5 de Mayo: La batalla costó casi 100 mdp


Asegura Rafael Lara que “es la producción más grande que se ha hecho en la historia de México”


El director se lavó las manos del fracaso o éxito por dicha película bélica -como la catalogó-, pues es una cinta cien por ciento de batalla; además, indicó que su carrera como cineasta no depende de ella


Paulina Cataño


La película 5 de Mayo: La batalla costó casi 100 millones de pesos. El director Rafael Lara indicó que la producción es la más grande que se hecho en la historia del cine mexicano, “pero no por mucho, creo que la más grande ha sido Arráncame la vida. Nosotros estamos ahí a un pasito de ellos”.


En 2008, la película protagonizada por Ana Claudia Talancón costó 97.8 millones de pesos. De hecho, es la segunda más cara dentro del cine mexicano, ya que La cristiada, que se estrenó este año, tuvo un costo de 110 millones de pesos. Por lo tanto, el largometraje sobre la batalla de Puebla está entre ambas.


No obstante, Lara no quiso dar el monto total: “la película todavía no tiene un costo final, no te puedo decir cuánto. No te puedo decir el costo final, uno, porque todavía no lo tenemos, porque siempre es hasta que la terminas. Segundo, no puedo por temas de contrato. Sí te puedo decir que es la producción más grande que se ha hecho en la historia de México, pero no por mucho, creo que la más grande ha sido Arráncame la vida, nosotros estamos ahí a un pasito de ellos”.


La cinta ya se terminó de filmar y fue un rodaje de nueve semanas, donde participaron 400 actores, entre extras y los principales. En estos momentos se lleva a cabo la etapa de posproducción. Por ello, Lara confía en que estará lista a principios de marzo, para “hacer el copiado de tal manera que se estará estrenando el 5 de mayo en todas las salas, en un estreno muy grande en México y Estados Unidos”.


El director de Labios rojos comentó que a pesar de que es una inversión del gobierno del estado y de los estudios Churubusco Azteca, en coordinación con Conaculta, no tuvo censura alguna sino todo lo contrario, debido a que quien tomó las decisiones, desde el casting hasta la producción, fue él mismo, además de que le asombró encontrarse con una administración con funcionarios inteligentes y cultos sobre la historia de la batalla.


“De verdad que la historia, yo tenía una preocupación, porque dije: ‘en la madre’, porque capaz de que me acabo de ganar la rifa del tigre, o sea, ahora hago una película donde a la hora de hacer la investigación ahora sí que casi tengo que hacer un comercial gubernamental cuando la historia no fue así, pero no fue el caso.


”Una de las cosas que más grato sabor de boca me dejó fue el trato del gobierno de Puebla, con las personas involucradas. A mí me encantaba que yo tenía frente gente muy inteligente, muy preparada. (…) No hubo ningún tipo de censura y afortunadamente, no hubo necesidad de ello”.


Lara “se lavó las manos” del fracaso o éxito por dicha película bélica -como la catalogó-, pues es una cinta cien por ciento de batalla, al indicar que su carrera como cineasta no depende de este proyecto, ni antes ni después: “es una trayectoria como cineasta, porque amo esto y quiero vivir como cineasta, porque es mi estilo de vida”.


La historia no son los héroes


Lara también realizó el guión para la película, e indicó que la historia no se basa en los héroes, sino en las personas “de a pie”, es decir, en los indígenas que con huaraches y sin saber usar un arma, fueron quienes ganaron la batalla.


“Me basé en todas las cosas que investigué, y quise no utilizar a los héroes como los personajes principales, porque a ésos ya los conocemos. Sin duda aparecen en la película, están ahí, pero no son los principales.


”Me parece que era más importante contar la historia de los soldados de a pie, de las mujeres, de los hombres que iban a la batalla a apoyar, incluso en condiciones totalmente adversas, incluso en contra de su propia voluntad. Me pareció más interesante eso que no conocemos: hacer un retrato más íntimo de lo que implicaba, retratar lo que era la vida en México en 1862”.


Explico que la película es bélica, ya que el drama se genera en el campo de acción. Es de la batalla en la cual se ganó aquella vez.


“Lo que estamos honrando es la batalla de Puebla. Las batallas son grandes son heroicas, son sangrientas, espectaculares, cinematográficamente hablando. Entonces mi película es la batalla, es una película de guerra, de acción. Pues eso fue lo que emocionó que haríamos, pero es una película de retos porque ya todos saben cuál es el final, pues se sabe que le ganamos a los franceses”.


Confesó que a su equipo de trabajo le pidió que se trasladasen a 1862: “había una serie de condiciones, el país estaba en quiebra, por lo que había un estado de pobreza, de hambre, de condiciones insalubres, y es lo que tenía que demostrar la película, por lo que es una película muy sucia, para reflejar el mayor realismo”.


Kuno Becker está espectacular


Durante una charla con jóvenes en el marco de la inauguración del tercer Festival Internacional de Cine en Puebla, Lara defendió “a capa y espada” al actor mexicano Kuno Becker, quien interpretó el papel de Ignacio Zaragoza, pues definió su trabajo como “espectacular”.


“Ese hombre nació encima de un caballo. Lo veías tranquilamente paseando ante 100 solados que luego, gracias a la computadora, se volvieron mil (…) Muchos piensan que llamé a Kuno porque era Kuno, pero se parecía a Zaragoza”.


Siempre había querido este tipo de película


Finalmente, Lara recordó con añoranza que éste “es el tipo de película que siempre le he pedido a Dios y a la vida filmar, por lo que estoy muy contento porque se haya realizado”.


Sin embargo, comentó que ya trabaja en un nuevo proyecto, la comedia El tamaño sí importa, la cual es la primera que filma con apoyo gubernamental. Aunque aún no tiene el elenco definido, empezará a rodarse el próximo año.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas