Chong y Videgaray, los puntales del gabinete


Los dos hombres tienen sus lugares asegurados en el próximo gobierno federal por su cercanía con el presidente electo

 

El 1 de diciembre Enrique Peña Nieto asumirá el poder, en el regreso del PRI a Los Pinos tras dos sexenios


Georgina Morett/ 24Horas


Estructurado, racional, hermético y soberbio, son las definiciones que se escuchan al preguntar su nombre, pero lo que todos repiten es que Luis Videgaray es muy inteligente y el hombre más cercano al presidente electo Enrique Peña Nieto.


Le habla al oído, está en sus principales decisiones, le recomienda al equipo, es el hombre que siempre está a un lado, pero a diferencia de otros consejeros superpoderosos, como José María Córdoba, él no es hombre de sombras, busca los reflectores, hasta disfrutaba en la campaña los debates que sostenía en las radiodifusoras con los demás coordinadores.


Preguntar sobre la personalidad de Luis Videgaray provoca un gran silencio, sin importar el partido político del interlocutor, las respuestas se obtienen con dificultad, pero todos reconocen su inteligencia y muchos consideran que su gran defecto es la soberbia.


Pero este silencio se acaba cuando la pregunta no es respecto a él, sino al próximo presidente electo y entonces el nombre de su coordinador general de la transición se repite al infinito, como el personaje que deja a la sombra a todos los demás.


Y de ahí la otra pregunta obligada: ¿no opacará el carisma de Enrique Peña Nieto?, a lo cual los cercanos responden de inmediato: “hacen una excelente mancuerna”.


Consideran que se complementa la personalidad carismática y expansiva de Peña Nieto con la estructurada y racional de Luis Videgaray.


Pero hay otros que simplemente denominan a Videgaray Caso como el cerebro detrás de Peña Nieto.


Esta amistad nació hace más de 10 años, cuando se conocieron en la restructuración de la deuda del Estado de México. Peña Nieto era el secretario de Administración del gobierno estatal y Luis Videgaray trabajaba como director de las finanzas públicas estatales y municipales en la consultoría Protego, que creó Pedro Aspe para ayudar a los gobiernos estatales a financiar su deuda pública.


Después, en 2005, desde el inicio del gobierno de Peña Nieto, se convirtió en el secretario de Finanzas y en el hombre más fuerte del equipo, ya que desde ese cargo ayudó a articular el gabinete y de alguna manera servía como jefe del mismo.


Pero también mantuvo el liderazgo entre 2008 y 2009, fue coordinador nacional de los secretarios de Finanzas estatales y así se fue enfilando hacia el reconocimiento público y el camino de la política.

 

El operador discreto


Político de gran habilidad que aprovecha al máximo las oportunidades, reservado, de buen trato, rencoroso, conocedor de los puntos débiles del oponente y del momento del ataque, el enemigo que nadie querría, el amigo y hermano solidario.


Miguel Osorio Chong sí cabe en la frase trillada de la generación del esfuerzo. A diferencia de los políticos de su generación, él sí hizo trabajo de base en el PRI y su capacidad de ver a largo plazo le fue abriendo oportunidades.


Osorio Chong, desde el principio de su gobierno en Hidalgo, se convirtió en el más cercano a Peña Nieto y fue parte de este grupo compacto de mandatarios estatales en el que también participaron Ivonne Ortega, de Yucatán; Eugenio Hernández, de Tamaulipas; y Humberto Moreira, de Coahuila.


No es el hombre que siempre está al lado del futuro presidente, pero sí es el amigo que junto con su esposa Laura ha logrado una excelente relación con la futura pareja presidencial.


Él no pertenece a las escuelas privadas de moda, donde se preparan los futuros políticos, ni siquiera a la UNAM, donde los políticos de antes estudiaban la licenciatura en Derecho como una forma de mostrar nacionalismo. No tiene maestrías ni doctorados e incluso hubo información que puso en duda su título de abogado de la Universidad Autónoma de Hidalgo.


No es hombre de confrontaciones, sino de demostraciones efectistas, la mejor forma para acabar con los rumores de que no se había titulado fue que sus compañeros de carrera le organizaran una gran fiesta.


Es uno de los hombres más fuertes de Peña Nieto, no busca el escaparate, ni siquiera le gusta hablar en público, pero es el encargado de muchas negociaciones políticas.

 

Es un político de sombra que estuvo en el palomeo de la listas de diputados y senadores y todo se dio sin mayores roces, reunió a los gobernadores perredistas con Peña y ellos mismos anunciaron que lo apoyarían en la toma de posesión, pero participa poco en entrevistas con la prensa.

 

 




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas