Investiga PGR a Cárdenas Palomino


Para Estados Unidos, el caso Tres Marías se trató de una emboscada, para la PGR de un ataque directo y para la Policía federal un error


Además, Sergio Licona Gómez, coordinador estatal de la Policía federal de Morelos, sería uno de los mandos acusados de encubrimiento


María Idalia Gómez y Arturo Ángel/ 24 Horas


La Procuraduría General de la República (PGR) mantiene bajo investigación a Luis Cárdenas Palomino, jefe dela División de Seguridad Regional de la Policía Federal (PF), por el ataque a los agentes de la CIA en Tres Marías, aseguraron funcionarios del gobierno federal.


Fuentes consultadas señalaron, además, que Sergio Licona Gómez, coordinador estatal de la Policía Federal de Morelos, sería uno de los cuatro mandos acusados de encubrimiento y quien debió ampararse para evitar ser recluido por ese delito.


Funcionarios de la PGR explicaron que las investigaciones sobre el caso Tres Marías continúan en su desglose de la averiguación previa, para determinar si hay más servidores públicos involucrados y definir si existen otros delitos cometidos por los 18 agentes federales, entre mandos y agentes, que ya fueron consignados ante un juez.


Información recabada por 24 HORAS establece que Luis Cárdenas Palomino está entre los funcionarios sujetos a investigación a fin de determinar si incurrió en algún delito, por acción u omisión, como responsable directo de las fuerzas de Seguridad Regional de la Policía Federal, por lo que sería citado a comparecer ante la PGR en los próximos días.


El 24 de agosto pasado, tres agentes de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, por sus siglas en inglés) viajaban junto con un capitán de la Marina hacia un campo de entrenamiento, pero fueron interceptados por un grupo de civiles que les marcó el alto. Al no detener su marcha, la camioneta con placas diplomáticas fue atacada hasta casi vencer algunas partes del blindaje del vehículo y por las llantas destrozadas ya no pudo continuar su marcha. En el lugar se recuperaron 155 casquillos y 6 balas de distintos calibres.


De acuerdo con testimonios rendidos ante la PGR, los hombres armados eran en realidad agentes de la Policía Federal. Para las autoridades de Estados Unidos se trató de una emboscada, para la PGR un ataque directo y para la Policía Federal un error.


La PGR consignó a 14 agentes federales por homicidio calificado en grado de tentativa y daños en propiedad ajena, y a un policía, además, por portación ilegal de arma.


También se acusó a cuatro mandos por encubrimiento, uno ingresó a prisión aunque pagó una fianza y seguirá su proceso en libertad, y los otros tres obtuvieron la suspensión provisional contra la orden de captura, por lo que también enfrentarán las acusaciones en libertad.


Uno de los funcionarios que tramitó un amparo, después de que rindiera su declaración ministerial en PGR, sería Licona Gómez, quien enfrentaría una acusación por encubrimiento a favor de los policías federales que dispararon en Tres Marías.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas