Cae el asesino de Fernando Martí; era lavacoches en EU

14:55

La policía federal presenta a Luis Manuel Castillo Rentería, integrante de la banda de Los Petriciolet


La Razón

 

Escondido en un suburbio de San Diego, California, en donde trabajaba en un centro de lavado de autos, agentes federales encontraron a Luis Manuel Castillo Rentería.

 

Este hombre apodado El Brazos Cortos, El Chaleco o La Botarga está acusado de asesinar al niño Fernando Martí la tarde del 12 de junio de 2008, y fue detenido el sábado cuando cruzó la frontera con México.

 

Según testimonios obtenidos por autoridades federales, este sujeto le quitó la vida a cuando menos otras seis personas —entre ellos al chofer de la familia Martí— mientras formó parte de la banda de Los Petrichiolet.

 

Antes de huir de México, El Brazos Cortos se hizo una cirugía estética en la nariz, se rapó, cambió de nombre, obtuvo documentos falsos y adoptó otra identidad.

 

Dejó su casa en la colonia Arboledas Sur, en Tlalpan, y se dirigió hacia la frontera norte, luego de que la Policía Federal comenzó a detener a integrantes de su banda.

 

Desde el 2009, al menos cuatro de sus cómplices lo delataron como el sujeto que se encargaba de asesinar a sus víctimas.

 

A todos los estrangulaba. Y lo hacía gracias a su corpulencia, aunque tenía una enfermedad que no le permitía estirar totalmente los brazos, de ahí su apodo.

 

Campeón de motocross; dueño del bar La Kasona, en Coapa, y gerente de un antro en Insurgentes Sur, Castillo Rentería secuestraba y mataba por diversión.

 

No tenía necesidades económicas. A diario iba a un gimnasio en División del Norte, vestía ropa de marca y estudiaba en la Universidad Intercontinental.

 

Su mamá, Laura Rentería, era profesora del Colegio Olinca, en el Pedregal.

 

“No necesitaba dinero, era gerente del Velvet en Insurgentes Sur, tenía una cervecería en Coapa…”, relató a las autoridades federales Noé Robles, el primero de los secuestradores detenidos de esta banda, y gracias a quienes se pudo capturar al resto del grupo y, ahora, dar con el paradero de El Brazos Cortos.

 

Fue este hombre el primero en delatar a Castillo Rentería.

 

La tarde del 12 de junio de 2008, cuando acababan de cobrar el rescate de Fernando, el líder del grupo ordenó matar al niño.

 

Por la noche El Brazos Cortos llegó a la casa donde lo mantenían cautivo, y entró a su cuarto. Ahí lo asesinó.

 

Este fin de semana fue llevado al penal de Máxima Seguridad de Puente Grande, en Jalisco.


 
 
Todos los Columnistas