Eric Cotoñeto, el cómplice de Luis Miguel Barbosa


Se prepara para asumir la dirigencia del Partido de la Revolución Democrática


Osvaldo Macuil Rojas


El aliado incondicional de Luis Miguel Barbosa Huerta y cómplice en su escalda dentro de la burocracia perredista, Eric Cotoñeto Carmona, se prepara para asumir la dirigencia del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en un acuerdo con el morenovallismo.


Sus primeros pasos dentro de la política fueron como velador de las instalaciones del partido del Sol Azteca, desde donde escuchaba las estrategias de las tribus y las contaba a Barbosa, quien lo convirtió en su soplón favorito.


En 1998, Luis Miguel Barbosa asumió la dirigencia estatal del PRD y paulatinamente Cotoñeto comenzó a ganarse la confianza del dirigente, al grado de convertirse en uno de sus incondicionales.


Los perredistas que recuerdan los inicios de la gestión de Barbosa en el PRD, exponen que el hecho de que el ahora diputado local estuviera prácticamente todo el día en las instalaciones del partido, le sirvió para conocer y escuchar lo que ahí se platicaba y saber cuándo era el momento de ir a contarle a su líder.


Esto le valió para convertirse en el secretario particular de Luis Miguel Barbosa, quien después de depositar en él toda su confianza, lo empezó a promover entre el perredismo poblano para que pudiera escalar posiciones.


Una vez que el actual coordinador de los senadores del PRD logró llegar a la burbuja nacional del partido, su aliado Cotoñeto no tardó en alcanzarlo, pues en 2010 se convirtió en el secretario de Finanzas del partido del Sol Azteca.


De nueva cuenta Barbosa vuelve a aparecer en la vida política de Cotoñeto, pues en 2010 el primero fue clave en la negociación para que se llevara a cabo la megacoalición que llevó a Rafael Moreno Valle a la gubernatura.


Por ello, el senador contempló a Cotoñeto para que ocupara una curul en el Congreso y lo puso en primer lugar de la lista de plurinominales del PRD para asegurarle la entrada al Poder Legislativo.


Hoy el diputado local está a punto de ser el presidente estatal del PRD gracias a Barbosa, quien es prácticamente el dueño del partido, y que le ha dado su bendición para que esté al frente.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas