Ni los niños quieren a Lalo


Alumnos de primaria exigieron que las autoridades municipales solucionen los problemas de seguridad que existen en las instituciones educativas


Gerardo Ruiz


Hasta los alumnos de primaria que integran el Consejo Municipal Puebla Amiga de la Infancia criticaron el trabajo del presidente municipal Eduardo Rivera Pérez, puesto que hicieron evidentes las carencias del sistema educativo municipal.


Los 16 niños que conforman el Consejo Puebla Amiga de la Infancia manifestaron ante funcionarios y medios de comunicación las solicitudes al alcalde poblando, exigiendo que la administración municipal actúe en las irregularidades que existen a nivel estructural y de seguridad en las instituciones educativas. Sin embargo, el evento únicamente sirvió para informar a la Comuna y no para resolver los requerimientos de los alumnos poblanos.


Durante la sesión extraordinaria del Consejo Municipal, realizada en salón de Cabildo ayer a mediodía y que contó con la presencia de la titular del DIF municipal, Liliana Ortiz de Rivera, el presidente municipal Eduardo Rivera y cinco regidores del Cabildo, los consejeros infantiles, de 9 a 11 años, exhortaron a la administración riverista a prestar mayor atención en el sector educativo.


Las principales exigencias de los alumnos de primaria fueron que se fortalezca la seguridad en las inmediaciones de las escuelas, con el fin de evitar robos a los menores, que se intervenga en los inmuebles que han sido “olvidados” por el Ayuntamiento y que se instalen alarmas sísmicas.


En representación de los 16 consejeros infantiles, Ricardo Peñalosa Galicia, estudiante de la primaria Fundadores de Puebla turno vespertino, aseguró que la inseguridad ha hecho presa de los alumnos y padres de familia que han sido víctimas de delitos a las afueras de las instalaciones de sus escuelas.


El menor detalló que su colegio ha sido objeto de actos vandálicos, así como pintado por grafiteros, cristales rotos e inclusive la apertura ilegal del inmueble ha sido una constante en la zona.


Al mismo tiempo, los alumnos se quejaron de la falta de áreas recreativas y deportivas y escaso equipo de cómputo, así como de la existencia de focos de contaminación en las cercanías de los inmuebles, como barrancas o tiraderos de basura.


A pesar de que los infantes participaron en conjunto con el Consejo Ciudadano durante ocho sesiones, las peticiones fueron integradas en un expediente para que las autoridades garanticen las mejoras en la calidad educativa de la capital.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas