Padre de internet opina que este debe ser libre

13:10


Dinero en imagen

 

Internet permite que cada uno de nosotros hable, cree, aprenda y comparta. Hoy, más de dos mil millones de personas están en línea, cerca de un tercio del planeta. Internet se ha convertido en uno de los motores de la economía del siglo XXI, permitiendo a todos llegar a una audiencia global mediante un clic, crear cientos de miles de empresas y millones de puestos de trabajo.

 

De acuerdo con un nuevo Estudio de la OCDE, la Red representa ya el 13 por ciento de la producción de las empresas estadunidenses, afectando a todos los sectores, desde las comunicaciones a los autos, y desde los restaurantes a las tiendas.

 

Desde que Gutenberg inventó la imprenta, o Alexander Graham Bell el teléfono, no había habido un invento humano que empoderara a tantos y que ofreciera tan grande posibilidad de beneficiar a la humanidad. Censura a la vista Actualmente, esta red libre y abierta está en peligro.

 

Filtran y censuran contenidos 42 de 72 países estudiados por la Open Net Initiative. Esto, sin contar a infractores constantes, tales como Corea del Norte y Cuba. Durante los dos últimos años, Freedom House muestra que los gobiernos han promulgado 19 leyes nuevas que amenazan la libertad de expresión en línea.

 

Algunos de estos gobiernos están tratando de utilizar una reunión a puerta cerrada de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU, por sus siglas en inglés) que iniciará el 3 de diciembre en Dubái para promover sus agendas represivas. Acostumbrados al control de los medios, estos gobiernos temen perderlo ante un internet abierto. Se preocupan por la difusión de ideas no deseadas.

 

Ellos están molestos porque la gente podría utilizar internet para criticar a sus gobiernos. La Unión Internacional de Telecomunicaciones está reuniendo a los reguladores de todo el mundo para volver a negociar un tratado de décadas de antigüedad, que se centró en las telecomunicaciones básicas y no en internet.

 

Algunas propuestas, filtradas al sitio web WICITLeaks por estados participantes, podrían permitir a los gobiernos justificar la censura a la legítima expresión, o incluso justificar el corte al acceso a internet en función de las modificaciones a las Regulaciones Internacionales de las Telecomunicaciones (ITRs).

 

Se informó que varios regímenes autoritarios proponen prohibir el anonimato de la web, haciendo que sea más fácil encontrar y detener a los disidentes.

 

Otros han propuesto trasladar las responsabilidades del sistema del sector privado que gestiona los nombres de dominio y direcciones de internet a las Naciones Unidas (ONU). Otras propuestas requerirían que cualquier proveedor de contenido de internet, pequeño o grande, pague nuevas cuotas con el fin de llegar a la gente a través de las fronteras.

 

¿El resultado final?

 

Los siguientes fenómenos nacidos en una cochera se enfrentarían a un difícil y probablemente insuperable obstáculo financiero en su intento de convertirse en el próximo YouTube, Facebook o Skype Sin voz, ni voto Seamos claros, nosotros no abogamos por el fin de la ITU.

 

La agencia de la ONU ha ayudado al mundo a gestionar el espectro de radio, así como las redes de telefonía por cable e inalámbricas trayendo la tan necesaria inversión al mundo en desarrollo. Sin embargo, esta agencia intergubernamental es el lugar equivocado para tomar decisiones sobre el futuro de internet. Sólo los gobiernos tienen un voto en la ITU. Esto incluye a los gobiernos que no apoyan un internet libre y abierto.

 

Los ingenieros, empresas y personas que construyen y usan la web no tienen voto. El modelo de múltiples partes interesadas en el desarrollo de políticas de internet, distintivo de la Internet Engineering Task Force, la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números, el Foro de Gobernanza de Internet, los Registros Regionales de Internet, entre muchos otros, son la única vía sensata.

 

La transparencia y la apertura son claves para la participación informada en la formulación de políticas. Las propuestas de modificación de las ITRs no están generalmente disponibles para los grupos de interés público u otros.

 

La conferencia de los tratados y las propuestas de Dubái son formalmente confidenciales. Consideramos que esto es una deficiencia grave y un inhibidor de la elaboración de políticas bien razonadas. Batalla por una web libre En Google, vemos y sentimos el peligro de la represión a la red dirigida por el gobierno. Operamos en cerca de 150 países de todo el mundo.

 

Nuestros servicios, incluyendo la búsqueda, YouTube, Blogger, Gmail o Maps, han sido bloqueados en algún momento –temporal o permanentemente– en más de 30 países distintos. No estamos solos en esta lucha. Los usuarios, expertos y las organizaciones de todo el mundo han expresado su oposición a los gobiernos que justifican su regulación a internet mediante las Regulaciones a las Telecomunicaciones Internacionales de la ITU.

 

Estos incluyen a países no sólo en Occidente, sino también a los líderes africanos de internet, tales como Kenia y representantes del norte de África, como Túnez.

 

En total, más de mil organizaciones de más de 160 países han expresado su preocupación acerca de la próxima reunión a puerta cerrada en Dubái

 

Los amantes de internet de todo el mundo pueden conocer más información acerca de este asunto en nuestro sitio web, y si deciden hacerlo, pueden comprometerse con su apoyo Mientras que algunos gobiernos argumentan que internet necesita nuevas reglas globales para acelerar su despliegue en el mundo en desarrollo, creemos que el actual enfoque de mercado es el mejor posicionado para mantenerse al día con el crecimiento exponencial de la Red.

 

Se están implementando servicios de banda ancha. Las interrupciones al servicio siguen siendo escasas.

 

En pocos años se prevé que la Red dará servicio a cuatro mil millones de usuarios, ¡más de la mitad de la humanidad! Las prácticas de abajo hacia arriba, de acoplamiento flexible, bilaterales y de múltiples interesados –que han creado la red de redes que llamamos internet– permiten una amplia gama de modelos de negocio.

 

Las normas técnicas clave desarrolladas por la Internet Engineering Task Force y el Consorcio de la World Wide Web generan interoperabilidad.

 

Un sistema de regulación controlado por el Estado no sólo es innecesario, sino que invariablemente aumentaría los costos y los precios e interferiría con el rápido crecimiento orgánico de internet que hemos visto desde su surgimiento comercial en la década de 1990.

 

Aprender de la historia El futuro de la Red está lejos de ser seguro y la historia ofrece muchas advertencias. A unas pocas décadas de la creación de Gutenberg, los príncipes y sacerdotes llegaron a limitar el derecho de imprimir libros.

 

La historia está plagada de ejemplos de gobiernos que han adoptado medidas para “proteger” a sus ciudadanos del “peligro” controlando el acceso a la información e inhibiendo la libertad de expresión y otras libertades enunciadas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Debemos asegurarnos, en conjunto, que internet evite un destino similar. *Vinton Cerf es jefe evangelista de internet en Google. Es ampliamente reconocido como uno d los “padres de internet”, compartiendo este título con el científico norteamericano Bob Kahn.

 


 
 
Todos los Columnistas