número de votos promovidos, por lo que el exdiputado local manifestó que prefería mandar su informe directamente al CEN.


En este tema se exhortó tanto al coordinador de la campaña, Alejandro Armenta Mier como a Zavala, a no “arrebatarse” los votos promovidos con el fin de integrarlos en una sola estructura y así evitar un doble conteo.


Las peticiones hacia el líder no se hicieron esperar, como la hecha por la candidata al distrito XI, Nancy de la Sierra, quien pidió que fueran expulsados del partido los priistas que se registraron como candidatos de Nueva Alianza, bajo el argumento de que afectan el voto duro del tricolor, no obstante, obtuvo una respuesta negativa.


La dirigencia nacional hizo cuatro exhortos importantes: la no simulación, lograr las metas de voto que se ha impuesto el tricolor, no promover el voto diferenciado, además de la necesidad de un fuerte pronunciamiento en el tema del programa federal Oportunidades, debido a que se está utilizando como “botín electoral” por parte de Acción Nacional bajo la amenaza de que si el PRI llega al poder desaparecerá el apoyo.


Cabe mencionar que previo a este encuentro que se realizó a puerta cerrada, Joaquín Coldwell sostuvo un evento protocolario con presidentes municipales, comités municipales y delegaciones, diputados federales y locales, así como los candidatos al Senado y la Cámara de Diputados.


Ahí aseguró que la derrota del 2010 sólo fue un tropezón por lo que ahora el PRI poblano está preparado para ganar, pero para lograr la meta dijo que es necesario “cerrar las heridas” y mantener la unidad.


En este marco reconoció la disposición de los candidatos para trabajar por el partido y alabó a Juan Carlos Lastiri por aceptar sin reproches que fuera bajado de la contienda al Senado para que se cumpliera con la cuota de género.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas