A 11 años del 9/11

10:17


102 minutos que cambiaron al mundo


News Week

 

Estaba dentro del metro, a mitad de mi camino, cuando, súbitamente, en medio de una estación que no recuerdo el nombre, se detuvo el tren y  la conductora nos dijo que había unos trenes delante y que en breve continuaríamos, yo estaba desesperada, tenía muchas cosas por hacer, y el tiempo se iba, estaba enojada conmigo por no haber tomado el taxi, estaba tomando decisiones que no eran buenas, cuando una señora que estaba al lado mío y escuchando radio me dijo en voz alta, “algo paso en las “gemelas”, parece que una bomba exploto allí.” 


Testimonio de una sobreviviente del atentado del 11-S


Minuto a minuto


08:46. Una aeronave “Boeing” de American Airlines impacta a 790 km/h en la torre norte del World Trade Center (WTC) en Nueva York. Dicho avión fue desviado tras su despegue en Boston.


09:05. Florida. El presidente George W. Bush se encuentra de visita en una escuela primaria leyendo un cuento con un grupo de niños. Minutos después le informa uno de sus asesores al oído que están siendo atacados, un segundo avión derribó la otra torre.


09:21. Se ordena el cierre de puentes y túneles en Nueva York.


09:30. George W. Bush anuncia al grupo de niños con los que se encontraba que tiene que regresar a Washington debido a un ataque terrorista.


09:37. Otro Boeing de American Airlines (el vuelo 77) es desviado desde el aeropuerto Washington-Dulles, mismo que se estrella contra el Pentágono.


09:42. Se cierra el espacio aéreo estadounidense, de igual forma se procede a la cancelación de todos los vuelos, según la orden emitida por las autoridades de aviación civil.


09:48. Se ordena la evacuación de la Casa Blanca.


09:59. La torre sur se desploma después de 56 minutos de ataque. Jamás se encontraron rastros de ADN de cientos de víctimas, aseguran especialistas.


10:03. Pensilvania. Un Boeing es desviado tras su despegue en Newark (Nueva Jersey), se estrella en una zona rural.


10:22. Son evacuados los departamentos de Estado y de Justicia así como el Banco Mundial.


10:28. Después de 1 hora y 42 minutos la torre norte se derrumba.


11:00. Miles de rescatistas acuden a la zona de peligro incluyendo miembros de la cruz roja.


11:15. Wall Street cierra.


13:04. Luisiana. El presidente Bush es evacuado a la base aérea de Barksdale donde promete castigar y perseguir a los responsables del catastrófico atentado.


13:27. Washington. Se declara el estado en “alertad de emergencia capital”.


15:35. Funcionarios estadounidenses sospechan que el grupo Al Qaeda tiene algo que ver con el atentado terrorista, grupo liderado en ese entonces por Osama Bin Laden.


20:30. George W. Bush da un mensaje a los estadounidenses donde destaca la denuncia de actos terroristas internacionales prometiendo encontrar a los culpables del atentado.


Los hechos


Era la mañana del 11 de septiembre de 2001. 19 terroristas en distintos vuelos, cuatro aviones desviados, dos de ellos se impactaron contra el World Trade Center en Nueva York, otro en el pentágono y uno más apuntaba hacía el Capitolio, la sede del Congreso, pero tras la intervención de las víctimas a bordo de la aeronave lograron desviarlo, estrellándose así, al noroeste de Pensilvania. Se presumía que dichos hombres actuaron bajo instrucciones de Osama Bin Laden, un multimillonario musulmán convencido de que EE UU es una amenaza y principal enemigo de sus creencias, cultura y religión, optando por atacar a la nación americana en su propio territorio.


El número de muertos según cifras oficiales es de 2 mil 896 personas, de los cuales, 157 fallecieron durante el impacto de los aviones en las Torres Gemelas, 2 mil 595 en el interior del WTC, otros 125 en el interior del Pentágono y 64 en el impacto de este en el edificio durante el controvertido vuelo 77, 45 más en Pensilvania a causa de la caída provocada por las víctimas en el avión.


“En ese avión se subió la muerte”


De acuerdo al Departamento de Salud (2002), se confirmó la presencia de 50 puertorriqueños, así como 66 varones de origen latino y 81 latinas durante el atentado del 11 de septiembre de 2000, representando esta cifra el 17 por ciento del total de las pérdidas.


Entre las distintas nacionalidades victimas del aterrador suceso se encontraban personas de Cuba, Chile, Ecuador, México, El Salvador, Honduras, Jamaica, Perú, Guyana, España y Argentina según el informe.


De los 16 mil presentes en el atentado y presentes en el área afectada, 13 mil sobrevivieron aseguran las fuentes oficiales.


Después del atentado han surgido nuevas teorías, una de ellas, la teoría de la conspiración, donde diversos especialistas y fuentes, muestran pruebas que no concuerdan con la versión oficial emitida por el gobierno de EE UU, basadas en fotos, audios incluso comunicados, la siguiente es una de las muchas réplicas contra el sistema.


Nanotermita, un derrumbe provocado


Un grupo de investigadores encontraron “nanotermita” (explosivos) en los escombros, según el artículo publicado por los especialistas, fueron colocadas varias toneladas con anticipación en el edificio para provocar el derrumbe de las Torres Gemelas.


Niels Harrit, un científico danés y ocho investigadores más, concluyen en el artículo (Thermitic Material Discovered in WTC Dust) donde hacen mención de dicho explosivo, que la nanotermita, una mezcla de óxido de aluminio y óxido reaccionan creando un intenso calor de 2500° C que produce hierro, utilizado para hacer soldadura o fundir otro tipo de materiales, en este caso la estructura de acero de dichas torres.


Con la ayuda de la nanotecnología, el polvo [nanotermita] se reduce a partículas pequeñas perfectamente mezcladas asegura Harrit, las cuales mezcladas con distintos aditivos da lugar a un intenso calor o servir como un medio explosivo muy eficaz. Dicha mezcla contiene más energía que la dinamita, incluso funciona como combustible para cohetes.


“Tenía un fin colocarla ahí” describe el danés Niels Harrit, dicho material puede explotar y hacer pedazos las cosas o puede derretir las cosas, ambos efectos fueron probablemente utilizados, tal como yo lo veo, concluye.


Todo fue parte de un “Inside Job”


Metal líquido emanaba de la Torre Sur varios minutos después del colapso, insiste Harrit, lo cual suponía el debilitamiento de la estructura por adelantado, después vienen los explosivos.


Se calcula en 100 toneladas el material creado para planear el derrumbe, 10 toneladas sin reaccionar se encontraron, sospechando de igual manera una estrategia con cronometro en mano para accionar la detonación en cadena de los edificios. No hubo tal ataque terrorista, todo fue parte de un inside job (trabajo interno, de gobierno).


Creer o no creer


No solo económicamente está debilitado Estados Unidos, frente a la prensa mundial el país sufre de poca credibilidad tras el atentado del 11-S. El presidente italiano Francesco Cossiga señaló a Corriere Della Sera, que quienes estaban tras el atentado eran la CIA y el Mossad.


La revista alemana Welt der Wunder de la mano del instituto Emnid publicaron en la edición impresa, resultados que indicaban que el 90 por ciento de los alemanes están convencidos de que el gobierno de EE UU no está diciendo la verdad acerca de los hechos y el supuesto terrorismo.


Otra encuesta realizada en Francia por el HEC de París, afirma que el 58 por ciento de los franceses duda de la versión oficial del 9/11 emitida por el gobierno, de igual manera el 49 por ciento cree que este mismo permitió e influyó para emitir los ataques.
¿Creer o no creer? He ahí el dilema.


A 11 años de la catástrofe

 

¿Qué ha cambiado y qué repercusión ha generado la desestabilización económica, política y social del país a causa de la guerra contra el terrorismo?


Según datos proporcionados por Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía, el costo de las guerras supera los 3 billones de dólares. Esto se resume en una crisis provocada durante el gobierno de George W. Bush, trayendo como consecuencia el mal desempeño financiero del país, donde el ataque de aquél 11 de septiembre provocó entre otros males, el déficit público que supera ya el PIB de EE UU (15 billones de dólares).


Las guerras financiadas en un 100 por ciento con un crédito bancario, han dejado una huella imborrable en la calidad de vida de los americanos. Prueba de ello, seis de cada diez estadounidenses consideran que la economía del país se debilitó a causa de las guerras en Irak y Afganistán, según encuestas realizadas en el país. Una gran mayoría, el 73 por ciento, piensa que Estados Unidos debe reducir el número de tropas en Afganistán, así como el 49 por ciento opina que la guerra de Irak fue un error.


No obstante, la mayor parte de la población no está conforme con lo ocurrido el 9/11, afirma una encuesta realizada en Inglaterra por ICM. Tan solo el 8 por ciento está de acuerdo en que se ha dicho la verdadera y completa historia de los hechos ocurridos.


A 11 años de los hechos, existen todavía preguntas sin respuesta.


El costo está reflejado, el número de víctimas expuestas y el triste legado prevalecerá aún por mucho tiempo. Aunque a todos les está permitido pensar, muchos se lo ahorran.


Pensar es prever, eso le toca hoy al gobierno de Estados Unidos.


 
 
Todos los Columnistas