Diputados censuran actuar del Torquemada


Piden a la administración morenovallista replantear la política de la relación prensa-poder


Gerardo Mejía se sumó a la solicitud del diputado de Movimiento Ciudadano, José Juan Espinosa, en el sentido de que Sergio Ramírez Robles debe ser separado de su cargo


Luz Elena Sánchez


Los diputados Edgar Salomón Escorza, Juan Carlos Espina y Gerardo Mejía censuraron el actuar del vocero del Ejecutivo, Sergio “Torquemada” Ramírez Robles, en contra de periodistas poblanos, e incluso pidieron a la administración morenovallista replantear la política de los medios de comunicación en el estado.


El legislador del PRI, Gerardo Mejía, fue más allá y se sumó a la solicitud del diputado de Movimiento Ciudadano, José Juan Espinosa, en el sentido de que Ramírez Robles debe ser separado de la Dirección de Comunicación Social luego de haber demandado por daño moral a dos columnistas: “creo que su labor al interior del gobierno del estado es tener una buena relación con los medios de comunicación, y por supuesto que no creo que exista alguno que después de los inicios de procedimientos jurídicos esté conforme con su actuar. El director de Comunicación ya perdió totalmente el piso y está fuera de la realidad, cualquier reportero y ciudadano tiene la libertad de expresar lo que sienta y lo que piense”.


Por el contrario, el panalista Enrique Nácer defendió el actuar de Ramírez Robles, pues dijo que desde su punto de vista se tiene el derecho de denunciar cuando lo difundido en los medios no está apegado a la verdad, e indicó que el vocero “habrá tenido sus razones” para emprender las denuncias.


Del mismo modo, minimizó el hecho pues dijo que si las denuncias son infundadas simplemente no procederán, al negar que en el estado se esté coartando la libertad de expresión.


Por su parte, el presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Legislativo, Edgar Salomón Escorza, se limitó a expresar que si Sergio Ramírez cometió una falta debería dejar el cargo.


Juan Carlos Espina mencionó que el gobierno del estado debe valorar no sólo la permanencia del funcionario estatal sino la política de medios en general. No obstante, evitó pronunciarse sobre si debería ser destituido.


Mencionó que se tiene que analizar la vigencia del Estado de derecho, de la libertad de expresión y un manejo transparente de los medios de comunicación. A pregunta expresa de si se está cayendo en exceso en contra de los medios locales, expresó que se debe revisar “cuáles son las ventajas que obtiene el Ejecutivo de su política de medios y si es necesario rectificarlas (…) Yo creo que hay muchas cosas que se pueden modificar, sin duda, y también hay muchas cosas que pueden dar mejores resultados si se hacen de manera diferente”.


Por su parte, Ana María Jiménez señaló que la permanencia de Sergio Ramírez en la Dirección de Comunicación es decisión del Ejecutivo, pero dijo que no se puede ocultar el derecho que tienen los ciudadanos de conocer lo que sucede. Por tanto, señaló que si en este tema hay errores, se deben corregir: “si en algún momento se tuviera que mover a un funcionario porque está impidiendo este derecho se pueda hacer, pero todo partiendo del derecho de la información y la obligación de que informe debida y éticamente, cumpliendo estos parámetros creo que si se debe de corregir algo que se corrija”.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas