España, Italia, Bélgica, Portugal y Grecia en huelga general por austeridad

11:00


Sin Embargo

 

Miles de personas salieron a las calles este día en una huelga general convocada por varios países europeos para protestar contra las medidas de austeridad. La protesta, convocada por Confederación Europea de Sindicatos (CES) y los sindicatos belgas bajo el lema “Por el trabajo y la solidaridad en Europa. No a la austeridad”.

 

Al menos quince personas resultaron heridas hoy durante una carga de la Policía en el centro de Madrid contra varios centenares de “indignados” que participaban en una protesta con motivo de la huelga general en España.

 

En Dublín, Irlanda, el diputado socialista Joe Higgins instó a los sindicatos irlandeses a unirse en el futuro a los esfuerzos de sus colegas europeos para presentar el próximo año un frente común ante las políticas de austeridad.

 

En Italia se unieron a la convocatoria los estudiantes con varias protestas contra los recortes en la educación y, en algunas ciudades, como Roma, Milán y Turín, se vivieron fuertes enfrentamientos con la policía que han dejado varios heridos leves entre las fuerzas del orden.

 

Al menos 5 mil personas, según la Policía, participaron hoy en Atenas, Grecia, en una marcha contra las políticas de austeridad en el marco de la jornada de protestas convocadas por los sindicatos a nivel europeo.

 

ITALIA

 

Decenas de miles de trabajadores salieron hoy a las calles en las más de cien manifestaciones que fueron convocadas en Italia por el sindicato mayoritario, la Confederación General Italiana del Trabajo (CGIL). A la convocatoria se han sumado también los estudiantes con varias protestas contra los recortes en la educación y, en algunas ciudades, como Roma, Milán y Turín, se vivieron fuertes enfrentamientos con la policía que han dejado varios heridos leves entre las fuerzas del orden.

 

En la capital italiana se vivieron momentos de tensión en el centro de la ciudad, cuando la policía cargó contra los manifestantes que avanzaban por una de las orillas del río Tíber, después de que un grupo de estudiantes que participó en la marcha le lanzara botellas, piedras y petardos.

 

En otro punto del centro de la ciudad, cerca de plaza del Pueblo, se registraron nuevas tensiones entre las fuerzas del orden y los militantes de la asociación “Blocco studentesco” (Bloque estudiantil) que intentaron forzar uno de los cordones policiales activados para contener la manifestación.

 

Los sindicatos no han dado por el momento datos del seguimiento del paro, que en el sector privado era de cuatro horas, al igual que en el del transporte ferroviario y naval. Mientras, en el sector público la huelga fue convocada para toda la jornada, aunque se excluyó el transporte local y el aéreo.

 

En Turín, los estudiantes han entrado en el interior del edifico de la banca Intesa Sanpaolo y en la oficina del Fisco, donde han quemado documentos, lo que ha llevado a la policía a utilizar contra ellos gases lacrimógenos. Un policía sufrió heridas graves a consecuencia de los golpes que recibió tras ser rodeado por una veintena de jóvenes armados con bates de béisbol y bastones, con los que le golpearon en la cabeza rompiéndole el casco.

 

Asimismo, los agentes han cargado contra los estudiantes en Milán y en Brescia, ciudad en la región norteña de Lombardía donde según los medios italianos la policía detuvo a tres personas.

 

El epicentro simbólico de la huelga en Italia ha sido la ciudad de Terni, en la región de Umbria (centro), donde la secretaria general de la CGIL, Susanna Camusso, ha encabezado la manifestación en la que reivindicó una respuesta por parte del Gobierno “a la cara más débil del país”. “Hemos escogido estar en Terni porque es una ciudad símbolo de los problemas de la política europea.

 

Una ciudad siderúrgica de siempre, con un importantísimo establecimiento productor de acero altamente cualificado, sobre la que se ha consumado uno de los ejemplos de incapacidad solidaria de Europa “, destacó Camusso. En Terni se encuentra la fábrica de acero ThyssenKrupp, recientemente desmantelada y que ha dejado sin trabajo a cientos de trabajadores.

