Cura borracho juega a los arrancones


José Luis Martínez Sánchez, párroco de Honey, fue detenido en Tulancingo cuando se impactó contra un vehículo del transporte público


La Policía afirma que no sólo se portó prepotente al ser detenido, tampoco pasó la prueba del alcoholímetro


Víctor Hugo Juárez


José Luis Martínez Sánchez, el párroco de la iglesia del municipio de Honey, ubicado al noreste del estado, fue detenido el pasado jueves en Tulancingo, Hidalgo, por jugar “arrancones” mientras conducía en estado de ebriedad. El sacerdote impactó a una unidad del transporte público sin ocasionar de daños materiales.


Tras un operativo de alcoholímetro implementado por la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito de Tulancingo, el sacerdote fue detenido después de impactar la parte trasera de un microbús mientras conducía a exceso de velocidad a bordo de su camioneta negra tipo Silverado, con placas 332VHC del Estado de México.


Los hechos ocurrieron sobre la avenida Juárez, donde los oficiales relataron que no se entendía lo que los conductores decían, e incluso lograron percibir una actitud prepotente por parte del párroco. Éste fue sometido a la prueba de alcoholímetro y alcanzó el tercer grado de nivel etílico.


El cura, de 45 años, iba acompañado de una persona en el mismo estado etílico, identificado como Mario Cruz Butar, de 40 años y de quien se desconoce su ocupación. Ambos fueron llevados ante la autoridad correspondiente pero no pasaron más de cinco horas en los separos, pues integrantes del seminario mayor pagaron la fianza de 7 mil 100 pesos para liberar a los dos. Además, el conductor del microbús no presentó cargos en su contra.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas