Con los comercios llegó la inseguridad a Huexotitla


Hace 40 años, cuando la zona era exclusivamente residencial, sólo se presentaban algunos casos de robo a casas


La instalación de restaurantes hizo que se incrementara el robo de autopartes y asaltos a quienes visitan la zona para comer o comprar


Víctor Hugo Juárez


La transformación de la 43 Poniente en una avenida comercial y de esparcimiento provocó el incremento en el robo de autopartes y asalto a transeúntes en Huexotitla, así lo dieron a conocer vecinos y miembros de la mesa directiva de la colonia, quienes desde hace más de 15 años tuvieron que implementar su propio sistema de seguridad y vigilancia.


En entrevista para CAMBIO, Cecilia Bretón de Gómez, quien por varios años fuera integrante de la mesa directiva en Huexotitla y madre del actual presidente de la colonia, Jaime Gómez Bretón, narró que a su llegada a la colonia hace más de 40 años, el lugar era considerado exclusivamente residencial, y conforme se fue habitando, el robo a casa habitación fue incrementando.


Este fenómeno originó que varios vecinos se organizaran para crear su propia Policía, hace aproximadamente 15 años, la cual en ese entonces contaba con dos patrullas cuyo perímetro de vigilancia abarca de la 43 Poniente a bulevar Valsequillo y de 16 de septiembre a 7 Sur.


Sin embargo, señaló que fue en la administración de Blanca Alcalá Ruiz cuando se otorgaron permisos para varias cadenas de restaurantes y centros de esparcimiento se instalaran en la 43 Poniente, generando un incremento en el robo de autopartes, ya que no todos los negocios cuentan con valet parking o guardias de seguridad para los vehículos que llegan a consumir ahí, situación que han aprovechado los delincuentes para desmantelar los autos que no son vigilados.


Con la llegada de estos comercios, el flujo de visitantes aumentó, por lo tanto los casos de robo a transeúnte se empezaron a posicionar como uno de los más frecuentes en la colonia, ubicándola como un “foco rojo” en materia de seguridad en los últimos años de acuerdo con el propio secretario de Seguridad Pública municipal, Amadeo Lara Terrón.


Derivado de este incremento los colonos han sostenido reuniones constantes con los dirigentes de la Policía municipal, siendo la última hace un par de semanas en el Colegio Americano, donde en presencia de Lara Terrón y el director de la Policía municipal, Gilberto Loya, se mejoraron los canales de comunicación entre los vecinos y las autoridades para agilizar el tiempo de respuesta a través de un número directo.


Los vecinos dejan de cooperar


Derivado de la falta de cooperación de los vecinos en los últimos cuatro años, donde muchos han dejado de pagar, o simplemente no pagan completa la cuota de 370 pesos mensuales para el mantenimiento de las patrullas, ahora sólo hay una unidad que realiza rondines en la zona, cuya función sólo es de vigilar y reportar alguna anomalía, además de garantizar la seguridad de aquellos que pagan su cuota cada vez que uno entra o sale de su domicilio.


Bretón de Gómez comentó que anteriormente algunos colonos donaban vehículos para renovar las patrullas, sin embargo, esto se ha dejado de hacer por lo que la unidad actual lleva cerca de cinco años sin ser renovada.


Añadió que los oficiales de la colonia realizan rondines las 24 horas del día, por lo que refirió que otro factor de riesgo es la falta de alumbrado, ya que por las noches se convierte en el escenario perfecto para la delincuencia, debido a la falta de luz.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas