Muere zeta en el Cereso de San Miguel


A través de una denuncia anónima, internos del penal acusaron que Héctor Andrés Villagrán Ovando fue asesinado por los custodios


Además acusaron al director del penal, Juan Roberto Montes Romero, de consentir arbitrariedades de los uniformados


Víctor Hugo Juárez


A través de un comunicado anónimo, internos del Centro de Readaptación Social de San Miguel acusaron a elementos de la Policía custodia de la muerte de Héctor Andrés Villagrán Ovando el pasado martes, quien se presume era integrante de la organización criminal Los zetas, además señalan a los uniformados de constantes abusos en contra de sus garantías individuales y aseguraron que el director del penal, Juan Roberto Montes Romero, consiente arbitrariedades, las que derivaron en la muerte del interno.


El reo de alta peligrosidad falleció la tarde del pasado martes en el interior del Centro de Readaptación Social de San Miguel, los internos señalan que fue el tercer grupo de custodios los encargados de su muerte y acusan a Beta 0, alias “El tarzán”; Oro 3, de nombre Edwin; Alejandro, alias “El pimpón”; Alfa 0 de nombre Leopoldo y un custodio conocido como “Mijares” de distorsionar la información de los hechos. “No es la primera vez que matan a un interno y que distorsionan la información, recuerden al interno asesinado en el dormitorio F”, detalla el comunicado.


El occiso fue procesado desde 2009 por secuestro, delitos contra la salud, portación ilegal de granadas y armas de uso exclusivo del Ejército y Fuerza Aérea, además de que está relacionado con el asesinato de un empresario de Tehuacán.


De acuerdo con la versión oficial de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) el deceso ocurrió cerca de las 14 horas, cuando en el dormitorio dos del módulo de máxima seguridad fue hallado el cuerpo sin vida de Héctor Andrés Villagrán Ovando, de 45 años de edad, quien repentinamente se desvaneció.


La dependencia señaló que el levantamiento de cadáver quedó asentado en la constancia de hechos 535/2012/AEHOM/3°, para determinar la causa de la muerte de quien presuntamente perteneció a esta organización criminal.


Expediente criminal


En 2009, Villagrán Ovando mejor conocido como “El chileno”, por ser originario de ese país, fue detenido tras una serie de balaceras en Tecamachalco y Tlacotepec de Juárez junto con otras cinco personas, por estar relacionados con el secuestro y homicidio del empresario ganadero, Mauro Vega Jiménez, originario de Tehuacán.


De acuerdo con los informes de la detención, la banda de secuestradores pretendía cobrar un rescate de 10 millones de pesos por el empresario, sin embargo durante el plagió, Vega Jiménez alcanzó a reconocer a uno de los delincuentes por lo que fue asesinado a golpes con un bat de beisbol y posteriormente enterrado.


Fue en ese entonces que la Dirección de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (DIEDO) logró capturar tras una persecución a José Alejandro Luna Cuevas, alias “El comandante sol”; Jorge Coca Hernández, quien era policía ministerial en activo adscrito a Ajalpan; Dulce María Flor Gómez Flores, alias “La maya”; Francisco Bautista Hernández, Jesús Merino Pérez apodado “el Negro” y el ahora occiso Villagrán Ovando o “El chileno”.


Durante su detención, Villagrán Ovando estaba en posesión de cocaína, granadas y armas de uso exclusivo del Ejército, por lo que se presume que junto con los otros detenidos pertenecían al crimen organizado, ya que después de la investigación se logró vincular a la banda con otros cuatro secuestros cuyas víctimas lograron ser rescatadas.


Después de tres años de prisión, la PGJ confirmó su muerte, por lo que ahora realiza las diligencias correspondientes para determinar las causas.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas