Cerebro de Einstein sí era diferente al del resto, revela estudio

11:00

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, aseguró que 'no ahorraremos esfuerzos para poner fin a la violencia' en la región


Crónica

 

Un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Florida descubrió que el cerebro de Albert Einstein sí era diferente al de los humanos promedio.

 

El análisis realizado a partir de la observación de la corteza cerebral del físico detectó características únicas que podrían diferenciarlo de la mayoría de la gente y donde podría encontrarse la clave de sus extraordinarias capacidades cognitivas.

 

El equipo del antropólogo evolucionista Dean Falk describe por primera vez en la revista Brain la corteza cerebral entera de Einstein a partir del examen de catorce fotografías recientemente descubiertas, muchas de las cuales son imágenes captadas desde ángulos inusuales.

 

Los investigadores compararon el cerebro del genio con otros 85 cerebros “normales” y, a la luz de los actuales estudios de imágenes funcionales, señalaron las características que parecían inusuales. “Aunque el tamaño y la forma asimétrica del cerebro de Einstein eran normales, el prefrontal, el sistema somatosensorial, el córtex motor primario y las cortezas parietal, temporal y occipital eran extraordinarias”, afirma Falk.

 

De acuerdo con los investigadores, estas diferencias “pudieron proporcionar las bases neurológicas de algunas de sus habilidades viso espaciales: la capacidad de distinguir por medio de la vista la posición relativa de los objetos en el espacio; y las matemáticas, por ejemplo”.

 

De acuerdo con el científico, en una entrevista con Scientific American, uno de los aspectos más interesantes del cerebro de Einstein tiene que ver con sus cortezas sensoriales y motoras. “Encontramos una región inusual más abajo en la corteza motora que procesa información del rostro y lengua y el aparato laríngeo.

 

El área motora del rostro en el hemisferio izquierdo de Einstein estaba extraordinariamente expandido dentro de un gran parche que no he visto en otro cerebro”.

 

El evolucionista añade que no está seguro de cómo interpretar esto, pero recuerda que en una famosa cita del físico señala que su pensamiento implicaba una asociación de imágenes y “sentimientos”, que para él pensar no sólo era una acción visual, sino también “muscular”. “¿Qué significa eso? No lo sé, pero de acuerdo a lo que encontramos es una cita muy interesante”.

 

PRESERVACIÓN DEL CEREBRO.

 

En 1955, el día siguiente de su muerte, el doctor Thomas Harvey extrajo el cerebro de Albert Einstein con sumo cuidado y lo cortó hasta seccionar en cientos de fragmentos susceptibles de ser estudiados bajo el microscopio. Se trataba de analizar sus neuronas, sus células, etcétera, para lograr entender de dónde venía su suma inteligencia.

 

¿Era su cerebro normal, tan normal como el de cualquiera, o poseía algún rasgo distintivo que le hacía más inteligente? Su cerebro fue recuperado y fotografiado desde múltiples ángulos con el permiso de su familia.

 

Además, se seccionó en 240 bloques de la cuales se prepararon cortes histológicos. Por desgracia, la gran mayoría de las fotografías, los bloques y las diapositivas se perdieron de vista del público durante más de 55 años.

 

Las catorce fotografías utilizadas por los investigadores están ahora en manos del Museo Nacional de Salud y Medicina de Chicago, EU. Pero además, esta institución, que ya había digitalizado diversas particiones cerebrales del físico, también las ha puesto en línea e incluso creado una app.

 

La aplicación, con un costo de 10 dólares, permite a los usuarios estudiar el cerebro del Premio Nobel como si estuvieran observando a través de un microscopio, informó la institución, a cargo de la creación del software.

 

Ya en la investigación encabezada por Falk, también se publica la “hoja de ruta” para el cerebro de Einstein preparada en 1955 por el doctor Thomas Harvey para ilustrar la ubicación dentro del cerebro de los 240 bloques disecados de tejido, lo que proporciona una clave para localizar los histológicos dentro del cerebro del genio.

 


 
 
Todos los Columnistas