 

GRECIA

 

Unas 5 mil personas, según la Policía, participaron hoy en Atenas en una marcha contra las políticas de austeridad en el marco de la jornada de protestas convocadas por los sindicatos a nivel europeo. “Esta Europa no es de los pueblos, sino del capital y de los patrones”, coreaba un grupo de manifestantes, mientras que otros enarbolaban banderas de los países más afectados por las políticas de recortes: Grecia, España, Portugal, Italia e Irlanda. “Llevo 25 años en Grecia y he visto cómo la situación empeoraba. No hay trabajo, al igual que en España, y se han reducido los servicios sociales.

 

Es necesario que mostremos solidaridad con los países que más sufren”, declaró a Efe Manuel, un profesor de francés. “Es un signo esperanzador que los países europeos vayamos a la huelga a la vez y que los ciudadanos se den cuenta de que esto no es sólo un problema griego o de un país en concreto, sino que nos concierne a todos los europeos”, afirmó Dímitra, una estudiante griega que portaba una bandera española.

 

La manifestación transcurrió de forma pacífica por el centro de Atenas y culminó en la Plaza Syntagma, frente al Parlamento heleno.

 

Entre los asistentes a la manifestación se contaron muchos empleados públicos, un sector que perderá 25 mil puestos de trabajo de aquí a 2013. El ministro de Reforma Administrativa, Andonis Manitakis, anunció esta semana que hasta final de año unos 2 mil empleados públicos pasarán a la reserva laboral con un 70 % de su salario base durante un año, plazo tras el que deberán ser recolocados o despedidos. “En esta situación se vive en un miedo constante. No sabemos qué será de nosotros ni quién será el próximo en ser despedido”, denunció Pamos, un funcionario de 41 años.

 

Al menos media docena de edificios públicos han sido ocupados en protesta por los planes de despedir a funcionarios y varios ayuntamientos han iniciado una campaña de desobediencia al Gobierno, negándose a enviar una lista de candidatos al despido.

 

Las principales confederaciones sindicales de Grecia, GSEE y ADEDY, así como el sindicato de trabajadores municipales (POE-OTA), habían convocado para esta mañana una huelga de tres horas contra las políticas de austeridad. “A pesar de que era sólo un paro de tres horas y seguía a una huelga general de 48 horas (la semana pasada), la participación en el paro de hoy ha sido superior al 50 %”, explicó a Efe un portavoz de GSEE.

 

ESPAÑA

 

Al menos quince personas resultaron heridas hoy durante una carga de la Policía en el centro de Madrid contra varios centenares de “indignados” que participaban en una protesta con motivo de la huelga general en España. Según fuentes de la Policía, al menos una persona fue detenida, mientras que fuentes de la Delegación del Gobierno informaron que los servicios de asistencia médica han tenido que atender a quince personas heridas leves, de las cuales nueve son manifestantes y seis agentes de policía.

 

Los choques se produjeron cuando los “indignados” (movimiento de protesta contra la crisis económica y las medidas de austeridad) y otros huelguistas que se les unieron se disponían a acceder a la emblemática Plaza de Cibeles, donde encontraron un gran cordón policial, además de varias furgonetas de antidisturbios.

 

La policía ha procedido en un primer momento a inmovilizar a uno de los manifestantes, lo que ha provocado las protestas de los demás, momento en el que se ha iniciado una carga policial con porras, que ha sido contestada por algunos de los manifestantes con petardos.

 

Los indignados arrancaron plantas de la plaza para arrojarlos a los agentes y, a partir de ese momento, comenzaron a llegar más unidades policiales. Un helicóptero de la Policía sobrevolaba la zona, blindada por la masiva presencia de agentes.

 

Antes de los enfrentamientos, varios centenares de “indignados”, a los que se unieron también miembros de los sindicatos convocantes de la huelga general, recorrieron las calles del el centro de Madrid.

 

Convocados por el movimiento “Tomalahuelga”, se habían concentrado en la Plaza del Callao, donde se vivieron momentos de tensión con los agentes policiales, especialmente a su paso por la Gran Vía, la avenida que recorre el centro neurálgico de la capital. “No somos delincuentes somos trabajadores”, “Qué pasa qué pasa, que no tenemos casa”, fueron algunas de las consignas coreadas en la marcha.

 

España vive hoy una jornada de huelga general contra la política de austeridad del Ejecutivo, que se desarrolló en las primeras horas con un seguimiento “masivo” según los sindicatos y una incidencia desigual, en la valoración del Gobierno, que destacó la “total normalidad” con la que transcurre.

 

La protesta, convocada por los sindicatos y organizaciones sociales contra las políticas de recortes del Gobierno, es la segunda huelga general que afronta el Ejecutivo de Mariano Rajoy, que asumió el poder el pasado mes de diciembre, y el noveno paro de la democracia española.

 

ALEMANIA

 

Cerca de dos centenares de personas se sumaron hoy al acto de solidaridad convocado por la Confederación Alemana de Sindicatos (DGB) ante la emblemática Puerta de Brandeburgo en Berlín. Miembros de la DGB, pero también de formaciones políticas de la oposición socialdemócrata, verde y de La Izquierda se sumaron a la protesta con una enorme pancarta en la que se rechazaban los recortes sociales en Europa.

 

Al acto, protagonizado fundamentalmente por alemanes, acudieron también con sus banderas nacionales pequeños grupos de ciudadanos irlandeses, griegos, españoles, portugueses e italianos, los países mas afectados por las medidas de austeridad decididas en la UE para atajar la crisis.

 

La Confederación Alemana de Sindicatos ha convocado para hoy actos similares de solidaridad en el centro de otras ciudades alemanas como Bremen, Fráncfort, Gelsenkirchen, Hamburgo, Stuttgart, Wiesbaden y Múnich. Poco antes, la canciller alemana, Angela Merkel, había expresado su respeto por el “derecho legítimo a la huelga” en relación a las protestas que se desarrollan en toda Europa, al tiempo que defendió la austeridad y los recortes como vía frente a la crisis.

 

“El derecho a la huelga se da por consabido” en democracia, apuntó la canciller durante una comparecencia conjunta con el primer ministro polaco, Donald Tusk, de visita en Berlín para presidir con la canciller las consultas bilaterales.

 

Ello no quita, añadió Merkel, que la obligación de los gobiernos es “hacer lo debido” para atajar la persistente crisis de la deuda en la zona euro, lo que implica aplicar “duras medidas y recortes” al gasto público. Merkel puso énfasis en la necesidad de no apartarse de la vía de la austeridad, con la mirada puesta en los presupuestos de la Unión Europea, así como en su convicción de que se logrará encontrar una solución consensuada entre todos los socios. Tusk, por su parte, defendió a este respecto la necesidad de impulsar el crecimiento, expresó su comprensión hacia la postura alemana -”en tanto que primer contribuyente neto” de la UE, destacó- para expresar asimismo su convicción de que se encontrará una solución de compromiso asumible por todos.

 

La coincidencia de las consultas bilaterales con la jornada de protestas y movilizaciones en toda Europa, especialmente en España, Grecia y Portugal, centró la atención durante la comparecencia ante los medios, que quedó limitada a dos preguntas para los medios polacos y otras dos para los alemanes.

 

BÉLGICA

 

Entre mil y mil 500 personas, según la policía local, se han manifestado hoy frente a la sede de la Comisión Europea (CE) en Bruselas para expresar su rechazo a las medidas de austeridad. Aunque la mayoría de los manifestantes eran ciudadanos belgas, también se pudo ver una amplia presencia de españoles residentes en Bélgica, entre ellos afiliados a UGT y CCOO y miembros del movimiento “15-M Bruselas”, además de trabajadores de otros de los países más afectados por la crisis, como Grecia o Portugal.

 

“La jornada de acción ha sido un gran éxito para los sindicatos europeos, porque todos los países de la UE se han implicado de un modo u otro bajo nuestro mensaje contra la austeridad, por el empleo y por un crecimiento sostenible”, dijo a los medios la secretaria general de la CES, Bernardette Ségol. Añadió que la intención de hacer una marcha frente a embajadas como la griega o la española era “protestar contra políticas que ya se ha demostrado que no funcionan”, así como “mostrar la solidaridad con los que están en peor situación”. Frente a la austeridad promovida desde Bruselas, los sindicatos europeos defienden “un contrato social europeo” basado en “el diálogo social, la negociación colectiva y la justicia económica y fiscal”, recalcó Ségol.

 

“También necesitamos una gobernanza económica diferente, que no se concentre únicamente en la presión salarial y en recortes de la protección social”, añadió la líder sindical, quien expuso la postura de la CES al comisario europeo de Empleo y Asuntos Sociales, Làszlo Andor, en una reunión celebrada tras la manifestación. Ségol expresó su confianza en que este mensaje “sea escuchado por la Comisión y dé sus frutos”.

 

Tanto la protesta de hoy en Bruselas como la huelga general en España representan “el grito de una sociedad que está pidiendo un cambio elemental y básico, algo que ciertos sectores no quieren entender”, dijo por su parte Enrique Carmona, responsable de CCOO en la capital belga, en declaraciones a los medios. “Las políticas de austeridad nos están llevando a la pobreza y a dilapidar el estado del bienestar.

 

Creemos que hay otra alternativa”, afirmó Isabel Caño, de la oficina de UGT en Bruselas, quien señaló que la representación española en la manifestación “ha sido amplia y con personas venidas de toda Bélgica”. “En España la situación está mal, pero en Bélgica vamos por el mismo camino”, dijo a Efe Mercedes Franco, una manifestante española emigrada hace unos 40 años. “Se están igualando las condiciones laborales a nivel europeo, pero a la baja. Lo bueno no lo quieren extender. Parece que vivir dignamente es un lujo, y eso no es normal”, añadió por su parte Montse Santín, trabajadora en Bélgica desde hace dos décadas.

 

La manifestación tuvo lugar ante un amplio despliegue de la policía que acordonaba los accesos a los edificios de las instituciones europeas, y terminó sin incidentes destacables.

 

IRLANDA

 

En torno a medio centenar de personas se dieron hoy cita ante el Banco Central Irlandés, en el centro de Dublín, para mostrar su solidaridad con la jornada de huelgas y protestas convocada en varios países europeos.

 

Durante el acto, organizado por la agrupación irlandesa Alianza de Izquierda Unida (ULA), se repartieron panfletos informativos sobre las movilizaciones europeas y el diputado socialista Joe Higgins se refirió al “sistema capitalista” como el “mal endémico” de nuestras sociedades.

 

El político instó a los sindicatos irlandeses a unirse en el futuro a los esfuerzos de sus colegas europeos para presentar el próximo año un frente común ante las políticas de austeridad. En el acto organizado por la ULA ante el Banco Central estuvieron presentes un coche patrulla y dos motoristas de la Policía irlandesa, pero la protesta transcurrió con normalidad y sin incidentes.

 

Los principales sindicatos de este país han optado por mantener la fecha del próximo 24 de noviembre para convocar una jornada de protesta nacional, poco antes de que el Ejecutivo de Dublín presente los presupuestos generales del Estado para 2013. Por ello, la jornada europea de protestas está teniendo poca repercusión en Irlanda, donde, a diferencia de otros países, no se ha producido, por ejemplo, un número significativo de cancelaciones de vuelos hacia el sur del continente.

 

La aerolínea irlandesa Aer Lingus solo se ha visto obligada hoy a cancelar dos vuelos programados desde el aeropuerto de Dublín hacia Madrid y Barcelona.

 

Según un portavoz del aeropuerto de la capital irlandesa, todos los demás vuelos programados para hoy con destino a países donde se ha convocado una huelga general, como España o Portugal, o acciones de protesta, como en Grecia, no se verán afectados o, en su caso, “serán desviados a otras rutas”.

 

De los dos vuelos diarios que Aer Lingus opera con el aeropuerto madrileño de Barajas, el de las 06.30 GMT (07:30 hora peninsular española) fue cancelado y el de las 16.10 continúa abierto, mientras que el de las 06.50 GMT hacia Barcelona partió con normalidad y el de las 17.50 ha sido cancelado.

 

La misma fuente indicó que las operaciones de la aerolínea irlandesa de bajo coste Ryanair no se han visto afectadas por las acciones de protesta en países europeos.

 

El segundo aeropuerto irlandés, situado en la localidad de Cork, en el sur del país, no se verá afectado dado que no opera vuelos directos hacia España, Portugal o Grecia entre los meses de octubre y marzo, según explicó un portavoz.


 
 
Todos los Columnistas