Lalo Rivera denuncia que Cuautlancingo tolera afters


Expresó que su homólogo Filomeno Sarmiento Torres retiró las clausuras que la Comuna capitalina puso en un negocio de este tipo


Gerardo Ruiz


Un nuevo conflicto se generó entre la ciudad de Puebla y el municipio de Cuautlancingo, pues la falta de definición en los límites territoriales ocasionó que los comercios conocidos como afters, donde se venden bebidas alcohólicas y se sobrepasan los horarios de cierre, aprovechen la incertidumbre para violar los reglamentos municipales.


El acalde capitalino, Eduardo Rivera Pérez, reprochó a su homólogo de Cuautlancingo, Filomeno Sarmiento Torres, por negarse a poner orden en los establecimientos antes mencionados que se encuentran en la zona limítrofe, pues evidenció que el edil ordenó el retiro de los sellos de clausura por no estar dentro de la jurisdicción poblana; éstos habían sido colocados por la Unidad de Normatividad y Regulación poblana en un after, por permitir el acceso y venta de alcohol a menores.


En este sentido, desconoció los motivos por los que Sarmiento Torres autorizó que estos giros comerciales permanezcan abiertos aun después del horario establecido -el cual es a las 3 am- además de que no está respetando el pacto de cero tolerancia sobre la venta de alcohol a menores de edad y otros acuerdos que signaron los municipios de la zona metropolitana con el gobierno del estado.


Rivera Pérez explicó que hasta el momento se ha registrado un par de casos sobre establecimientos que permanecen abiertos a altas horas de la madrugada, lo que se convierte en un problema de salud pública, pues los vecinos han denunciado que los clientes salen en estado de ebriedad. En concreto, se ha hablado de Bananas Lounge y Beath Midnight, ubicados en la calzada Zavaleta y el Camino Real a Cholula.


Asimismo, recordó que tanto su gestión como las anteriores “fueron y han sido quienes bachearon la calzada Zavaleta, quienes arreglaron el alumbrado público de esa zona y han prestado los servicios públicos”. Por tanto, pidió a Filomeno congruencia en sus decisiones y no caer en actos de arbitrariedad.


Finalmente, Eduardo Rivera solicitó de nueva cuenta al Congreso del estado definir la situación de los problemas catastrales entre la capital y la zona conurbada, puesto que dicha controversia generó una “zona gris” donde constantemente se viola la ley, al no contar con la certeza jurídica necesaria.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas