Responsable del arbolicidio será nuevo titular de la SSAOT


Juan Carlos Morales Páez estuvo ayer en el evento de la Expo Forestal junto a Moreno Valle


Se desempeñó al inicio de la gestión de Alcalá Ruiz como titular de la entonces Agencia de Protección al Medio Ambiente.


Héctor Hugo Cruz Salazar


Juan Carlos Morales Páez se prepara para asumir la titularidad de la Secretaría de Sustentabilidad Ambiental y Ordenamiento Territorial (SSAOT), a pesar de que su ejercicio como funcionario público está marcado por la muerte de una menor de seis años provocada por una negligencia de la dependencia que encabezaba en la administración de Blanca Alcalá, escándalo que fue bautizado como “el arbolicidio” y le costó el cargo al frente de la Agencia de Protección al Ambiente.


Morales Páez se desempeñó al inicio de la gestión de Alcalá Ruiz como titular de la entonces Agencia de Protección al Medio Ambiente. El 5 de julio de 2009, la niña Daniela Santiago Lozano perdió la vida en el zócalo de la Angelópolis a causa de las lesiones provocadas por un fresno de 20 metros de altura que se partió en dos y cayó al arroyo vehicular, justo donde pasaba. En el accidente también resultaron heridas tres personas más.


A partir de ahí se desató un escándalo mayúsculo denominado “el arbolicidio”, pues la tragedia pudo haberse evitado ya que desde el 7 de octubre de 2008 la Asociación Poblana de Hoteles y Moteles AC hizo la petición formal por escrito para el derribo del árbol, que se encontraba podrido en su interior.


Ante las críticas que surgieron dos días después del hecho, Juan Carlos Morales Páez presentó una licencia para separarse de su cargo como titular de la agencia, asumiendo con ello la culpabilidad del Ayuntamiento capitalino por la negligencia para retirar el árbol que provocó la muerte de una niña de seis años.


Morales Páez tuvo que comparecer ante el agente del Ministerio Público dentro de la averiguación previa para deslindar responsabilidades por la muerte de una menor, presentando como única prueba un resumen de los trabajos de supervisión que se realizaron y el derribo de 280 árboles en nueve escuelas y las pruebas de que hasta el momento se habían derribado 2 mil árboles más.


La Contraloría municipal inició también una investigación sobre el caso, pero como era de esperarse exoneró al hoy funcionario morenovallista a pesar de que el compromiso fue “actuar en todo momento con firmeza y con pleno apego a la legalidad para dar certeza a los ciudadanos de que, en caso de que las instancias competentes determinen responsabilidad de algún servidor público, se proceda en consecuencia para evitar cualquier acto de impunidad”.


La entonces regidora Guillermina Hernández Castro criticó la exoneración pues consideró que Morales Páez y sus subordinados debieron ser castigados por la Contraloría municipal dentro de la resolución emitida en el caso de los “arbolicidios”: “el contralor tenía a todos ellos implicados dentro de la investigación y resulta que sólo sanciona a tres, los tres que sólo recibían órdenes. El exdirector de la agencia tuvo conocimiento del problema al asumir su puesto y tampoco hizo nada por apresurar el proceso para el derribo del árbol”.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas