Incomunicados, miembros de la burbuja marinista


Javier López Zavala, Valentín Meneses, Mario Montero y Darío Carmona abandonaron a su suerte a Mario Marín Torres


Sólo Lauro Sánchez López, coordinador de Asesores y director del ISSSTEP durante el sexenio pasado, salió en la defensa del exgobernador y lo reconoció como su jefe político


Elvia García Huerta


Los integrantes de la “burbuja” marinista, como Javier López Zavala, Valentín Meneses, Mario Montero y Darío Carmona, abandonaron a su suerte a Mario Marín Torres, e incluso este último negó tener cualquier nexo con el exgobernador.


Sólo Lauro Sánchez López, coordinador de Asesores y director del ISSSTEP durante el sexenio pasado, salió en la defensa de Marín Torres, lo reconoció como su jefe político y avaló sus aspiraciones de recuperar el partido, pues dijo que éstas “son legítimas”.


Darío Carmona García, quien por seis años estuvo al frente de la Secretaría de Educación Pública (SEP), de manera tajante se deslindó de Marín Torres y dijo no tener información alguna sobre la reunión que el exmandatario sostuvo con algunos de sus antiguos compañeros de gabinete, la cual fue revelada ayer en las páginas de CAMBIO.


En breves charlas con esta casa editorial, Carmona García dijo no tener alguna opinión respecto al encuentro de sus excompañeros de gabinete con Marín Torres: “no puedo opinar al respecto, no puedo opinar donde no estuve ni en donde no estoy haciendo en términos mi trabajo”.


En tanto, el diputado del PRI y coordinador de los priistas poblanos en San Lázaro, Lauro Sánchez López, respaldó la reunión de Marín Torres con su grupo cercano, y a pesar de no haber sido convocado al encuentro del pasado jueves en el hotel-spa Luna Canela, dijo que se sigue considerando marinista.


Por su parte, Valentín Meneses Rojas, al ser contactado por CAMBIO vía Nextel, recurrió a su clásica táctica de negarse a él mismo, y sin tapujos evitó dar una postura sobre el cónclave de quien calificará siempre como su amigo.


Cuando este medio trató de contactarlo a través de su número personal, aunque claramente se trataba de su voz, el exsecretario de Gobernación argumentó que el número no correspondía a su persona, cortando de manera inmediata la comunicación.


Meneses no tuvo empacho en hacerse a un lado y dejar a la deriva a su otrora jefe y compadre, a pesar de que éste lo impulsó en cargos como director de Comunicación Social del gobierno del estado, director del Sistema Estatal DIF, presidente estatal del PRI, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), secretario de Gobernación y, como pago final, la adquisición de la notaría pública número 28.


Javier López Zavala, quien fuera el delfín marinista en el proceso del 2010, evitó dar una opinión y al menos respaldar la intentona de quien fungió como el principal artífice de su carrera política y quien lo impuso como candidato a la gubernatura del PRI para perder frente al actual gobernador, Rafael Moreno Valle.


Bajo el argumento de que tenía una agenda de reuniones muy apretada, durante todo el día se negó a dar su postura sobre las revelaciones hechas por CAMBIO y “se lavó las manos” ante el inminente regreso del marinismo a la vida política de Puebla.


El excandidato a la gubernatura tuvo una de las dependencias más importantes en la gestión marinista, pues estuvo a cargo de la Secretaría de Gobernación, y antes de partir fue el titular de la de Desarrollo Social.


Finalmente, Mario Montero Serrano optó por apagar su celular desde las primeras horas del día, pues en varias ocasiones CAMBIO trató de localizarlo sin éxito alguno.


Montero Serrano, quien es también compadre y amigo de infancia del “Góber precioso”, se desempeñó como secretario de Gobernación y dos veces fue impuesto como candidato a cargos de elección: en 2006 al Senado de la República y posteriormente a la presidencia municipal de Puebla en el pasado proceso electoral de 2010, donde perdió ante Eduardo Rivera Pérez.


(Con información de Luz Elena Sánchez y Gerardo Ruiz)




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas