Hubo otro incidente "difícil de explicar" en Cinépolis

11:25

El Director Jurídico del cine detalló que en marzo del 2007, se tiene registro de un lesionado en el pie, pero no informó si fue por arma de fuego


Excélsior

 

El Director Jurídico de Cinépolis, Pablo Jiménez, descartó que en el cine de Plaza Ermita se hayan registrado otros incidentes con arma de fuego, como lo aseguró Enrique Cuacuas, padre del menor baleado el pasado 2 de noviembre.

 

Jimenéz detalló que en marzo del 2007 sólo se tiene registro de un caso en el que una persona resultó lesionada en el pie, sin embargo no informó si fue por arma de fuego, pero aseguró que se brindó el apoyo a la víctima, y por consiguiente se pagaron los gastos médicos que no ascendieron a más de dos mil pesos.

 

Este lunes, cuando se dio a conocer el caso, Enrique Cuacuas, padre de Hendrik, de 10 años de edad, quien recibió un balazo en la cabeza al interior de la sala 2 del cine ubicado en avenida Ermita, aseguró que en el lugar se han registrado cuatro eventos similares al de su hijo, según las investigaciones a las que ha tenido acceso.

 

El padre de Hendrik, quien murió dos días después de la agresión, señaló que él no tiene problemas con nadie por lo que descartó una venganza.

 

“Ojalá las autoridades del cine tomen su responsabilidad, porque si ya van cuatro incidentes allí y no pasa nada y siguen operando, es que ellos están obrando de otra manera, y que se detenga a la persona que hizo esto, no porque me vaya a devolver la vida de mi hijo, sino para que no le hagan esto a otra persona”, dijo.

 

El padre del menor narró: “estábamos dentro de la sala, no oí ningún disparo, ningún flashazo, nada, pero empezó a convulsionar, volteé y observé que estaba agitado, subí mi mano a su cabeza y estaba sangrando”, dijo.

 

Al salir de la Procuraduría aseguró que se enteró que su hijo fue baleado hasta las 00:30 horas cuando en un hospital privado le enseñaron tomografías de la cabeza del niño.

 

Aseguró que el personal de Cinépolis no brindó los primeros auxilios de manera adecuada al niño y lo subieron en un auto particular para llevarlo al hospital. Explicó que él fue por su auto al estacionamiento y el personal del cine se fue sin decirle a dónde.

 

Ese día el niño, su hermana y su papá veían la película Ralph El Demoledor en los asientos 15, 16 y 17 de la fila G, en cuya sala habían otras 200 personas.

 

Por su parte, el subprocurador de Averiguaciones Previas Centrales, Edmundo Porfirio Garrido Osorio, detalló que el disparo fue realizado desde atrás del lugar donde estaba sentado Hendrik, su hermana y su padre, ya que el cuerpo del menor presenta un orificio de bala con entrada en la parte izquierda, muy cercano al oído, y no tiene orificio de salida.


 
 
Todos los Columnistas