Puebla, único estado con escuela de armas blindadas


El adiestramiento se divide en cinco etapas, y en ellas se enseña a los militares a realizar operaciones individuales y en grupo


El Ejército exhibió su poder en un simulacro de rescate a un depósito de armas, para el que usó una unidad blindada


Víctor Hugo Juárez


El Ejército mexicano realizó una exhibición del adiestramiento que reciben los elementos de la XXV zona militar del noveno Regimiento de Armas Blindadas, siendo ésta la única en el país que realiza capacitación en operaciones militares con armamento y vehículos de combate.


Alfonso Mauricio Núñez González, teniente que dirige dicha división castrense, detalló que el entrenamiento se estructura en cinco fases: adiestramiento de combate individual; por función orgánica o específica; por unidad móvil; de armas combinadas y, finalmente, de operaciones conjuntas. Las dos últimas tienen lugar en Chihuahua, debido a que existe mayor espacio para realizar la simulación de operaciones con armas reales.


Señaló que la primera fase es de carácter individual, en la que el aspirante se adapta a su nueva vida militar, además de condicionarse físicamente para dar paso a las siguientes fases. La segunda parte es complementaria, pues su objetivo es dotar de habilidades específicas al elemento para actuar en conjunto. En la tercera fase se les enseña a trabajar a nivel de pelotón y se les capacita para el manejo de vehículos blindados. En tanto, en la cuarta etapa aprenden a manejar armas combinadas con otros pelotones, y finalmente las operaciones conjuntas que se realizan en coordinación con otras fuerzas de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), como la Marina y fuerzas aéreas, para misiones más grandes.


Tras la explicación, los elementos castrenses realizaron una simulación de rescate a un depósito de armas, dirigida por el teniente Núñez González, quien detalló que como primer paso se analiza la operación asignada, para después realizar la planeación de su ejecución. En este caso participó una unidad blindada reforzada por dos pelotones de fusileros, además de un equipo de rescate militar.


Añadió que este tipo de simulaciones se aplica una o dos veces al mes al personal que ya está en la última fase de adiestramiento, para así poner en práctica lo aprendido en las etapas anteriores, y reforzar la práctica, pues indicó: “en tiempos de paz es cuando el Ejército se capacita”.


Finalmente dio a conocer las cinco misiones que marca la Ley orgánica del Ejército Mexicano para su intervención: “primero, defender la integridad y soberanía de la nación; segundo, garantizar la seguridad interior; tercero, auxiliar a la población en caso de necesidades públicas; cuarto, realizar obras cívicas y sociales, y quinto, atender las necesidades de la población en caso de desastres”.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas